Más artículos

Subte: revelan cuándo se conocerá el nombre de la futura empresa concesionaria

Subte porteño: Metrovías obtuvo una prórroga y se demora todo el proceso de licitación
El objetivo era arrancar 2019 con un nuevo contrato, el cual se extenderá por los próximos 15 años. Sin embargo, varias trabas demoraron la definición
Por Patricio Eleisegui
06.12.2018 17.00hs Negocios

La definición del proceso de licitación del subte porteño entró en una pausa momentánea: el nombre de la empresa que tendrá a su cargo la administración del servicio por los próximos 15 años no se conocerá antes de fines del primer semestre de 2019. 

Así, se descartó la posibilidad de llegar a culminar el proceso en diciembre, tal como inicialmente pretendían las autoridades. 

La extensión del plazo para dar a conocer el nombre del ganador de la compulsa que hoy protagonizan los consorcios Roggio-Metrovías, Keolis-Helport y RATP-Alstom, fue confirmada a iProfesional por voceros de la estatal Subterráneos de Buenos Aires (SBASE).

En paralelo, este jueves fue aprobado el proyecto de prórroga a favor de Metrovías que el Gobierno de la Ciudad envió a la Legislatura.

La intención oficial es que la actual concesionaria siga operando las líneas A, B, C, D, H y E hasta tanto se conozca al ganador de la licitación. 

La prórroga que recibió Metrovías se extiende hasta el 31 de diciembre de 2019 aunque, aclararon desde SBASE, el plazo es una mera formalidad y todo está encaminado para que la licitación concluya a más tardar a fines de junio de ese año.

“La prórroga que se acercó a la Legislatura establece una vigencia máxima de hasta el 31 de diciembre, pero no necesariamente hay que cumplir ese lapso. Una vez que se decida quién tendrá a su cargo la operación del subte, si es que no es la misma Metrovías, se entregará el servicio de forma automática al nuevo administrador”, confirmó una fuente del actual operador del subterráneo de la Ciudad.

En torno al SBASE, esta extensión dispuesta en favor del actual concesionario es considerada una consecuencia de las demoras propias que está mostrando el proceso. 

“Hubo un primer pedido de prórroga para la presentación de documentos y proyectos que, de entrada, retrasó los tiempos. Por eso, no se llegará a cumplir la idea inicial de llegar a diciembre con un concesionario ya establecido”, aseguraron desde la firma estatal.

Cuestión de transición

La aprobación de la prórroga para Metrovías, remarcaron desde SBASE, tiene por objetivo “garantizar el funcionamiento del servicio hasta que se defina la licitación".

Esto, además, deja en claro la decisión del Ejecutivo de la Ciudad de desterrar cualquier potencial indicio de estatización de la prestación, algo largamente reclamado por todo el arco político opositor.

“Es una manera de asegurar, de forma legal, una transición ordenada, dado que no se podrá cumplir con la entrada en funciones de un nuevo administrador el próximo 1° de enero. El proceso de elección es mucho más complejo de lo que se cree. De hecho, hubo que pedir más precisiones a los candidatos y eso mismo contribuyó a alargar los plazos”, argumentó un vocero de Subterráneos de Buenos Aires.

En la vereda de enfrente, legisladores como Sergio Abrevaya, del GEN, vienen reclamando desde la suspensión del proceso hasta la impugnación del mismo a partir de la permanencia de la misma Metrovías en la pelea final.

El diputado exige la anulación de la compulsa argumentando que de la misma participa Aldo Roggio, ex titular del holding homónimo, involucrado en la causa por el supuesto pago de coimas en la obra pública durante el mandato kirchnerista.

También arrecian las críticas desde el bloque Evolución, alineado con Martín Lousteau. La diputada María Inés Gorbea reiteró su pedido en favor de un servicio operado por la Ciudad.

“Nosotros presentamos en 2017 un proyecto para que volviera a manos de SBASE y vamos a insistir. No se explica cómo no llegaron a completar el proceso antes de noviembre”, declaró.

Consultadas respecto de esta continuidad, fuentes de Metrovías se mostraban confiadas antes de que la Legislatura resolviera la cuestión. 

“No necesariamente la empresa estará a cargo hasta diciembre de 2019: se puso un plazo por una cuestión protocolar, para que no se opere sin contrato a partir del 1° de enero. Pero el proceso de licitación seguramente se resolverá mucho antes”, dijo la voz interpelada a iProfesional.

De esta manera, Metrovías logra alzarse con una tercera extensión al frente del subte de la Ciudad. Cabe recordar que el acuerdo de operación de las líneas tuvo un primer vencimiento en 2015, pero el oficialismo porteño decidió prolongar la concesión de la firma controlada por el Grupo Roggio por otros dos años. 

Ya en 2017, y con la excusa de activar el proceso de llamado a una licitación, el larretismo avanzó con un permiso adicional que ahora está por vencer. 

Así, un 2018 que cierra sin novedades respecto del nuevo concesionario que se hará cargo del subte por los próximos 15 años, le termina garantizando a la empresa un beneficio extra que se extenderá, al menos, por seis meses más. 

Un proceso enredado

Al consultar sobre el cúmulo de problemas que terminaron dilatando el cierre del proceso de licitación, que todavía está en marcha, desde SBASE sostuvieron a iProfesional que las demoras comenzaron tras el primer pedido de prórroga elevado por las compañías que intervienen en el último tramo del proceso.

“Eso atrasó todo. Se terminó fijando un lapso adicional de 45 días hábiles para la revisión de las propuestas técnicas de los consorcios. Todas las opciones son de una gran complejidad. También existe una instancia en la que las potenciales administradoras deben responder a las consultas del SBASE  y de las organizaciones que integran la comisión de evaluación de requisitos. Todos estos aspectos generan que los plazos se alarguen", señalaron desde la estatal.

El tiempo establecido para la revisión de las propuestas técnicas concluye a mediados de enero. Una vez completado ese paso, lo que sigue es la discusión en torno a los planes económicos acercados por Roggio-Metrovías, Keolis-Helport y RATP-Alstom.

Entre los participantes predomina la idea de que el veredicto respecto de esa instancia demandará al menos dos meses más de idas y vueltas.

Una vez que se termine de definir un ganador, el proceso puede volver a demorarse, dado que el proceso de licitación también contempla una instancia de objeciones de parte de aquellos competidores que no resulten elegidos. Es decir que la decisión final también puede ser apelada. Por eso se espera que pasen algunos meses desde el inicio de 2019 antes de que se obtenga un nombre final”, anticiparon desde SBASE.

Se estima que el negocio de la operación y mantenimiento del subterráneo porteño representa una suma de más de 5.500 millones de pesos anuales.

A no ser que salga victoriosa de la actual competencia, cualquiera de los otros consorcios que emerja vencedor del actual proceso de licitación pondrá punto final a los 25 años de explotación ininterrumpida del servicio por parte de la empresa Metrovías.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas