Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Ya en libertad, Cristóbal López y De Sousa asumen el "operativo reflote" del Grupo Indalo

Ya en libertad, Cristóbal López y De Sousa asumen el "operativo reflote" del Grupo Indalo
Ambos empresarios se pondrán al frente de las operaciones para rescatar las finanzas de los medios de comunicación y de otras empresas del holding K
09.10.2019 01.21hs Negocios

Ya con un pie en libertad luego de que el juez Claudio Bonadío firmara sus excarcelaciones, Cristóbal López y Fabián De Sousa se pondrán al frente del operativo rescate de parte del grupo Indalo.

El objetivo es recuperar las finanzas y el peso que alcanzaron los medios periodísticos, la proveedora de servicios petroleros Oil M&S y la constructora CPC en el conjunto de empresas que supieron formar el conglomerado creado por ambos hombres de negocios en el 2001.

En realidad, ya tienen definido continuar con el proceso que iniciaron dos de sus ejecutivos más cercanos y de mayor confianza, como son Ignacio Vivas y Carlos Infante, quienes vinieron liderando las operaciones, en especial de las empresas periodísticas, durante el tiempo que López y De Sousa pasaron en prisión.

Vivas e Infante conformaron una dupla monolítica que hasta ahora vino encabezando la estrategia administrativa y operativa de los radios y el canal de noticias todavía propiedad de Indalo, como son la AM 710, las FM Vale, Mega y POP, C5N y también el diario Ámbito Financiero.

En el caso de las empresas periodísticas, la estrategia estaría centrada en reducir el nivel de endeudamiento y en achicar la cantidad de activos bajo control con la posible venta de algunas de las radios.

Si bien se encuentran bajo el paraguas legal del concurso preventivo de acreedores, este grupo de medios logró sobrevivir a la debacle financiera que sufrió Indalo tras las denuncias por supuesta evasión impositiva que habrían cometido sus dueños por una suma superior a los $8.000 millones.

La causa, tramitada por el juez Javier Cosentino, provocó un fuerte impacto en los cimientos de Indalo, en especial luego de la quiebra de la petrolera Oil Combustibles y su desguace con el reparto de sus estaciones de servicio y su refinería entre otros players del negocio de los hidrocarburos del país.

La compañía, que era la mayor accionista de Indalo y la nave insignia de los negocios de todo el grupo, acumula pasivos cercanos a los $15.000 millones y la justicia sigue buscando fórmulas para reestructurar esa deuda y lograr que la mayoría de los acreedores cobre todo o parte del dinero.

Entre ellos se encuentra la AFIP. El organismo fiscal que comanda Leandro Cuccioli reclama una deuda cercana a los $8.000 millones, pero todavía no ha logrado comenzar a cobrar.

El resto de las empresas de Indalo se debatió también entre la quiebra, el concurso preventivo de acreedores o su cierre definitivo, limando el poder comercial que supo tener este holding cuando empleaba a 18.000 trabajadores y agrupaba a un centenar de compañías bajo el paraguas de la marca Indalo.

Deudas y alto rating

En este marco y con las cuentas embargadas e inhibidas y con un fuerte endeudamiento que siguió creciendo por fuera de los pasivos concursales, tanto las radios como el canal fueron logrando preponderancia en la opinión pública, con un rating creciente y favorecido por la crítica situación económica de la Argentina y el fracaso del gobierno de Mauricio Macri al punto que en algunos horarios supera a la señal TN del Grupo Clarín.

De hecho, desde los medios del holding que dirige Héctor Magneto se publicaron en los últimos días varias notas que dan cuenta de supuestas maniobras que Cristóbal López y Fabián De Sousa seguirían llevando a cabo para financiar al canal de noiticas sin pagar impuestos.

En los informes, mayormente difundidos por el diario Clarín, se informa que pese a que la señal está en concurso de acreedores, su pasivo post concursal sigue creciendo, ya que en el último año y medio Telepiu (controladora de C5N) acumuló $227 millones en deudas impositivas y previsionales.

Las notas hacen referencia a los informes elaborados por el síndico de la causa, Franco Brindisi, a pedido del juez Cosentino. Se asegura además que la empresa debe otro $415 millones a la AFIP y que no pagó el IVA entre diciembre del 2017 y junio pasado por un total algo superior a los $76 millones. Advierten que tampoco abonó otros $131,41 millones de obligaciones previsionales, que corresponden a las contribuciones y aportes a la seguridad social, junto con $19,88 millones de otros impuestos, como la deuda de Ingresos Brutos en siete provincias y la falta de pago al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).

