La Justicia uruguaya investiga al fundador del emblemático fondo inversor Exxel Group

La Justicia uruguaya investiga al fundador del emblemático fondo inversor Exxel Group
Un fiscal del país vecino abrió una investigación por la venta millonaria de la sociedad licenciataria de la marca Lacoste para el Cono Sur
Por Andrés Sanguinetti
29.05.2021 08.00hs Negocios

Juan Navarro fue el empresario emblemático de los años 90 que llegó a controlar un importante grupo de compañías que, en conjunto alcanzaron una facturación cercana a los u$s4.000 millones.

Lo hizo introduciendo en Argentina por primera vez las prácticas del Private Equity a partir del Exxel Group, fondo que canalizó inversiones por u$s5.200 millones y que debutó en 1993 con la compra de la empresa de artículos de limpieza Ciabasa, dueña de la marca de detergente Camello.

Pero cuatro años después, en diciembre de 1997, protagonizó la operación comercial más resonante de toda la década con la compra de Interbaires; OCA; OCASA y EDCADASSA, que habían pertenecido a Alfredo Yabrán y por las cuales pagó u$s605 millones.

Todas pasaron a formar parte de un imperio de 60 empresas con más de 20.000 empleados y grandes marcas como Supermercados Norte; Musimundo; Havanna; Casa Tía; Fargo; Freddo; Coniglio y hasta de íconos de la moda internacional como Ralph Laurent y Lacoste, entre otras.

Nacido en Montevideo en 1952 pero radicado en Argentina, Navarro también pasó por el Citibank durante 10 años hasta que tomó la decisión de ser su propio jefe a partir de la creación del Exxel Group al cual transformó en otro símbolo: el de los fondos de inversión que protagonizaron la oleada de compras de empresas locales más grande de la historia el apalancamiento o, como se conoce en inglés, "leverage buy out", con fondos provenientes de inversores, en su mayoría, del exterior.

Un formato que lo convirtió en el tercer empresario más poderoso de país y que inauguró una nueva forma de hacer negocios que, sin embargo, se fue diluyendo luego de la salida de Carlos Menem de la presidencia; de los problemas económicos que comenzó a sufrir la economía local y del desembarco del kirchnerismo en el poder a partir del 2003.

Durante los años siguientes, Navarro fue desarmando su emporio, reduciendo el poderío del Exxel con la venta de casi todas sus empresas que principalmente operaban abasteciendo al mercado interno y que por eso mismo, sufrieron un fuerte impacto debido al estancamiento de la economía argentina.

Al mismo tiempo, comenzó a cosechar denuncias en contra por supuestos manejos irregulares u operaciones sospechosas como una investigación por la compra de las empresas de Yabrán que fue liderada por la oposición política, nucleada en la entonces Alianza entre el radicalismo y el Frepaso, y por una Comisión en el Congreso que analizó los pormenores de la operación.

También mantuvo un conflicto judicial con el grupo francés Carrefour que acusó al Exxel por un supuesto fraude en la venta de Supermercados Norte por u$s120 millones que se habría cometido inflando contablemente los balances de la cadena para, de esta manera, obtener un precio mayor.

La respuesta del Exxel llegó mediante un comunicado en el que señaló que la venta de Norte fue "absolutamente transparente" y que el precio se fijó luego de una fluida negociación entre los socios".

Después de años de litigio, en el 2017 La Corte Suprema de Justicia de la Nación ratificó la sentencia de la Cámara de Casación Penal del 15 de julio de 2016, que había anulado el procesamiento de Navarro que había dispuesto anteriormente la Cámara del Crimen y, adicionalmente, dispuso que la Sala que lo dictó fuese apartada de la causa.

Pero ahora, Navarro se encuentra enfrentando una nueva denuncia. Esta vez en su Uruguay natal, donde es propietario de la sociedad Camoral, que hasta el 2019 tuvo la propiedad de la marca Lacoste para todo el Cono Sur.

Un fiscal del vecino país se encuentra investigando las circunstancias en las que se produjo el traspaso de esa licencia y acusa a Navarro de haberse quedado con dinero que debía ser repartido entre el resto de sus socios en Camoral.

Según una noticia publicada por el diario uruguayo El País, la sociedad era propietaria de la mundialmente reconocida marca internacional para Uruguay, Brasil, Argentina, Paraguay y Chile.

A mediados del 2018, vendió el 50% de Camoral a la compañía francesa Lacoste Operations que hasta ese momento era titular del otro 50%.

De esa forma, concluyó un vínculo comercial de 12 años en los cuales Navarro y la empresa francesa operaron en forma conjunta en el paí­s y también en Brasil, Paraguay, Chile y Uruguay.

De hecho, la operación incluyó una planta industrial ubicada en la provincia de San Juan, que comenzó a funcionar en 1988. También la red de distribución de los productos Lacoste en los países donde operaba.

Pero, a partir de ciertos acontecimientos particulares, la transacción llamó la atención de la Fiscalía de Uruguay que, siempre según la nota de El País, comenzó a investigar la participación de Navarro.

Las instrucciones se iniciaron tras una denuncia presentada en el 2019 por el abogado penalista Pablo Donnángelo en representación del socio minoritario de Navarro y también empresario Rodolfo Gotlib.

Secreto bancario

La denuncia, a la que accedió El País, sostiene que Navarro se habría apropiado de varios millones de dólares que debieron ser distribuidos entre todos los socios de Camoral.

El medio uruguayo sostiene que tras la denuncia penal, el entonces fiscal de Flagrancia, Carlos Negro, solicitó y obtuvo de la Justicia el levantamiento del secreto bancario para saber si Camoral había presentado una declaración jurada de sus accionistas y beneficiarios finales y si tenía o no cuentas bancarias en Uruguay entre abril de 2018 y el presente.

Hasta el 2018, Navarro y el grupo francés compartieron las operaciones de Lacoste en la región
Hasta el 2018, Navarro y el grupo francés compartieron las operaciones de Lacoste 

En la nota se aclara que la defensa de Navarro se opuso a las medidas pero, sin embargo en marzo pasado el Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2° Turno confirmó la decisión judicial que levantó el secreto bancario.

"La reanudación de la actividad judicial posibilitará la tramitación de más pruebas que permitirán conocer detalles de la operación", argumenta Ignacio Quartino, periodista de El País y autor de la nota.

En tanto, fuentes vinculada a la defensa de Navarro le dijeron al medio uruguayo que el el expediente recién se abrió por culpa de la pandemia y que "cualquiera puede presentar una denuncia en Uruguay".

En el expediente judicial consta que Navarro rechazó todos los términos de la denuncia de su ex socio cuando declaró el 21 de noviembre del 2019 porque, según su opinión, los hechos relatados ocurrieron fuera de Uruguay y conciernen a una sociedad que opera en España y cuyas acciones fueron vendidas bajo la ley de ese país europeo.

"De esa forma, Navarro pretende señalar que la justicia uruguaya no tiene competencia para investigar un negocio que ocurrió en Europa", asegura el autor de la nota.

Navarro también sostuvo que Gotlib carece de documentación que acredite sus acciones en Camoral y, por ende, nada tuvo que ver con las negociaciones entre la sociedad y Lacoste Operations. "Gotlib es un personaje que le inició 15 o 20 causas judiciales sobre los mismos hechos que fueron desestimadas", sostuvo en su declaración el fundador del Exxel Group.

Temas relacionados
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído