Ribeiro pide protección judicial para reestructurar su millonaria deuda

Ribeiro pide protección judicial para reestructurar su millonaria deuda
La cadena de venta de electrodomésticos acaba de solicitar la apertura del concurso preventivo de acreedores. Una señal para el futuro de Garbarino.
Por Andrés Sanguinetti
02.08.2021 17.28hs Negocios

Luego de fracasar en los intentos de normalizar su inestable situación financiera, Ribeiro acaba de presentar ante la justicia una solicitud para la apertura de su concurso preventivo de acreedores.

Los propietarios de la cadena de venta de artículos electrodomésticos tendrán ahora que encarar un proceso de reestructuración y pago de sus pasivos en el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nro. 23, Secretaría 46, nro. De Exp. 11480/2021 caratulado como "RIBEIRO SACIFAeI sobre Concurso Preventivo".

La debacle de la empresa lleva ya más de dos años en los cuales acumula cheques impagos, préstamos no devueltos y una considerable baja en la oferta de sus productos también debido a la falta de acuerdo con sus proveedores.

Ya el año pasado, inició el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) ante la Secretaría de Trabajo para adecuar y reestructurar su funcionamiento interno, afectada por la caída del volumen de venta de electrodomésticos y artículos para el hogar.

En ese momento, desde Ribeiro explicaron que la medida se adoptaba "con el fin de tomar una serie de decisiones tendientes a adecuar y reestructurar las diferentes estructuras internas de la empresa de manera racional, ordenada y planificada",

También buscando optimizar sus recursos y reducir los costos con el objeto de mitigar los efectos que este produce en la sociedad en los tiempos que atraviesa el país.

En julio pasado, su situación se agravó casi al mismo tiempo en que su competidor Garbarino también cayó en desgracia nuevamente, debiendo cerrar casi todos sus locales y acumulando una deuda mayor a los $7.000 millones, además de una enardecida protesta de empleados que defienden su fuente laboral.

En el caso de Ribeiro, dejó de pagar salarios, comenzó a cerrar locales, suspendió su sitio de e-commerce y, salió a buscar un socio para capitalizar la compañía.

Sin embargo, no lo logró y debió recurrir al proceso concursal para poder ordenar sus desequilibrios.

Con fuerte presencia en el interior del país, la empresa llegó a tener 1.900 empleados y 85 sucursales en el 2018.

Las deudas se fueron agrandando y el inicio de la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020 castigó especialmente al comercio, mientras las ventas por internet se disparaban.

En la central de deudores del Banco Central, la firma ya aparece en situación de "irrecuperable", en este contexto, la familia Ribeiro fracasó en la búsqueda de capitalizar la empresa.

Se trata de un caso similar al de Garbarino, cuya situación se vuelve cada vez más complicada y también con el fantasma del concurso de acreedores cada vez más presente.

La cadena Garbarino también podría seguir el mismo camino que Ribeiro
La cadena Garbarino también podría seguir el mismo camino que Ribeiro y también solicitar el concurso preventivo 

Tiene una gran deuda pendiente, no logra conseguir un socio que lo ayude afrontar este duro momento, y recibió una respuesta negativa del Gobierno porteño sobre el reclamo de devolución de $438 millones de "multas indebidas" con los que podría pagar los sueldos atrasados de sus 3.800 empleados.

Todo esto se da en el contexto de una protesta de los trabajadores que tienen plantas de la compañía tomadas.

El empresario Carlos Rosales, dueño del grupo asegurador Prof y director ejecutivo de la compañía desde hace un año, perdió toda esperanza de que la renovación de la cúpula de Garbarino posibilitara remontar el negocio, porque el principal interesado en comprarla, Facundo Prado, retiró su oferta.

Rosales rechazó la oferta de compra que propuso Facundo Prado, propietario de la firma de telecomunicaciones Supercanal Arlink, y ahora busca nuevas alternativas para la mayor cadena de electrónica y electrodomésticos del país.

La delicada situación de Garbarino se profundizó durante la fuerte caída del consumo se produjo durante en los últimos años, iniciada durante el gobierno de Mauricio Macri y posteriormente por la pandemia. Sus trabajadores hoy cobran desde hace meses sus salarios en cuotas.

Durante los últimos días, la empresa comenzó a cerrar casi todos los locales que tiene distrubidos por todo el país como en Capital Federal y las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza, entre otras.

Temas relacionados
Más sobre Negocios