Más artículos

El Gobierno nacional apura la licitación de la terminal de ómnibus de Retiro

El Gobierno nacional apura la licitación de la terminal de ómnibus de Retiro
Se dieron a conocer los pliegos para entregar la concesión por 35 años a cambio de obras por $1.000 millones. Buscan que esté adjudicada antes de diciembre
Por Andrés Sanguinetti
17.05.2019 11.23hs Negocios

La Estación Terminal de Ómnibus de Retiro, ubicada en un predio de 20.000 hectáreas y por la que a diario transitan 50.000 personas y recibe unos 30.000 ómnibus al mes, tendrá nuevo concesionario.

El objetivo oficial es que grupo ganador ponga en marcha el prometido plan de modernización de una de las áreas de servicios públicos de la Ciudad más abandonada, sucia y con la peor calidad de servicios y de atención a los usuarios.

Con una inversión de $1.000 millones, el gobierno nacional acaba de publicar los pliegos para ceder la operación de la terminal que todavía se encuentra en manos de TEBA, empresa propiedad de Néstor Otero, empresario que se encuentra en prisión por estar implicado en la causa de los cuadernos de Oscar Centeno y que acumula denuncias e investigaciones que lo vinculan con los delitos por los que fue condenado Ricardo Jaime, el ex secretario de Transporte del gobierno kirchnerista.

El nuevo llamado a licitación anula la anterior convocatoria de abril pasado, a la cual se presentaron cuatro grupos incluyendo TEBA, pero que terminó en un rotundo fracaso y obligó a las autoridadades a declarla desierta y a reprogramar el proceso.

La decisión forma parte de la Resolución 2019-293 del Ministerio de Transporte de la Nación que fue publicada durante esta jornada en el Boletín Oficial y en la cual se aprueban los pliegos de condiciones de la licitación pública nacional e internacional "para la concesión de la administración, explotación comercial, reparaciones, ampliación y servicios complementarios de la Estacipon Terminal de Ómnibus Retiro (ETOR) de la Ciudad Autónoma De Buenos Aires".

También crea una comisión evaluadora de las ofertas que actuará en el proceso y que está integrada por tres funcionarios del ministerio a cargo de Guillermo Dietrich.

Se trata del tercer llamado a licitar la terminal, tras el fracaso de dos anteriores. El primero fue en septiembre del 2015, y fue convocado por el anterior gobierno de Cristina Kirchner y luego modificado por las nuevas autoridades de Cambiemos.

De esa forma, el 20 de julio del 2017 se publicaron nuevos pliegos mediante los cuales se licitó la terminal aunque luego se anuló todo el proceso y se dejaron sin efecto las ofertas recibidas.

De hecho, fue TEBA la empresa que presentó la mejor opción, lo cual no fue del agrado de las autoridades que decidieron finalmente anular la convocatoria e intentar nuevamente.

Con el nuevo código urbanístico de la Ciudad de Buenos Aires ya transformado en ley y con las obras del Paseo del Bajo y la Autopista del Bajo y la transformación de la Villa 31 en avance, las autoridades definieron ahora un nuevo pliego que contempla la necesidad de modernizar y poner en valor el predio ubicado en la zona porteña de Retiro.

Según las autoridades de Transporte consultadas por iProfesional, tras la publicación de los nuevos pliegos que se adaptan al nuevo código urbanístico porteño, el próximo lunes de hará oficial la convocatoria a los posibles interesados. Luego, habrá un lapso para el estudio de la documentación hasta la apertura de los sobres, que se estima será a principios de julio.

"Si el proceso marcha bien, esperamos tener adjudicatario y obras iniciando antes de fin de año", agregan desde Transporte, donde aclaran que el plazo de la concesión será de 35 años, contados a partir de la fecha de suscripción del contrato de concesión.

De acuerdo a los pliegos, vencido el plazo, el concesionario deberá continuar prestando el servicio bajo los mismos términos hasta tanto se contrate el servicio a un nuevo concesionario o hasta que lo determine el Gobierno.

El artículo 35 de la norma estipula además que la oferta para acceder a la concesión deberá explicar el funcionamiento de la terminal para asegurar a los usuarios, público y empresas transportistas las mejores condiciones operativas y de prestación de todos los servicios obligatorios así como los optativos que el oferente incluya en su propuesta.

También deberá efectuar la planificación, el control, ordenamiento y registro del sistema de transporte de pasajeros y encomiendas; la reparación, y mantenimiento durante todo el tiempo de la concesión de todo lo construido en predio.

Como objeto de la licitación se aclara que la obra consiste en la ejecución de las tareas para el mejoramiento del edificio de la terminal de Retiro que fue inaugurada en 1983 y es hoy la principal estación de ómnibus de la Ciudad de Buenos Aires, y la más grande de Argentina.

Se encuentra a 300 metros de la Estación Retiro de ferrocarriles y llegan y salen ómnibus desde y hacia todas las zonas del país, además de servicios regulares desde y hacia Uruguay, Chile, Perú, Bolivia, Paraguay y Brasil.

Desde Transporte aseguran que en sus 12 hectáreas de superficie, la terminal será completamente renovada, con nuevas boleterías y accesos, baños y servicios para los pasajeros, modernizándose toda su infraestructura.

"La Nación y la Ciudad trabajarán en conjunto y de manera coordinada para la mejor coexistencia de la terminal con su entorno: es decir, para beneficio tanto de los vecinos del barrio, los usuarios del Paseo del Bajo y los pasajeros de micro de larga distancia", agregan las fuentes oficiales.

Como parte de esta convivencia con el entorno, el convenio firmado entre ambas jurisdicciones también prevé la apertura de una nueva calle de acceso al barrio, lindera a la terminal.

De esta forma, el Gobierno busca nuevamente un reemplazante para TEBA, de Néstor Otero que en la anterior licitación, del 2017 presentó la mejor opción por encima de las ofertas de otros tres grupos como TH y las firmas Teximco e Indhal.

Otero maneja la misma empresa a cargo de la terminal Dellepiane, adjudicada por la legislatura porteña, lista para operar pero vacía por falta de micros que quieran usarla. Es además concesionario de la terminal de Mar del Plata y Santiago del Estero.

No queda claro si podrá participar del nuevo proceso licitatorio. De hecho, la concesión de TEBA venció en abril pasado pero continuará operando la terminal tal como lo hace desde 1993, cuando desembarcó de la mano de una licitación del gobierno menemista por un plazo de concesión de 12 años, con posibilidad de prórroga, lo cual ocurrió en 2006 cuando el kirchnerismo extendió el contrato por 10 años más, acuerdo venció en septiembre de 2015.

Ahora, el objetivo del Gobierno es que el nuevo concesionario invierta $1.000 millones para encarar obras que permitan una reforma edilicia con partidas y arribos en un mismo nivel separada en dos pisos, una gran Plaza Pública con acceso para taxis, autos particulares, colectivos, subte y el ferrocarril, y la construcción de un hotel de 100 habitaciones y un centro de convenciones.

En la licitación de septiembre de 2017 se pretendía renovar todos los aspectos de infraestructura y transformar a Retiro en una terminal "autosustentable", incluyendo un plan de obras por $500 millones que mejore la prestación de los servicios y la operación de los ómnibus de larga distancia.

Para iniciar ese camino de la normalización a principios del 2017 se trasladó la potestad para la convocatoria al Ministerio de Transporte, ya que antes esa facultad la tenía el Presidente de la Nación.







Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas