Más artículos

Turbulencia en Córdoba: tras la salida de Falabella y el parate de Sheraton, ahora un gigante cementero cierra planta clave

Turbulencia en Córdoba: tras la salida de Falabella y el parate de Sheraton, ahora un gigante cementero cierra planta clave
Activó un programa de retiros voluntarios para al menos medio centenar de empleados. Ocurre a horas de que la cadena chilena oficializara su cierre
Por Patricio Eleisegui
09.02.2021 16.00hs Negocios

El inicio de año es a pura turbulencia en Córdoba. A escasas horas de que la cadena de tiendas Falabella confirmara que abandonará por completo la provincia -medida que también comprende a San Juan y Mendoza-, y mientras sigue sin definirse el destino del emblemático hotel Sheraton de la capital, ahora se conoció que una de las principales cementeras con operaciones en la Argentina desactivará una de las plantas clave en ese territorio.

Se trata de Holcim, que cesará las operaciones de su fábrica de Yocsina y este martes presentó un plan de retiros voluntarios para medio centenar de empleados. Varios de ellos acumulan más de dos décadas de actividad.

La intención de la compañía es concentrar la producción de cemento en el Centro Industrial Córdoba (CIC), ubicado en Malagueño, a partir del mes de marzo.

Un detalle respecto de esto último: Yocsina se apagará por completo el 31 de marzo, mismo día establecido por Falabella para interrumpir por completo su presencia comercial en Córdoba.

Las instalaciones de Yocsina se ubican entre las más antiguas de esa provincia. Según reportes locales, perteneció a la firma Corcemar y luego pasó a manos de Holcim cuando esta adquirió las operaciones de Minetti.

"Con el objetivo de comenzar la unificación en la nueva línea de producción de la planta Malagueño (Córdoba), cuya obra comenzó en 2018 y requirió una inversión de u$s120 millones, se ha iniciado un programa para integrar ambas operaciones en una planta más moderna, eficiente y con tecnología de punta que colaborará a mejorar la huella ambiental de la compañía", informó la cementera.

En simultáneo, se indicó que "a partir del primer trimestre de 2021, la planta de Malagueño comenzará a poner en funcionamiento la nueva línea productiva". Y que "la molienda de la planta de Yocsina discontinuará sus operaciones a partir del 31 de marzo de 2021".

La novedad ocurre a muy pocas horas de que la mencionada Falabella comunicara que dejará el local de dos pisos que ocupa en el Nuevocentro Shopping de la capital mediterránea.

"En el contexto del plan que Falabella está llevando a cabo para hacer sustentable la operación de sus filiales en Argentina, la compañía cerrará las tiendas por departamento de San Juan, de Córdoba y de Mendoza", notificó la cadena durante la jornada del lunes.

Falabella avanza con su salida del país: cerró sucursales en San Juan, Mendoza y Córdoba.
Falabella avanza con su salida del país: cerrará sucursales en San Juan, Mendoza y Córdoba.

"Este proceso contempla un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores de las tiendas que cesarán sus actividades", se agregó. Según indicaron los empleados de la tienda en Córdoba, la firma dejará de operar al finalizar marzo.

En la actualidad, Falabella mantiene en relación de dependencia a casi un centenar de personas sólo en esa provincia.

Qué ocurre con el Sheraton

A la par de estos movimientos, en Córdoba sigue adelante el proceso de cierre del Sheraton local con un programa de retiros voluntarios en marcha y la búsqueda de un inversor para el traspaso de la marca. El alojamiento empleaba a 95 personas de forma directa casi 50 en modalidad indirecta.

Quinto Centenario, a cargo del hotel, viene ofreciendo indemnizaciones que no superan el 65 por ciento de los montos que corresponden, pagos en cuotas de esos mismos montos y también bajo la opción del cheque. En tanto el emprendimiento se encuentra cerrado desde marzo, la firma mencionada tampoco abonó los respectivos aguinaldos.

El Sheraton
El Sheraton de la capital mediterránea cerró sus puertas en marzo del año pasado.

Córdoba acaba de perder a uno de los principales alojamientos de la cadena Amérian, que terminó por cerrar de forma definitiva por variables como la desaparición del turismo y la falta de auxilio oficial.

"Fue inviable sostener las operaciones por la baja demanda, la falta de ingreso en los últimos 11 meses, y la ausencia de ayuda estatal para soportar esta crisis", informó Roberto Amengual, titular de la compañía. El Amérian ahora fuera de funcionamiento contaba con 116 habitaciones. Para compensar costos requería de una ocupación promedio del 60 por ciento. Tras la salida de la cuarentena nunca alcanzó el 40.

Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído