Molesto porque las personas no hablan en el ascensor, creó WeWork y ganó fortunas: ahora todo se le vino abajo Más información
Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

En medio de la restricción cambiaria, dos grupos extranjeros recurren al Banco Mundial para financiar inversiones en Argentina

En medio de la restricción cambiaria, dos grupos extranjeros recurren al Banco Mundial para financiar inversiones en Argentina
Se trata de los dueños de una fabricante de vidrios y de un productor de pulpa y papel cuyos dueños tiene sede en Reino Unido y Brasil, respectivamente
Por Andrés Sanguinetti
17.09.2019 06.17hs Negocios

En medio de las turbulencias financieras y económicas del país y a pesar de la fuerte devaluación post PASO de agosto pasado, dos grupos extranjeros negocian millonarios préstamos para encarar inversiones en la Argentina.

Se trata del holding británico NSG UK Enterprises Limited (NSG UK) y del conglomerado brasileño Klabin. Ambos negocian con la Corporación Financiera Internacional (CFI), el brazo crediticio del Banco Mundial, la disposición de financiamiento por un total de u$s470 millones para ampliar sus actividades en el país.

En el caso de NSG UK busca apoyar la expansión de las operaciones que lleva a cabo a través de su controlada Vidrería Argentina (VASA), el único productor local de vidrio para las industrias de la construcción, arquitectura, diseño y automotriz en Argentina y uno de los líderes de América latina.

La empresa fue fundada en 1938 y forma parte del conglomerado de empresas nacidas de la asociación de dos de los mayores fabricantes de vidrio del mundo como son NSG Group – Pilkington y Saint Gobain.

De hecho, a nivel global el holding además posee otras 28 líneas de vidrio flotado y 21 plantas de vidrio automotriz en otros 30 países, que emplean aproximadamente a 27.000 personas en todo el mundo.

En Argentina, NSG UK posee el 51% de VASA, que cuenta con una fábrica en la localidad bonaerense de Llavallol y además posee centros de distribución en Bolivia, Paraguay y Uruguay.

El pedido a la CFI para Argentina consiste en un préstamo corporativo por u$s80 millones para ampliar su capacidad de producción local que se encuentra operando al 100%, y para fabricar productos como vidrio de bajo contenido de hierro, recubierto, aislante y de control solar para edificios, automóviles y módulos fotovoltaicos para la generación de energía, que ayudan a los clientes para mitigar y adaptarse al cambio climático.

En su propuesta a la CFI, el grupo asegura que la inversión "ayudará a financiar la expansión de operaciones de VASA con la construcción de una nueva línea de producción de vidrio flotado en una parcela de 33 hectáreas ubicada en el parque industrial Exaltation de la Cruz de Cardales, 70 kilómetros al noroeste de Buenos Aires".

Se trata de un establecimiento que comenzó a ser construido en octubre del 2018 y se espera que el proyecto se complete y esté operativo en mayo del 2020 con una capacidad de producción prevista de 225.000 toneladas de vidrio por año.

Para estudiar la viabilidad de aprobar el pedido, el directorio de la CFI utilizó los procedimientos habituales en el caso de inversiones corporativas de este tipo que también incluyen estudios ambientales, sociales y las prácticas operativas que el solicitante lleva a cabo en la Argentina.

También se tiene en cuenta los compromisos previos asumidos por NSG UK con la CFI como el préstamo concedido para apoyar operaciones en Brasil y Polonia del 2017.

La evaluación también incluyó una visita a la planta de vidrio de VASA en Llavallol y a la nueva fábrica en construcción)en Cardales que los técnicos de la CFI llevaron a cabo entre el 13 y el 14 de mayo pasados.

En el caso del grupo brasileño Klabin, su proyecto involucra inversiones por u$s390 millones que pretende utilizar para financiar la expansión de la capacidad de la unidad industrial Puma I, ubicada en el municipio de Ortigueira, Paraná.

Se trata de un establecimiento dedicado a la producción, exportación y reciclado de pulpa y papel al igual que los otras 17 plantas que el holding posee en Brasil.

En el 2013, la CFI le proporcionó financiamiento a Klabin para la construcción de la fábrica que inició sus operaciones en el 2016 y en la actualidad tiene una capacidad de producción aproximada de 1.6 millones de toneladas de pulpa de madera blanqueada por año.

En el caso del pedido actual, consiste en un paquete de financiamiento de préstamos A / B / MCPP de hasta u$s390 millones pero divididos en un crédito A por u$s120 millones, otro préstamo B de u$s220 millones y el MCPP de hasta u$s50 millones.

El proyecto se dividirá en dos fases, y se prevé que la construcción de cada fase dure 24 meses. La primera abarca la construcción de una línea de fibra para producir pulpa sin blanquear integrada con una máquina de papel kraftliner con una capacidad anual de 450.000 toneladas.

La segunda se concentrará en la construcción de una nueva línea de fibra integrada con una máquina de papel akraftliner con una capacidad anual de 470.000 toneladas.

Según el prospecto del grupo brasileño enviado a la CFI, "Puma I y II funcionarán como una sola unidad de producción, con gestión, mantenimiento y operaciones comunes y, por lo tanto, el proyecto propuesto incluirá la expansión de infraestructura de apoyo y servicios públicos, como los sistemas de tratamiento de aguas residuales y residuales".

La materia prima se originará a partir de bosques de eucaliptos y pinos existentes y nuevos certificados que serán desarrollados y gestionados por la Unidad Forestal de Monte Alegre, así como por terceros.

La Unidad Forestal de Monte Alegre tiene 361.000 hectáreas en total de las cuales 200.000 están dedicadas a plantaciones de eucaliptos y pinos, y las otras 161.000 están protegidas de vegetación nativa.

Como en el caso de VASA, los técnicos de la CFI visitaron la planta en junio pasado, además de haber realizado presentaciones y entrevistas con personal operativo, ambiental, de salud y seguridad, forestal, logística, de recursos sociales y humanos. También visitaron la comunidad indígena de Tibagi / Mococa en las cercanías del proyecto.

La evaluación también incluyó la revisión del impacto ambiental y de otros requerimientos de este tipo presentados por Klabin como parte de los requisitos pedidos por la CFI.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar