Más artículos

Presión de La Cámpora para tomar el control de la empresa satelital del Estado

Presión de La Cámpora para tomar el control de la empresa satelital del Estado
La agrupación política kirchnerista busca quedarse con cargos claves y la caja de la sociedad estatal que mueve u$s80 millones al año
Por Andrés Sanguinetti
27.12.2019 12.35hs Negocios

Más allá de que las sociedades y entes estatales de telecomunicaciones y postales pasaron a formar parte de la Jefatura de Gabinete que comanda Santiago Cafiero, en las últimas horas se desató una feroz interna política por el control de la empresa satelital del Estado.

Es decir, por ARSAT, creada en el 2006 por una ley del Congreso para el desarrollo de la industria satelital que el anterior gobierno de Mauricio Macri transformó en la empresa de telecomunicaciones del Estado que brinda servicios de transmisión de datos, telefonía y televisión por medio de infraestructura terrestre, aérea y espacial.

Con Cambiemos, sus acciones pasaron primero al Ministerio de Comunicaciones, y una vez disuelto esta dependencia, a manos de la Jefatura de Gabinete, tras ser heredado de la Secretaría de Modernización que comandaba Andrés Ibarra.

Hasta el final de la gestión del anterior gobierno, su presidente era Raúl Martínez, quien a pesar del cambio de gobierno sigue todavía en su puesto pero con un destino incierto.

Más que nada por el avance que la agrupación kirchnerista La Cámpora viene encarando desde el recambio de autoridades nacionales con el objetivo de lograr el nombramiento de varios de sus integrantes en los principales puestos del directorio de esta sociedad estatal.

Envalentonados por su desembarco en Aerolíneas Argentinas y en algunos puestos menores del organigrama de poder en la Nación y en la provincia de Buenos Aires, ahora buscan tomar el control de una empresa cuya caja mueve la no despreciable suma de u$s80 millones por año.

Sus ansias de regreso tienen además el recuerdo de cuando, durante el gobierno de Cristina Kirchner, controlaron el sector de las telecomunicaciones y sus, por entonces, organismos como la poderosa Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) a través de Norberto Berner.

También, la AFSCA y la AFSTIC, que fueron creados en el marco de la pelea con el Grupo Clarín y la Ley de Medios con la cual el kirchnerismo intentó desmembrar al mayor grupo de medios periodísticos de la Argentina.

De hecho, desde el portal oficial de la agrupación (también bautizado como La Cámpora) se han escrito varias notas en los últimos años criticando la gestión de Cambiemos en ARSAT, acusando al anterior gobierno de haber entregado la soberanía satelital argentina a manos privadas.

Y ahora, el nuevo embate de La Cámpora no tendría el apoyo de algunos de sus mayores referentes, hoy aliados al presidente Alberto Fernández y quienes verían con buenos ojos que el día a día de ARSAT lo lleven adelante funcionarios con antecedentes en la industria satelital y de las telecomunicaciones.

De todos modos, dos referentes de La Cámpora intentan por estas horas quedarse con el sillón de Martínez. Uno es Nicolas Karavaski, cuyos antecedentes en el sector lo ubicaron como ex subinterventor de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) y miembro del AFSCA durante el gobierno de Cristina Kirchner.

Junto al ex titular de la entonces Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), Norberto Berner, en el 2014, lanzó una subasta de espectro para telefonía móvil que le permitió al gobierno K, en un momento de extrema necesidad financiera, recaudar u$s800 millones.

El otro es Guillermo Rus, un experto informático que en el 2012 fue director titular y vicepresidente de ARSAT, y cuyo mayor atributo es haber sido compañero de estudios secundarios del diputado nacional Andrés "Cuervo" Larroque, actual presidente de La Cámpora.

Autor de varios proyectos polémicos de telecomunicaciones, actualmente dirige el portal Latam Satelital, un medio dedicado a difundir las noticias nacionales e internacionales del área.

Ambos, son candidateados por un sector de La Cámpora, más que nada para ocupar la vicepresidencia de ARSAT, dejando que desde Jefatura de Gabinete se designe al nuevo titular de la empresa satelital.

En este contexto, otro nombre que se viene mencionando en otros ámbitos es el de Pablo Tognetti, otro ex presidente de ARSAT y actualmente cumpliendo tareas en el INVAP, que tendría el apoyo de sectores oficiales no vinculados con La Cámpora.

Tampoco se descarta que haya un "tapado" para reemplazar a Martínez, quien por otro lado, buscaría quedarse con su puesto de presidente teniendo en cuenta que su tarea es reconocida por los referentes de este sector.

Sea quien sea el futuro funcionario a cargo de ARSAT le tocará una ardua tarea para reconvertir una empresa estatal que fue pionera en el desarrollo satelital y que en la actualidad se encuentra algo devaluada por su falta de capacidad operativa, en especial en los dos satélites bajo su operación. Más que nada porque en los próximos meses empiezan a vencer varios de los contratos que le generan ingresos y teniendo en cuenta a la vez la fuerte competencia regional.

Temas relacionados
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído