Más artículos

Por el cepo y la pandemia, el sector inmobiliario cerrará el peor año de la historia

Por el cepo y la pandemia, el sector inmobiliario cerrará el peor año de la historia
En julio se registraron sólo 573 escrituras en la Ciudad de Buenos Aires y la escrituración mediante créditos hipotecarios cae a un ritmo superior al 80%
Por iProfesional
26.08.2020 12.41hs Negocios

La cantidad total de las escrituras de compraventa de inmuebles registró en el séptimo mes de 2020 una baja de 82,1% respecto del nivel de un año antes, al sumar 573 registros.

El año se encamina a ser el peor de la historia en el mercado de compra venta de propiedades, de acuerdo con datos del Colegio de Escribanos porteño.

"Registramos 26 meses consecutivos  de  caída interanual,  lo cual denota  la gravedad  de  la situación. Si claramente el 2019 había sido el peor indicador, este año será muchísimo peor", mencionó el presidente del Colegio, Carlos Allende.

El monto total de las transacciones realizadas descendió un 41,9%, con $11.258 millones. "En el afán de encontrar soluciones nos estamos reuniendo con entidades afines al sector inmobiliario y hemos acercado propuestas al gobierno local y nacional en cuanto a promociones y otras soluciones impositivas", agregó Allende.

En comparación con junio de 2020, los actos descendieron un 59,2% (junio 1405 escrituras).

El monto medio de los actos fue de $19.647.591 (279.521 dólares de acuerdo al tipo de cambio oficial promedio): subió 225% en un año en pesos, mientras que en moneda estadounidense trepó 102%.

En julio, hubo 32 escrituras formalizadas con hipoteca bancaria. Por lo que la caída en ese sentido es del 86,4%. Y los primeros 7 meses acumulan una baja de escrituras con crédito del 62,4%.

En los actos totales, los 6 meses llevan una baja del 63,4%.

La sobreoferta de propiedades está llevando los precios de las propiedades a la baja
La sobreoferta de propiedades está llevando los precios de las propiedades a la baja

En la Provincia

El total de compraventas de inmuebles realizadas en julio en la provincia de Buenos Aires fue de 4.260, y representó una caída interanual del 37,1%, informó el Colegio de Escribanos bonaerense. En julio del año pasado se habían contabilizado 6.771 escrituras

En un comunicado, la entidad precisó que los montos totales mostraron una variación negativa del 22,1% respecto de julio de 2019 ($ 12.626.231.131 en 2020 y $ 16.209.091.577 en 2019).

El valor del acto de compraventa promedio, en tanto, evidenció un alza interanual del 23,8% ($ 2.963.904 en julio de 2020 y $ 2.393.899 en julio de 2019).

No obstante, respecto del mes anterior, se registró un incremento del 124,3% ya que en junio se habían realizado 1.899 escrituras y, en paralelo, los montos se incrementaron 72,6% en igual período ($ 7.314.298.044 había sido el total de junio).

En cuanto a la cantidad de hipotecas, en julio se registraron 189, lo que representó una disminución del 60,4% respecto del mismo mes del año pasado (477 hipotecas), con una disminución en los montos totales del 48% ($ 3.468.211.146 en julio de 2020 y $ 6.666.404.933 en julio de 2019).

En la variación de hipotecas mes a mes, se advirtió un incremento del 186,4% respecto de los valores de junio pasado, período en el que se habían registrado 66.

Los montos disminuyeron 44,4% en dicho lapso ($ 6.235.413.177 en el pasado mes de junio).

Los precios de las propiedades ba
El valor del acto de compraventa promedio, en tanto, evidenció un alza interanual del 23,8%

Precios a la baja

La reapertura de las inmobiliarias a partir de la flexibilización de la cuarentena viene marcada por una serie de movimientos impensados en la previa a la pandemia. El más contundente refiere a la caída de los valores de las propiedades y la multiplicación de contraofertas agresivas que, en algunos casos, han dado como resultado operaciones cerradas con rebajas de hasta el 30 por ciento.

Pero esta etapa no sólo se encuentra marcada por estas negociaciones, sino que la irrupción de variables como la nueva "Ley de Alquileres", la permanencia de los números negativos en términos sanitarios, y la inminente reactivación de los proyectos inmobiliarios a medio terminar, anticipan nuevos cambios.

En lo que hace al primer ítem, distintos analistas y actores de la comercialización consultados por iProfesional coincidieron en que la promulgación de la norma encendió la preocupación y el malestar entre los propietarios, quienes en muchos de los casos optaron por retirar los inmuebles del mercado para ponerlos directamente a la venta.

Esto, en un contexto en el que la rentabilidad es una de las más bajas en décadas, comenzó a engrosar el stock de unidades, lo que en definitiva no hizo más que desalentar cualquier suba de precios en el ladrillo.

Temas relacionados