Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Coloquio de IDEA: de aprobarse un código de ética el año pasado a "olvidarse" de la corrupción

Coloquio de IDEA: de aprobarse un código de ética el año pasado a "olvidarse" de la corrupción
A 12 meses de haber sido el tema de mayor debate, en el actual Coloquio no hay casi paneles que se refieran a las causas de los Cuadernos
Por Andrés Sanguinetti
17.10.2019 06.58hs Negocios

Dejar de hacer lobby, impulsar la solidez de las instituciones y en especial, reclamar que la Justicia condene a los culpables y que las empresas adopten un código anticorrupción común fueron los grandes temas que recorrieron la agenda del Colquio de IDEA del año pasado.

De hecho, la causa de los cuadernos de Oscar Centeno ocupó un rol preponderante durante los tres días de debate entre los hombres de negocios que en octubre del 2018 colmaron las instalaciones del Hotel Sheraton de Mar del Plata, sede del tradicional evento de empresarios.

Durante esos tres días, los principales hombres de negocios del país abordaron con argumentos las consecuencias negativas que provocó en el mundo empresario un caso que llevó a un centenar de sus pares a ser investigados por la Justicia.

Ese mismo caso, que descubrió una trama ilegal de pago de coimas y sobornos a ex funcionarios del gobierno kirchnerista por parte de una gran cantidad de hombres de negocios fue un tema transversal, que atravesó todos los paneles del evento y las charlas informales de los hombres de negocios que se dieron cita en Mar del Plata.

Necesitaban, los empresarios, despegarse de la imagen de corrupción que la sociedad comenzó a construir del empresariado local a partir de la gran cantidad de empresarios salpicados por la causa que apuntaba a convertirse en histórica y paradigmática.

Un año después, todo quedó casi en la nada, con más de un centenar de imputados que ya no cumplen prisión preventiva, con una causa que avanza lenta y con un juez y un fiscal ahora con serios riesgos de ser blanco del revanchismo con que cierto sector del nuevo gobierno que encara Alberto Fernández parece querer retomar el poder.

En especial, el poder judicial. Allí, donde los vientos parecen soplar según la temperatura del poder político y donde acomodarse a la nueva realidad no parece ser una tarea complicada.

Hace un año hubo almuerzos reservados de empresarios con Diego Cabot, el periodista del diario La Nación que impulsó, con sus investigaciones, a que el tema llegara a la Justicia y salpicara a empresarios de la talla de Paolo Rocca, Aldo Roggio, Angelo Calcaterra y otros ejecutivos.

Fue un Coloquio en el cual el llamado "Club de la Obra Pública", que durante años se benefició de las licitaciones del Estado a cambio de millonarios pagos de coimas para adjudcarse esas licitaciones, fuera denunciado por los propios hombres de negocios.

Incluso, desde la conducción de IDEA se dejó un mensaje a partir de la postura de los ejecutivos que forman parte de este instituto empresarial en contra de cualquier vinculación con actos de corrupción.

También, con reclamos para que el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, al frente de la causa, imputen, indaguen y condenen a quienes sean culpables de los hechos.

Hubo, por entonces, mucho compromiso de parte de los ejecutivos de instar a sus pares a impulsar un cambio cultural que permita erradicar la corrupción de la raíz argentina.

Hasta se recordó que una asamblea de IDEA de abril del año pasado aprobó un Código de Ética y Conducta que incluye un apartado anticorrupción.

Y se llegó a calificar al sistema de corrupción investigado por la justicia como "aberrante" y se aseguró que la causa de los cuadernos fue la gota que derramó el vaso.

Se reclamó a la Justicia que actúe a fondo, con celeridad y ecuanimidad, "para que aquellos que cometieron delitos se atengan a las consecuencias y cumplan sus condenas".

Nada de eso pasó entre los 365 días que transcurrieron de un Coloquio a otro. Casi no quedan imputados con prisión preventiva, la causa fue elevada a juicio oral pero los nuevos tiempos políticos que se avecinan con el desembarco del kirchenrismo que profusa Alberto Fernández harán que el reloj judicial sea más lento que los pasos de una tortuga.

Nada nuevo se sostiene en la sociedad. Nada que no haya ocurrido en años anteriores, con gobiernos de otro signo.

Quizá por eso, los empresarios también comienzan a aggiornarse al contexto post 10 de diciembre, y casi no hay indicios de que la corrupción pueda ser un punto neurálgico de la agenda del 55 Coloquio de IDEA que ya ha dado comienzo.

La coyuntura de inestabilidad económica y financiera que sufre el país y la campaña electoral, con el cambio de gobierno a la vuelta de la esquina, quizá puedan ser tomados como razones que justifiquen dejar para otro día el debate sobre la corrupción.

Más, cuando la mitad de la sociedad votó en las PASO y todo indica que hará lo mismo el 27 de octubre, a un sector político que quizá no haya fomentado la ilegalidad o los contratos sucios pero tampoco los combatió ni los persiguió.

La agenda

Por lo menos, haciendo una recorrida de la agenda que se debatirá hasta el próximo viernes. Se hablará de balance y desafíos pendientes en la Provincia de Buenos Aires, con Maria Eugenia Vidal.

Habrá reflexiones sobre "el país que queremos" con Miguel Blanco, coordinador del Foro de Convergencia Empresarial, director de IDEA y director General de Swiss Medical Group; con Héctor Daer, secretario General de la CGT y junto a una figura emblemática de los derechos humanos como Graciela Fernández Meijide, actual presidente del Club Político Argentino-

Habrá, el jueves, espacio para analizar acuerdos para una Argentina posible, con Federico Procaccini, presidente del 55° Coloquio de IDEA y CEO de Openbank.

Se discutirá sobre el futuro y el liderazgo, a cargo de Federico Braun, presidente de S.A. Importadora y Exportadora de la Patagonia; Carolina Castro, miembro del Comité Ejecutivo de la UIA; Marcos Galperin, Ceo de Mercado Libre.

También habrá charlas sobre innovación y educación y hasta una mirada de los representantes de la política reservada para Claudia Elisabeht Balagué, ministra de Educación de la Provincia de Santa Fe; Daniel Filmus, diputado nacional, y Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación.

Habrá miradas de los empresarios, algo sobre los planes de los candidatos a presidente, pero nada más que con Roberto Lavagna, tras la ausencia de Alberto Fernández y Mauricio Macri.

Pero nada, o casi nada, de corrupción. Quizá, durante el panel del viernes por la mañana -reservado para analizar el rol de la Justicia y de su eficacia como llave hacia la calidad institucional- sea lo más cercano.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Negocios
Te puede interesar