Un argentino vuelve a estar al frente de Carrefour: el tercer CEO en tres años

Un argentino vuelve a estar al frente de Carrefour: el tercer CEO en tres años
Con la designación de Pablo Lorenzo, la cadena vuelve a cambiar su ejecutivo principal como lo viene haciendo desde principios del 2018
Por Andrés Sanguinetti
20.07.2021 14.45hs Negocios

Como parece ya ser una costumbre desde el 2018, Carrefour vuelve a cambiar de CEO en el país en lo que marca la tercera designación de su principal ejecutivo entre el 2019 y este año.

La filial local del grupo supermercadista francés acaba de designar a Pablo Lorenzo en el cargo que hasta ahora venía desempeñando Stéphane Maquaire, desde mayo del 2019 cuando desembarcó en ese cargo para suplantar a su colega, Rami Baltieh, quien a su vez había sido nombrado 18 meses antes para enfrentar la crisis financiera y de negocios que atravesaba la empresa en ese momento.

Ahora, el futuro para Maquaire es la filial de Carrefour en Brasil para, a su vez, reemplazar a Noël Prioux, desde el 1 de septiembre próximo.

Los constantes cambios de ejecutivos de primer nivel en la Argentina estarían evidenciando una política errática de la cadena francesa durante los últimos años si se tiene en cuenta que antes del desembarco de Baltieh, por 12 años estuvo en el mando Daniel Fernández como presidente local de la cadena.

De hecho, fue el último ejecutivo de nacionalidad argentina hasta ahora con la llegada de Fernández, quien tomará las riendas de Carrefour Argentina en los próximos días, luego de un proceso de transición de dos meses, hasta que Maquaire se mude al país que preside Jair Bolsonaro.

En ese momento, el cambio sorprendió al mercado ya que Fernández estuvo en Carrefour desde que la cadena desembarcó en la Argentina y tenía una trayectoria de casi 30 años en la empresa.

Había ingresado en 1989 y pasó por distintas funciones, además de haber participado en la fusión de Carrefour con Norte y en la compra de los locales de Eki.

El otro ejecutivo argentino de la cadena Carlos Richter, quien estuvo en ese cargo a fines de la década del 90, por lo cual Lorenzo se convertirá en el tercero en ocupar dicho puesto.

El nuevo número uno de la empresa tiene 20 años de trayectoria y venía de trabajar en el Departamento de Finanzas del grupo en Francia, luego de varios años en Carrefour España donde ocupó los cargos de Director de Control de Gestión y luego como Director de Organización.

Tras su regreso a la Argentina en el 2008, se hizo cargo del desarrollo del formato Express, sumándose en el 2011 al Comité Ejecutivo de Carrefour Argentina y llegando en el 2017 a la dirección de Hipermercados, para pasar después a la de Proyectos Estratégicos y del formato Maxi.

Se supone que su designación forma parte del proceso de transformación que inició la cadena con Baltieh entre el 2018 y el 2019 y que fue continuado por Maquaire para poner el foco en el cliente y en acelerar la estrategia digital.

Una política que, según un comunicado oficial enviado a los medios, mejoró la situación financiera y garantizó la estabilidad de la empresa en el país, registrando en los últimos dos años una mejora sustancial de la tasa de satisfacción del cliente (NPS) y una consolidación de su posición de liderazgo.

El proceso, de acuerdo al documento, debería continuar impulsando el e-commerce y desarrollando nuevos proyectos que incluyen la expansión de la cadena, la aceleración de los servicios digitales y financieros, así como la transformación empresarial.

En crisis

Sin embargo, Carrefour Argentina no escapa al escenario del negocio supermercadista local, golpeado por la importante caída del consumo, la crisis macro económica y la pandemia del Covid-19, además de los fuertes controles y cepos a los precios implementados por el Gobierno.

De hecho, atravesó una importante crisis entre el 2018 y el 2019, con el cierre de varias sucursales, despido de personal y presentación del procedimiento preventivo de crisis ante el Ministerio de Trabajo.

Fue Baithíe quien, como una de sus primeras medidas, le pidió al Gobierno que se habilitara ese proceso para recortar costos laborales y cerrar sucursales. En ese momento se hablaba de 3.000 despidos y el cierre de 26 tiendas, pero todo terminó en alrededor de 1.000 retiros voluntarios y ocho locales menos.

Baitieh había sido nombrado CEO para Argentina en enero del 2018 con el objetivo de manejar la compañía en un período de crisis que incluyó el cierre de uno de sus supermercados emblemáticos en Buenos Aires.

Carrefour sufrió, como otras compañías extranjeras, la prohibición de enviar utilidades al exterior y fue una de las empresas más castigadas por la imposición de los precios máximos.

Es más, al nuevo CEO le esperan protestas similares, si se tiene en cuenta el reclamo que el jueves de la semana pasada llevaron a cabo empleados de la sucursal de Vicente López, en demanda de aumentos salariales. Ese día, potenciales clientes del supermercado no pudieron ingresar, debido al dispositivo de seguridad implementado por la policía bonaerense mientras los empleados de la empresa y dirigentes gremiales del Sindicato de Profesionales y Jerárquicos de Comercio se manifestaban frente los accesos peatonales y de vehículos al emblemático local.

 "Stéphane (Maquaire), CEO de Carrefour, vos nos pediste colaboración y te la dimos. Ahora te toca a vos", podía leerse en uno de los carteles colocados en las rejas que bordean el hipermercado de Vicente López.

Por falta de pago de un bono, personal de la cadena llevó a cabo reclamos en las sucursales durante el año pasado
Por falta de pago de un bono, personal de la cadena llevó a cabo reclamos en las sucursales durante el año pasado

El año pasado, el ejecutivo también debió enfrentar medidas similares debido a que solamente pagó dos cuotas de un bono que había acordado con el personal que tuvo epicentro en las tiendas de Rosario, el conurbano y La Plata, donde los trabajadores organizaron asambleas, "ruidazos" y otras medidas hasta tener respuesta.

Desde el inicio de la cuarentena, el personal de la empresa fue declarado "trabajadores esenciales" por el Gobierno en el marco de la pandemia de Covid-19, teniendo que poner en juego su salud a diario.. En ese contexto,fueron muchas las denuncias sobre supuestas irregularidades por parte la compañía, como el no respeto de los protocolos sanitarios y ocultamiento de contagios, además de la negativa a pagar la cuota del bono acordado.

Tras una conciliación obligatoria que neutralizó un paro masivo de trabajadores de sucursales de todo el país para exigir un bono de $20.000 en marzo del 2020, los directivos de Carrefour, a cambio, se comprometieron a pagar uno de $5.000 por mes durante la cuarentena. Carrefour había pagado los bonos de abril y mayo del 2020  pero unilateralmente decidió no abonar el de junio del mismo año bajo el argumento de sufrir una presunta caída en las ventas.

Con la particularidad de que no se trata de un reconocimiento monetario. La empresa lo llamó el "Súper Bravo" y en realidad se trata de una orden de compras por 5.000 pesos que «cada colaborador y líder», como llama la empresa a los trabajadores que trabajan cara a cara con los clientes, recibe por el "compromiso extraordinario" (poner en riesgo su salud en plena pandemia).

Temas relacionados