Más artículos

Los dueños de la mayor distribuidora de electricidad bonaerense buscan evitar la disolución de la sociedad

Los dueños de la mayor distribuidora de electricidad bonaerense buscan evitar la disolución de la sociedad
Por la devaluación, el grupo controlante de Edelap perdió casi $10.000 millones, acumula una deuda de $7.100 millones y tiene patrimonio neto negativo
Por Andrés Sanguinetti
14.11.2018 05.31hs Negocios

Como otra gran cantidad de empresas de una variada gama de sectores de la economía, Desarrollos Energéticos S.A (DESA), también sufre las consecuencias de la devaluación en sus actividades, ingresos y en sus estados financieros.

Se trata de la sociedad dueña de Edelap, la mayor distribuidora de electricidad de la provincia de Buenos Aires, con 350.000 usuarios que residen en zonas como La Plata, Berisso, Ensenada, Brandsen, Magdalena y Punta Indio.

En su último balance enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, DESA informa una pérdida por $9.907 millones que la pusieron al borde de la disolución debido a que el abultado rojo representa una pérdida mayor al 15% de su patrimonio.

Tal como se expresa en la ley de sociedades, se trata de uno de los causales para el inicio de un proceso de liquidación societaria que, de todos modos, puede ser evitado, con medidas tendientes a sanear las finanzas de la compañía con nuevos aportes de fondos de sus accionistas o de un incremento de su capital.

En el caso del grupo dueño de Edesal que preside el empresario Rogelio Pagano presenta un déficit de patrimonio de $7.116 millones que fue exclusivamente originado por el impacto de la evolución del tipo de cambio sobre los pasivos financieros en moneda extranjera que posee DESA.

Es decir, durante los últimos nueve meses que abarca el ejercicio que presentó a la Bolsa, se observó una devaluación del peso respecto del dólar que llegó al 116% y que le provocó la fuerte turbulencia financiera que actualmente sufre.

Fuentes del holding consultadas por iProfesional admitieron el impacto que la devaluación causó en sus números, pero aclararon que de acuerdo con las proyecciones económico financieras realizadas por la sociedad, la gestión operativa seguirá generando ingresos en el curso habitual de sus negocios.

Adelantaron además que el directorio de DESA se encuentra analizando los distintos escenarios a fin de mejorar la situación financiera y evitar su disolución.
DESA ingresó al capital accionario de Edelap en mayo del año pasado, tras haber desembolsado u$s250 millones por el control accionario de la distribuidora eléctrica que hasta ese momento era propiedad de Disvol, una sociedad propiedad del empresario Alejandro Macfarlane.

Tanto el actual presidente de Camuzzi Gas del Norte como Pagano son expertos en el negocio energético. En el caso de Macfarlane también fue CEO de Edenor durante varios años mientras que el dueño de Edelap controla las operaciones Edesal, la distribuidora eléctrica de Salta, así como de Edesa, otra empresa que brinda el mismo servicio en una importante área bonaerense.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas