Las facturas de gas deberán incluir un código QR para agilizar los pagos

Las facturas de gas deberán incluir un código QR para agilizar los pagos
Ese código, de acuerdo a lo dispuesto, permitirá al usuario realizar el pago, en forma presencial o remota, con los medios de pago que opera la prestadora
Por iProfesional
31.08.2021 13.55hs Negocios

Las distribuidoras de gas por redes de todo el país deberán incluir en sus facturas un código QR, que habilite a los usuarios el pago del servicio a través de billeteras virtuales, con el fin de agilizar el trámite. Así lo estableció el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS), a través de la Resolución 293/2021, publicada este jueves en el Boletín Oficial.

"Establecer que las Licenciatarias del Servicio Público de Distribución de gas por redes deberán incorporar en cada comprobante electrónico de la Liquidación de Servicio Público que emita, la identificación de un código de respuesta rápida QR interoperable, que habilite el acceso para su pago a través de billeteras virtuales", según el texto oficial.

Ese código, de acuerdo con lo dispuesto, deberá contener información del comprobante en cuestión y de la prestadora, y al proceder a su escaneo, permitirá al usuario realizar el pago, en forma presencial o remota, con los medios de pago que opera la prestadora.

Asimismo, el acceso deberá permitir el pago a través de los canales propios de la licenciataria, como así también de sistemas de pago de servicios operados por terceros, aclaró el ENARGAS. Y subrayó que "bajo ningún concepto" los usuarios deberán abonar un cargo adicional por la utilización del código QR.

Según el organismo, el pago con QR permitirá agilizar los pagos, "lo que seguramente se traducirá en una menor movilización de usuarios para realizar pagos en forma presencial ya sea en oficinas comerciales de las prestadoras como en oficinas de cobro tercerizadas".

El ente recaudador justificó esta medida al señalar que "en los últimos años, se observa que las prácticas comerciales se han modificado, producto de los avances tecnológicos, el crecimiento en el número de usuarios y los cambios en la relación cliente-empresa". Además, indicó que si bien algunas prestadoras cuentan, por ejemplo, con aplicaciones en telefonía móvil, oficinas virtuales, páginas web, entre otros, "no todas han realizado avances en la materia".

Con relación al pago de las facturas, el Enargas aseguró que la operatoria de cajas en las oficinas comerciales de las distribuidoras "comenzó a complejizarse y el avance de nuevas tecnologías aplicadas a los procesos de cobranzas, la implementación de los medios de pago electrónico, y la consecuente ampliación de la oferta de medios de pago, las llevaron a reestructurar los procesos de cobro".

El futuro de Metrogas

A pesar de haber reducido considerablemente sus pérdidas durante los primeros seis meses del año, la fuerte incertidumbre financiera que pesa sobre Metrogas podría generar dudas sobre la capacidad de la empresa para continuar sus operaciones.

La advertencia surge de un informe elaborado por el directorio de la mayor distribuidora de gas de la Argentina que le brinda servicios a más de 2,5 millones de clientes dentro de Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Se trata de una reseña incluida en el balance semestral correspondiente al primer semestre del 2021 que la compañía, que hoy es propiedad de la petrolera estatal YPF, acaba de enviar a la Comisión Nacional de Valores (CNV) y a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que revela pérdidas por $4.706 millones contra los $11.361 millones que también perdió en igual período del 2020.

La disminución de las ventas de gas a residenciales, a industrias, comercio y GNC de un 29,6% respecto del mismo período del ejercicio anterior explican en parte los resultados. Sin embargo, una reducción de los costos de operación del 27,2% y una ganancia respecto del período anterior en los resultados financieros netos, explican el resto. Es decir que, a pesar de la caída en las ventas, que impacta directamente en la caja, queda en claro el esfuerzo realizado por el equipo de gestión en este lapso para seguir con el objetivo de ordenar la compañía.

Incertidumbre sobre el futuro de Metrogas
Incertidumbre sobre el futuro de Metrogas

De todos modos, la evaluadora Deloitte, que auditó el balance, también coincide con el escenario negativo descripto por Metrogas sobre la existencia de una incertidumbre importante que puede generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento.

Dudas que el Gobierno debería tener en cuenta para evitar la profundización de una crisis que la compañía viene soportando ya desde hace varios años, mayormente debido al eterno congelamiento de las tarifas en un contexto de país inflaciionario e inestable. 

En la Nota 3.1 del balance financiero consolidado condensado intermedio, Metrogas detalla los impactos negativos en su liquidez, posición financiera y resultados entre enero y junio pasados generados por lo que sus ejecutivos consideran "una actualización tarifaria por debajo del incremento general de precios de la economía y de los costos de la sociedad".

En este caso, las críticas se orientan al aumento tarifario del 6% que el Gobierno permitió aplicar a las facturas de gas desde junio pasado, luego de dos años de congelamiento de precios.

Se trata de retoques que para los clientes de Metrogas, el recargo en la factura será de unos $145 mensuales para un cliente promedio, con facturas promedio que pasarán a abonar $1.786 anual, con un pico de $2.622 durante los meses de invierno y unos $1.188 durante el resto del año.

La empresa había solicitado aumentos considerablemente mayores durante la audiencia pública convocada por el Ente Nacional Regulador del Gas (ENARGAS) en abril pasado sobre la base de un atraso tarifario de dos años y cuyo congelamiento no acompañó la evolución de la inflación en ese período.