En las notas de Clarín hasta se admite que C5N "es el canal de noticias que tiene mayor audiencia", aunque se advierte sobre su "frágil" situación económica y se hace referencia a una situación política "endeble" por el acercamiento de De Sousa a Alberto Fernández en desmedro de Cristina Kirchner.

En rigor, el candidato a presidente por el Frente de Todos tiene un fuerte vínculo con el socio de Cristóbal López desde hace varios años que se profundizó cuando ambos empresarios comenzaron a ser investigados y acusados de varios delitos.

El propio Alberto Fernández fue quien los asesoró en materia judicial y hasta hizo una gran cantidad de averiguaciones y consultas en los tribunales para intentar favorecer la situación procesal de los socios del Grupo Indalo.

De hecho, iProfesional reveló que la libertad de López y De Sousa fue motivo de diferencias entre la dupla presidencial del Frente de Todos, ya que mientras el candidato presidencial pedía el fin de la prisión preventiva, la viuda de Néstor Kirchner quería que se mantuvieran en la cárcel por considerar que la libertad de ambos podría provocar una fuga de votos en las próximas elecciones del 27 de octubre.

Las rispideces también tienen que ver con la nula relación que existe entre el empresario y los máximos referentes de La Cámpora, bendecidos por Cristina y mirados con cierto recelo desde las filas del Albertismo.

Con este marco político ya aceitado, el propio De Sousa tiene el camino libre para reformular el mapa de medios que controla a partir del Grupo Indalo y que fue creando a partir del 2012, cuando le compraron las radios y el canal a Daniel Hadad y siguieron con un raíd de adquisiciones de otros diarios, canales y productoras de TV que se identificaron con el modelo kirchnerista.

De todos esos medios fue C5N el que se convirtió en referencia. Convertido en voceros de la oposición política y de los sectores más castigados por la gestión del Gobierno, lo hizo junto a Radio 10 y ambos medios atravesaron hasta ahora todos los problemas financieros generados por el proceso concursal y por la imposibilidad de obtener auxilio bancario.

En este marco es que, Fabián De Sousa en mayor medida, ya tiene definido desembarcar cuanto antes en las oficinas del grupo de medios ubicadas en la calle Olleros al 3551 del barrio porteño de Chacarita.

Pero recién lo haría luego de reencontrarse con su familia y pasar unos días recluido en la quinta que posee en la localidad bonaerense de Zárate hacia donde se dirigirá una vez que se cumpla la orden de liberación decretada por el juez Bonadío.

De hecho, De Sousa siguió de cerca el devenir de los medios de Indalo desde su celda en Ezeiza, aunque sin tanto poder de decisión, teniendo en cuenta las limitaciones legales que le imponía su condición de recluso.

Por eso es que tanto Infante como Vivas tomaron una fuerte preponderancia en las definiciones comerciales y de programación de los medios al que inyectaron de un fuerte contenido político y económico, con periodistas reconocidos por lo menos desde uno de los dos lados de la grieta que también afecta a esta profesión.

En este sentido, la figura de Víctor Hugo Morales fue la de mayor preponderancia, aunque su alejamiento por problemas con el directorio de C5N no limó el rating de la emisora.

Desde su entorno esperan el arribo de De Sousa nuevamente a sus funciones operativas y de decisión, mientras que estiman el rol de su socio, Cristóbal López, será secundario en este negocio. De hecho, el empresario nunca tuvo predilección por los medios mientras estuvo al frente del Grupo Indalo, al punto que en muy contadas oportunidades visitó las instalaciones de C5N.

Pero en esta nueva etapa que comenzará a recorrer en libertad y a la espera de más definiciones judiciales en las causas que lo involucran es probable que decida asumir un rol más protagónico.

Siempre, y al igual que De Sousa, una vez que vuelva a tener contacto con sus afectos más cercanos y de pasar algunos días en su departamento de Puerto Madero y en su residencia de Comodoro Rivadavia.

Y si bien en algunos momentos la convivencia permanente tras las rejas generó ciertas diferencias entre ambos, sus planes son seguir empujando la recuperación financiera y operativa del Grupo Indalo en sociedad.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar