El congelamiento tarifario profundiza la crisis de la mayor transportadora de gas del país

El congelamiento tarifario profundiza la crisis de la mayor transportadora de gas del país
La falta de actualización de sus precios le causó a la empresa una pérdida mayor a los $5.200 millones entre enero y junio pasados
Por Andrés Sanguinetti
31.08.2021 15.20hs Negocios

La irrupción de la pandemia del Covid-19; el cepo a las tarifas; la volatilidad de la economía local; la mayor inflación y la suba de costos provocaron millonarias pérdidas a la mayor transportadora de gas de la Argentina.

Es decir, a Transportadora de Gas del Norte (TGN), que es responsables del transporte del 40% del gas inyectado en gasoductos troncales que, a su vez, representa el 20% de la matriz energética de todo el país que se inyecta a través de los gasoductos Norte y Centro Oeste.

Durante los primeros seis meses del 2021, la compañía sufrió pérdidas por $5.288 millones cuando en igual período del año pasado había ganado $3.213 millones.

Las razones de semejante cambio se explican principalmente por fuertes pérdidas operativas y por posición monetaria y por el impacto del Impuesto a las Ganancias diferido, lo que derivó en ventas por $8.72 millones que representaron una reducción del 33,6% en comparación con el mismo período del 2020 donde alcanzaron un total de $13.147 millones.

La diferencia está generada precisamente por la falta de adecuación de sus precios, ya que el gobierno nacional decidió en marzo pasado mantener la suspensión de los ajustes tarifarios, a pesar del contexto de aceleración de la inflación y disminución del transporte con destino a la exportación.

En este marco, el Ebitda de TGN fue de $4.164 millones, cayendo un 52,8% contra el del 2020 que había llegado a los $8.820 millones.

Según detalla la compañía en un informe enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la variación, se explica por el derrumbe de sus ventas, lo cual se vio parcialmente compensado por menores gastos de comercialización.

Con una capitalización bursátil de $25.044 millones, actualmente TGN es controlada por el grupo Gasinvest, que posee el 56% del capital y que a su vez es conformado por Tecpetrol, la petrolera de la familia Rocca; y Compañía General de Combustibles (CGC), propiedad de Eduardo Eurnekian. Otro 24% está en manos del fondo Southern Cone Energy y el resto cotiza en la bolsa.

El directorio de TGN entiende que la transportadora opera en un contexto económico complejo, cuyas variables principales han tenido una fuerte volatilidad con una caída del PBI del 9,9%; un déficit fiscal primario que representa el 6,5% del PBI, mientras que el déficit financiero alcanzó 8,5%.

También por la inflación acumulada entre el 1° de enero y el 30 de junio que llega al 25,3%; la depreciación del peso en un 13,7% frente al dólar, y por la irrupción de la pandemia que ha generado consecuencias "significativas" en la economía del país y en sus propios negocios que operan en un contexto recesivo y complejo.

De hecho, en su informe la sociedad asegura estar monitoreando de manera permanente la evolución de las variables que afectan el negocio para definir su curso de acción e identificar los potenciales impactos sobre su situación patrimonial y financiera.

Ante dicho escenario, la disminución de sus ventas ajustadas por inflación de $ 4.420,7 millones se explica por las siguientes causas:

• $724 millones de menores ingresos debido a la disminución del transporte con destino a exportación.

• $310 millones de mayores ingresos debido al mayor volumen transportado de carácter interrumpible.

• $3.909 millones de menores ingresos debido a la suspensión de los ajustes tarifarios.

• $50,7 millones de menores ingresos en los segmentos de "Operación y mantenimiento de gasoductos y otros servicios".

En la actualidad, el 93,1% de los ingresos de la compañía provienen del servicio de transporte de gas regulado por el Gobierno, siendo el 6,9% restante servicios de operación y mantenimiento de gasoductos, con costos de explotación que ascendieron a $7.912 millones representando un incremento del 11,5% en comparación con similar periodo del 2020.

Para mejorar sus ingresos y defender su core business, la empresa presentó reclamos contra el cepo tarifario y contra resoluciones dictadas tanto por el Ministerio de Economía como por el ENARGAS y validadas por un decreto presidencial, que establecieron un Régimen Tarifario Transitorio (RTT).

La medida implica que las tarifas de TGN continuarán congeladas; que la sociedad deberá continuar prestando el servicio de transporte de gas; la prohibición de distribuir dividendos, pagar anticipadamente préstamos con accionistas y adquirir empresas u otorgar créditos; y que durante el RTT no aplica ningún plan de inversiones obligatorias. Asimismo, contempla la posibilidad de que el ENARGAS ajuste las tarifas de TGN recién a partir del 1° de abril del 2022.

Por esos motivos, el 30 de junio pasado la compañía recurrió en sede administrativa todas estas medidas basada en la Ley del Gas (artículo 48) y de las Reglas Básicas de la Licencia de Transporte (numeral 9.8).

Sus ejecutivos consideran que el costo de cualquier subsidio a los usuarios de gas natural debe ser a cargo del Tesoro Nacional y no de TGN o que, en su defecto, la empresa debe ser compensada.

Asimismo, considera que ni el Poder Ejecutivo Nacional (PEN), ni el Ministerio de Economía o el ENARGAS poseen competencia para establecer las prohibiciones impuestas por el RTT. Hasta ahora, sus reclamos no fueron atendidos por las autoridades y a la empresa el escenario normativo le sigue causando problemas financieros y de caja.

Ocurre que la empresa sufrió una depreciación de propiedad, plantas y equipos, producto de las capitalizaciones efectuadas y mayores gastos de mantenimiento y reparación.

En tanto, los gastos de administración y comercialización llegaron a $1.725 millones exhibiendo una disminución del 3,8% gracias a menores cargos en impuestos, tasas y contribuciones.

Endeudamiento

La empresa también evidencia un fuerte nivel de endeudamiento en moneda extranjera a partir de un préstamo tomado en octubre del 2020 con Itaú Unibanco Nassau Branch por u$s55 millones con un plazo de 24 meses, intereses semestrales a una tasa: 1,75% anual.

El transporte de gas representa el 93% de los ingresos de la transportadora propiedad de la familia Rocca y Eduardo Eurnekian.
El transporte de gas representa el 93% de los ingresos de la transportadora propiedad de la familia Rocca y Eduardo Eurnekian.

De manera adicional, posee endeudamiento en pesos por Obligaciones Negociables (ON) emitidas por $1.500 millones con vencimiento a los 18 meses de su emisión, además de un préstamo con el Banco Macro por $750 millones a un plazo de 18 meses.

Durante el primer semestre de este año, TGN pagó intereses por $405 millones y su endeudamiento total llega a los $7.605 millones, exponiendo $2.371 millones en el pasivo corriente y $5.233 millones en el pasivo no corriente, a lo cual le suma una posición financiera neta activa de $4.042 millones.

Temas relacionados
Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído