Adiós a dos bodegones porteños: cerraron El Obrero de La Boca y Oviedo de Palermo

Adiós a dos bodegones porteños: cerraron El Obrero de La Boca y Oviedo de Palermo
Ambos restaurantes comunicaron el cierre a través de sus redes sociales. Según FEHGRA, el segmento gastronómico registra una caída de actividad del 65%
Por iProfesional
02.02.2021 12.50hs Negocios

Dos míticos bodegones cerraron sus puertas y la gastronomía porteña perdió así a clásicos de la Ciudad: El Obrero de La Boca y Oviedo de Palermo confirmaron el adiós en sus respectivas cuentas de redes sociales.

"Llegó el momento del adiós, amigos. Ojalá que el destino nos vuelva a cruzar en nuevos proyectos", escribieron desde el restaurante ubicado en el barrio de Palermo. Y añadieron: "Oviedo era mucho más que un bodegón, era el psicólogo de varios, el doctor de otros y el amigo de todos".

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de ☎️4776-7693 ????1168480426 (@oviedo.bodegondepalermo)

En tanto, El Obrero informó que desde el 1°de febrero cerró "por tiempo indeterminado" y que "en caso de una nueva reapertura será comunicado" a través de su cuenta de Instagram.

El bodegón declarado de interés cultural por la Legislatura Porteña había logrado reabrir el 23 de noviembre pasado tras varios meses sin actividad debido a la pandemia de coronavirus y sus restricciones.

Según la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA) el segmento gastronómico registra una caída de actividad del 65% respecto al año pasado. Además, sostuvo que durante el período de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) "el 90% de la hotelería y la gastronomía debió endeudarse para mantener la empresa viva, y, de no contar con la asistencia del Gobierno, el 95% del sector no podrá afrontar sus costos cotidianos".

Por último, concluyó que "las estadísticas de la AFIP dan cuenta de que la tasa de desaparición de empresas del sector hotelero y gastronómico es del doble que en el promedio de la economía".

Crisis sin fin

La decisión oficial de extender la prohibición de despidos por otros 90 días y, en simultáneo, mantener por todo 2021 la doble indemnización, agigantó los peores presagios entre los comercios de Capital Federal. En ámbitos como la hotelería, los locales comerciales y las pyme en general, la medida oficial es observada prácticamente como un certificado de defunción.

En todos los casos, hay coincidencias en que la prolongación que impulsa el Gobierno erradica el nuevo empleo y, en simultáneo, terminará condenando a una infinidad de empresas al cierre definitivo.

Sin el auxilio de los ATP para cubrir parte de los sueldos, hiper endeudadas a partir de préstamos solicitados en tiempos de cuarentena, y con una rentabilidad en picada por la recesión dominante, la postura del Gobierno es entendida por propietarios y directivos como un nuevo empujón al vacío.

Desde organizaciones y entidades que integran a hoteles, restaurantes y comercios en general aseguraron a iProfesional que la continuidad de las medidas establecidas por el oficialismo el año pasado profundizará el paisaje de persianas bajas en Buenos Aires. Al mismo tiempo, señalan que este tipo de medidas empuja a las pyme a la informalidad. Y anticipan una aceleración de los juicios laborales.

En diálogo con este medio, Fabián Castillo, presidente de FECOBA, la federación que integra a los comercios y la industria de la Ciudad y su área de influencia, definió a la decisión del Gobierno como un "golpe duro" que "afectará de forma determinante a todos los comercios, acentuando aún más la crisis".

"Por supuesto que nadie quiere despedir pero si no hay una entrada, una venta ¿cómo se paga al empleado? Y en el caso de los rubros que están requiriendo personal, la continuidad de la doble imposición atenta directamente contra la generación de nuevo empleo", dijo a iProfesional.

"Para una empresa que no puede cumplir con el alquiler o los servicios, como le está pasando a la mayoría de las pyme o los locales comerciales, estas condiciones las coloca en situación de cierre. Los comercios están fundidos y serían incapaces de poder afrontar un juicio laboral. Decisiones como esta generan incertidumbre. Y cuando eso ocurre lo primero que se frena es la inversión", añadió.

Entidades del sector comercial anticipan que las medidas profundizarán el cierre de locales.
Entidades del sector comercial anticipan que las medidas profundizarán el cierre de locales.

Según Castillo, la medida oficial "va en contra de la seguridad jurídica que se necesita para impulsar o recuperar los comercios", y expuso que lo que se verá es una caída ampliada en la demanda de nuevos empleados.

"Para muchos locales la posibilidad de seguir operativos estuvo en migrar de rubro. Muchos pasaron de vender indumentaria a vender comida, por ejemplo. Esto último implica tomar más gente, ampliar la capacidad. Bueno, ese cambio positivo es el que desaparece cuando se coloca una espada de Damocles como esta sobre los empresarios", afirmó.

Hoteles y restaurantes

Por el lado de los hoteles y restaurantes, Gabriela Akrabian, vicepresidenta de la AHRCC, la entidad que nuclea a la gastronomía y los alojamientos de la Ciudad, sostuvo ante iProfesional que la extensión de la doble indemnización y la prohibición de despido eleva "100 por ciento" la tendencia de cierres definitivos porque "no hay perspectiva de demanda para todo 2021".

"Con el hotel cerrado o abierto -trabajando al 5 por ciento de ocupación en esos casos-, y luego de 10 meses sin facturar pagando salarios y servicios, ya no hay margen. La situación te lleva a tener que desvincularte de costos y eso, lamentablemente, es el personal. Si no podés pagar el sueldo, menos una doble indemnización. El hotel en tanto pyme está atrapado. Parece que no sólo quieren que cierres, sino también que quiebres", enfatizó.

Los hoteles acumulan 10 meses de facturación prácticamente igual a cero.
Los hoteles porteños acumulan 10 meses de facturación prácticamente igual a cero.

"Este es un callejón que sólo lleva a la quiebra", añadió. Para luego exponer que ya desde octubre del año pasado las empresas del rubro hotelero comenzaron a "pagar lo que pudieron o directamente dejaron de pagar" salarios e incluso aguinaldo. Los restaurantes, según Akrabian, atraviesan una situación similar que ahora se verá aún más complicada por estas prolongaciones que promueve el Gobierno.

"Están igual que los hoteles, esto los afectará de forma parecida. Los corredores como Puerto Madero y el micro y macrocentro ya están vacíos. Y hay que esperar a febrero", comentó, dando a entender que para el sector lo peor aún no llegó.

Temas relacionados