Gimnasios y shoppings ¿sí o no?: nuevos cambios e ingenio para desacelerar el derrumbe

Gimnasios y shoppings ¿sí o no?: nuevos cambios e ingenio para desacelerar el derrumbe
Ambos rubros transitan el peor momento comercial en años y siguen sin recibir asistencia oficial de relevancia. La diferencia entre Capital y el interior
Por Patricio Eleisegui
01.06.2021 11.14hs Negocios

No amaina la tormenta sobre centros comerciales y gimnasios. Ocurre que la salida del cierre estricto impuesto por el Gobierno aflojó el corsé impuesto a varios rubros comerciales.

Pero ambos segmentos siguen estando entre los más afectados por las limitaciones que continúan en esta nueva fase de la pandemia. "Estamos cada día peor", resumieron referentes de los shoppings.

Aunque menos bloqueados que los centros comerciales, los gimnasios porteños siguen en terapia intensiva y el pronóstico lejos está de ser alentador.

Mientras que en provincias del interior de la Argentina como Tucumán, Corrientes o Córdoba, e incluso en municipios bonaerenses, se activó una reapertura bastante ampliada, la situación en la Ciudad sigue siendo un caso aparte.

En ese sentido, fuentes de la actividad comentaron a iProfesional que "en Buenos Aires se volvió a la etapa previa al confinamiento, que es una apertura sólo al aire libre y con protocolos".

Ese aval no mueve la aguja del segmento: se estima que la cantidad de centros de entrenamiento que pueden funcionar bajo esa modalidad no llega al 15 por ciento de los sitios habilitados. "La disparidad entre interior, Capital y gran Buenos Aires está marcada por la etapa epidemiológica en la que está la Ciudad", comentaron las voces interpeladas.

Hoy por hoy, el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se encuentra bajo el status de "alarma epidemiológica". El sector de los gimnasios aguarda por una flexibilización mayor y real cuando ocurra el vencimiento del actual DNU el próximo 11 de junio.

Al igual que ha ocurrido con todas las actividades que implicaban el encuentro presencial, los gimnasios están entre los segmentos que recibieron de lleno el golpe de la pandemia, la implementación de la cuarentena, y el desplome de la economía.

El combo resultó fatal para el rubro: según fuentes del segmento, sólo en el último año bajó la persiana casi el 20 por ciento de los establecimientos. Previo a la pandemia, el nicho estaba conformado por más de 6.000 sitios de entrenamiento distribuidos en todo el país.

Los gimnasios están dentro de los rubros más afectados por las restricciones.
Al menos el 20 por ciento de los centros de entrenamiento cerró de forma definitiva en esta pandemia.

Con escaso o, en muchos casos, directamente nulo acceso al crédito, muchos emprendimientos no alcanzaron a ver la luz del final del aislamiento obligatorio.

Shoppings, sin "oxígeno"

"Estamos cada día peor. Seguimos insistiendo ante las autoridades de la Ciudad porque acá rige un criterio que ya ni se sostiene en la provincia de Buenos Aires", dijo a iProfesional Mario Nirenberg, gerente general de la CASC, la cámara que integra a los administradores del rubro.

"En ese distrito, en varios municipios, se ha permitido que los centros comerciales funcionen en modo galería. O sea, los clientes pueden ingresar, comprar, pero no deambular. Y llevan a cabo las operaciones en la planta baja. Acá ni siquiera eso se nos habilita", agregó.

El directivo no descartó que locatarios y empleados se movilicen, tal como hicieron recientemente, para exigir algún tipo de retorno a la actividad. "La vacancia sigue subiendo y sólo en el AMBA tenemos 40.000 directos en peligro", afirmó.

"El año pasado pronosticamos un nivel, para el pico de la cuarentena, del orden del 25 por ciento. Por fortuna no fue así: anduvimos en el orden del 12 por ciento. Pero, claro, el Gobierno aportada los ATP para cubrir parte de los sueldos. Había otras ayudas. Ahora, sin nada de eso y encima este cierre, consideramos que la vacancia subió a un 17 por ciento sólo en este tramo de nueva inactividad", detalló.

Nirenberg resaltó la decisión de los comerciantes de shoppings como Caballito, que decidieron abrir puertas a la calle donde antes sólo había vidrieras. Así, varios locales optaron por migrar del muro al acceso desde las veredas como forma de sortear el bloqueo al rubro.

Los shoppings
Los shoppings sufren, otra vez, una vacancia disparada por las restricciones que no aflojan.

"Es una buena noticia para el barrio, que entiende que es un emprendimiento clave que genera empleos y otorga servicios. Los locatarios optaron por una solución creativa y eso es bienvenido. Por el diseño, no muchos shoppings pueden avanzar con una apertura al exterior como en Caballito. Pero quizás algún gastronómico del Abasto puede llevar a cabo una reforma similar", dijo.

Por último, el directivo señaló que, a raíz del cierre vigente, los shoppings mantienen vigente la medida de no cobrar los alquileres mientras continúe el cierre.