Por eso, y siempre según el directorio de la compañía, el futuro de las finanzas y las operaciones de Metrogas seguirá comprometido "en la medida que no se obtenga una adecuada recomposición tarifaria o se implementen otros mecanismos que permitan equilibrar su situación de liquidez y su posición financiera".

De hecho, del balance semestral también se desprende que la empresa posee un capital de trabajo negativo mayor a los $13.613 millones que aumenta la incertidumbre y las dudas "significativas" sobre la capacidad de la distribuidora "para continuar como empresa en funcionamiento", tal cual se describe el propio informe de la compañía.

Se asegura también que mientras la tarifa se mantenga en valores constantes, "esto continuará impactando negativamente en la sociedad, disminuyendo el flujo de ingresos y empeorando la actual situación económico-financiera".

El directorio de la distribuidora pide también tener en cuenta el contexto macro económico que atraviesa el país con respecto a la capacidad de pago del sector público; las posibilidades de obtener financiamiento; incremento de la inflación que afecta el crecimiento; controles de precios; incertidumbre sobre al marco regulatorio aplicable al sector; restricciones a la adquisición y transferencia de divisas al exterior; cepos a las importaciones y exportaciones y creación de nuevos impuestos a las ventas al exterior de determinados productos o el incremento de las alícuotas vigentes.

"La situación económica del país tiene impacto, no sólo en los consumos de los distintos usuarios, sino que también implica la variación de la coyuntura respecto a la situación imperante al momento del dictado de la Resolución ENARGAS Nº 4.356/2017 vinculados a la revisión tarifaria integral que autorizó el ex presidente Mauricio Macri y que fue anulada por el actual gobierno que encabeza Alberto Fernández.

"La sociedad se encuentra activamente realizando las gestiones necesarias para la obtención de un ajuste de la tarifa que permita recomponer el margen de distribución, pero la posibilidad de continuar como una empresa en marcha depende en gran medida de la aprobación por parte del Gobierno Nacional de incrementos tarifarios y de la conclusión del proceso de renegociación de la RTI establecida por el Decreto N° 1.020/2020, asi como de la refinanciación de las deudas financieras, factores que no dependen exclusivamente del directorio", advierte el informe de gestión.

Refinanciación y deuda

Otro fantasma que pesa sobre la liquidez de Metrogas se vincula a su deuda financiera. En especial a la que está denominada en dólares y que está expuesta a las variaciones en el tipo de cambio.

De acuerdo al informe de la compañía, cualquier movimiento no previsto o abrupto del dólar "resulta en cambios significativos en los montos necesarios para ser aplicados al pago de servicios de deuda, afectando de tal manera los resultados y la condición financiera". El mismo impacto deriva de las altas tasas de interés o el aumento de la inflación que incrementan los costos de operación.

"En virtud de lo expuesto, el directorio monitorea permanentemente la evolución de las variables económico-financieras y el impacto de la Ley de Solidaridad, y las normas derivadas de ella, para adoptar medidas tendientes a disminuir los impactos negativos sobre la sociedad y su consecuente reflejo en los estados financieros de períodos futuros", sostiene el documento a modo de conclusión.

le brinda servicios a más de 2,5 millones de clientes dentro de Capital Federal y el conurbano bonaerense.
Metrogas le brinda servicios a más de 2,5 millones de clientes dentro de Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Como mecanismo de protección ante un escenario que pueda empeorar en el futuro, Metrogas comenzó, en diciembre del año pasado, a pagar la mayor parte de la deuda por los acuerdos con los productores de gas contraída durante el 2019, además de iniciar negociaciones para saldar el pasivo generado por el gas entregado en junio, julio y agosto del 2020. A esta altura, la empresa pudo ya acordar con el 70% de los productores, cancelando varios de esos vencimientos de deuda.

Con respecto a su deuda bancaria, Metrogas también puso en marcha un proceso de negociación, el 23 de abril pasado, con los bancos ICBC; Itaú Argentina y el Itaú Unibanco Nassau Branch para refinanciar la totalidad del capital de deudas bancarias cuyo vencimiento operaba en 2021, así como una reducción del costo financiero y la carga de intereses.

Por caso, acordó capitalizar los intereses que vencían en febrero y marzo de este año que abonará en marzo y abril del 2024, devengando intereses hasta su cancelación, a la nueva tasa acordada BADLAR corregida por bancos con devolución LELIQ más un margen aplicable del 9,85%.

El capital original adeudado de $3.329 millones también devengará intereses a la nueva tasa y será amortizado en nueve cuotas trimestrales desde el 28 de febrero del 2022.

Del mismo modo y bajo el contrato bilateral ICBC de agosto del 2020, acordó la capitalización de intereses que vencían en febrero próximo para abonarlos en septiembre del 2024. Parte del capital adeudado por $987 millones devengará intereses a la nueva tasa, mientras que otros $43 millones devengarán intereses a la tasa originaria BADLAR corregida más 9,85%. Además, el préstamo total será amortizado en 11 cuotas trimestrales desde el 28 de febrero del 2022.

"Metrogas evaluó para cada préstamo sujeto a refinanciación si las condiciones eran sustancialmente diferentes, considerando para ello tanto aspectos cualitativos (moneda, plazo y tasa) como cuantitativos o si el valor presente de los flujos de efectivo descontados bajo las nuevas condiciones, difiere al menos en un 10% del valor presente descontado de los flujos de efectivo que todavía resten de los pasivos financieros originales.

Negocios en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído