Más artículos
La Cámpora perdió la pulseada por la dirección de la empresa satelital del Estado

La Cámpora perdió la pulseada por la dirección de la empresa satelital del Estado

La Cámpora perdió la pulseada por la dirección de la empresa satelital del Estado
El nuevo director es Pablo Tognetti, un físico que ya había ocupado el mismo cargo entre el 2008 y el 2013 y hasta ahora se desempeñaba en el INVAP
Por Andrés Sanguinetti
08.01.2020 07.01hs Negocios

A pesar de la avanzada que La Cámpora lideró para tomar el control de ARSAT, el ala moderada del Gobierno logró frenar el ímpetu de esta agrupación política designando como presidente de esta empresa estatal a un doctor en física que ya estuvo al frente de la sociedad durante una década.

Se trata de Pablo Tognetti, quien estuvo al frente de la sociedad entre el 2008 y el 2013 y ahora se encontraba cumpliendo tareas en el INVAP. Para volver a su antiguo cargo, tuvo el apoyo de sectores oficiales no vinculados con La Cámpora.

Este grupo K tenía otros candidatos y otros planes para sociedad estatal creada en el 2006 para el desarrollo de la industria satelital y que el anterior gobierno transformó en la empresa de telecomunicaciones del Estado que brinda servicios de transmisión de datos, telefonía y televisión por medio de infraestructura terrestre, aérea y espacial.

La firma depende de la Jefatura de Gabinete de Ministros que comanda Santiago Cafiero y, alrededor de su directorio se había desatado una fuerte interna política vinculada a los cargos de mayor relevancia.

Dos referentes de La Cámpora intentaron de manera insistente quedarse con el sillón que hasta la desingación de Tognetti, era ocupado por Raúl Martínez.

Uno era Nicolas Karavaski, cuyos antecedentes en el sector lo ubicaron como ex subinterventor de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) y miembro del AFSCA durante el gobierno de Cristina Kirchner. Fue, junto al ex titular de la entonces Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), Norberto Berner, quien en el 2014 lanzó una subasta de espectro para telefonía móvil que le permitió al gobierno K, en un momento de extrema necesidad financiera, recaudar u$s800 millones.

El otro era Guillermo Rus, un experto informático que en el 2012 fue director titular y vicepresidente de ARSAT, y que cuenta con el plus político de haber sido compañero de estudios secundarios del diputado nacional Andrés "Cuervo" Larroque, actual presidente de La Cámpora.

Autor de varios proyectos polémicos de telecomunicaciones, actualmente dirige el portal Latam Satelital, un medio dedicado a difundir las noticias nacionales e internacionales del área.

Y hasta último momento estuvo a punto de regresar a ARSAT. Sin embargo, habría sido descartado por ciertos problemas legales que habría tenido y que datan del 2018.

Ambos eran candidateados por un sector de La Cámpora, más que nada para ocupar la vicepresidencia de ARSAT, cuya caja mueve la no despreciable suma de u$s80 millones por año.

En el caso de Rus, sus ansias de regreso tienen además el recuerdo de cuando, durante el gobierno de Cristina Kirchner, controlaron el sector de las telecomunicaciones y sus, por entonces, organismos como la poderosa Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) a través de Norberto Berner.

También, la AFSCA y la AFSTIC, que fueron creados en el marco de la pelea con el Grupo Clarín y la Ley de Medios con la cual el kirchnerismo intentó desmembrar al mayor grupo de medios periodísticos de la Argentina.

De hecho, desde el portal oficial de la agrupación (también bautizado como La Cámpora) se han escrito varias notas en los últimos años criticando la gestión de Cambiemos en ARSAT, acusando al anterior gobierno de haber entregado la soberanía satelital argentina a manos privadas.

Pero descartado su regreso, a Tognetti le espera una ardua tarea para reconvertir una empresa estatal que fue pionera en el desarrollo satelital y que en la actualidad se encuentra algo devaluada por su falta de capacidad operativa, en especial en los dos satélites bajo su operación.

Más que nada porque en los próximos meses empiezan a vencer varios de los contratos que le generan ingresos y teniendo en cuenta a la vez la fuerte competencia regional.

Temas relacionados
Lo más leído
Más sobre Negocios