Más artículos

Comercios versus tarjetas: la baja del consumo calienta la pelea

Comercios versus tarjetas: la baja del consumo calienta la pelea
Los negocios tardan hasta 28 días en recibir el dinero de una venta. Además, se se quejan de las comisiones que afectan la rentabilidad
16.11.2018 16.00hs Negocios

La pérdida de poder adquisitivo de los salarios y la consecuente caída en el consumo está acrecentando las tensiones entre comercios y tarjetas de crédito, que surgen principalmente por las comisiones y los plazos de pago.

Los reclamos desde las estaciones de servicio no son nuevos y ya son varios los establecimientos que dejaron de aceptar tarjetas.

Los estacioneros exigen una revisión de los plazos de acreditación de los pagos. Cuando un consumidor hace una compra con tarjeta de crédito, las administradoras del plástico le pagan al comercio a los 18 días hábiles, lo que termina siendo unos 28 días corridos.

"Ese plazo para una Pyme, o más bien microempresa, es fatal: lo que la estación está trabajando hoy lo cobra a mediados de diciembre, con una inflación del 5% y más de un aumento (de la nafta) de por medio", dicen desde Cecha, la cámara que reúne a las empresas que despachan combustibles.

Los estacioneros llevan varias reuniones con la Secretaría de Comercio Interior pero no se lograron avances, señala Clarín.

Los miembros de Cecha plantean que las tarjetas pongan plazos similares a los que se ven en otros países. Según un informe que confeccionaron, en Brasil se paga a 30 días, pero en Chile, Uruguay, Paraguay y Colombia los comercios reciben los pagos en 2 a 4 días.

De acuerdo con el trabajo, además, aunque el arancel que cobran las tarjetas a las estaciones, de 1,25%, es más bajo que lo que fijan al resto de los comercios, representa 12,5% del margen bruto, contra 2,4% de los locales de ropa.

Cecha hizo a principios de octubre una presentación en la Comisión de Defensa de la Competencia por abuso de posición dominante contra Prisma, administradora de Visa. Además, prevén ir a la Justicia para resolver la cuestión.

El caso de las estaciones de servicio no es el único en el que se presentan tironeos con las tarjetas. Por caso, la Federación de Comercio porteña (Fecoba) alertó esta semana que los aranceles de las tarjetas están afectando la rentabilidad de los comercio Pyme, agravando la recesión que vive el sector.

El presidente de la entidad, Fabián Castillo, sostuvo que "las Pymes que trabajan con tarjetas dejan de percibir hasta un 13% de sus ingresos, entre comisiones y costo financiero, lo cual resta competitividad en un momento en el que necesitamos vender más para salir adelante”.

Las comisiones tienen un tope de 2,35% para tarjetas de crédito y 1,1% para débito. Además, sobre la comisión se paga IVA. Y los comercios deben alquilar los Posnet. Además, los emisores de tarjetas actúan como agentes de retención en concepto de Ganancias, IVA e Ingresos Brutos, por lo que dejan de pagarle a los comercios un monto adicional que puede rondar el 7% de la venta total, dicen.

“En una venta de 100.000 pesos, en concepto de arancel el comerciante va a recibir el monto de la venta menos el 2,35% de arancel, es decir unos 97.650 pesos, a lo cual debe sumarse el pago del IVA sobre la comisión, por lo que deben descontarse casi 500 pesos adicionales”, detallaron desde Fecoba, según recoge Clarín.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas