iProfesional

Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina: "No se puede ser previsible con un 50% de inflación"

En diálogo con iProfesional, el CEO de una de las automotrices más importantes del país habló sobre educación, reforma laboral y la post pandemia
Por Nuria Am
10/11/2021 - 06,56hs
Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina: "No se puede ser previsible con un 50% de inflación"

"En Buenos Aires se perdió el valor de un secundario", dijo hace 3 meses Daniel Herrero, Presidente de Toyota Argentina. El directivo encendió la polémica hace un par de meses, cuando dijo que buscaban tomar personal pero que no encontraban la cantidad necesaria con secundario completo.

En ese momento, la búsqueda se dio en la zona de Zárate Campana…. Pero la escena podría repetirse en otros lugares de la provincia de Buenos Aires. Las declaraciones que realizó el CEO de una de las automotrices más importantes del país mientras participaba de un evento del Rotary, puso sobre la mesa, en medio de un año electoral, el debate por la educación.

Hoy recuerda su declaración y analiza: "Fue un gatillo importante para que salieran una serie de iniciativas desde el Gobierno y las empresas para empezar a capacitar y buscar soluciones. Entendemos que vamos a tener más empleos, vamos a crecer y lo vamos a necesitar. La educación de un chico desde el jardín de infantes, hasta que termina la secundaria, son más o menos 15 años; eso implica tres mandatos presidenciales. Entonces la educación tiene que dejar de ser un tema político. Tiene que ser sí o sí un tema prioritario de todos los argentinos, al menos de los que obviamente queremos una Argentina sostenible".

-¿Cómo encontraron finalmente al personal que buscaban?

-Los tuvimos que traer de Areco, de Baradero…, la compañía invierte mucho dinero por mes en transporte. De todos modos los encontramos y los tenemos trabajando.

-¿Cree que la educación es un tema prioritario para los políticos en Argentina? En contexto de campaña se debate poco sobre el tema y hoy no llegamos ni siquiera al famoso 6% del PBI…

-Yo creo que no hay forma de crecer si no tenemos capacitación. Hoy en nuestra planta tenemos operarios que trabajan en una misma celda de trabajo con un robot, y los operarios tienen que instruir al robot, entonces hay que capacitarlos para eso. Yo no le tengo miedo a eso. La industria que se viene, la industria 4.0, las revoluciones tecnológicas, siempre generaron más trabajo. Se habla de que para los próximos 10 años se esperan en el mundo 58 millones de nuevos puestos de trabajo, es decir que trabajo no va a faltar pero va a ser imprescindible que estemos capacitados para estos nuevos empleos.

-¿Cómo se presenta para ustedes lo que algunos empiezan a llamar la post pandemia?

-El año para nosotros termina muy bien. El sector automotriz cierra el año con unas 400 000 unidades producidas y tenemos perspectivas de crecimiento importantes para el año próximo. Estamos muy contentos porque nos esforzamos pero con diálogo logramos acuerdos entre el Gobierno sindicatos y cadena de valor de la Industria que nos permiten pensar que este año vamos a duplicar el nivel de las exportaciones. Y además todas las terminales, en mayor o menor medida, tienen planes de inversión y crecimiento para el año que viene. Esto es muy bueno y nos hace terminar muy optimistas este año.

-¿Ustedes planean duplicar las exportaciones porque el acuerdo con el Gobierno les permite no tener retenciones para el sector?

-El acuerdo básicamente fue que los incrementales del volumen de exportación contra el año 2020 no tributan derecho de exportación. Eso da previsibilidad a la industria y nos permite crecer en producción para poder exportar más. Desde el punto de vista impositivo contribuye mucho. Y contribuye desde el punto de vista laboral también porque todos tuvimos que incorporar gente. Esto nos genera una base de mayor volumen para el año que viene.

-¿Se podría tomar este acuerdo como modelo para otras industrias teniendo en cuenta que el empresario que quiere exportar siente en forma permanente la fuerza de un pie sobre la cabeza con el tema de las retenciones en Argentina?

-Sí, yo creo que sí, es algo fundamental. Siempre que la Argentina dialogó y buscó consenso le fue bien y el ejemplo de la industria automotriz este año es clarísimo. Yo creo que se puede replicar con las diferencias que requieran cada uno de los sectores, pero definitivamente creo que es algo que tenemos que aplicar y empezar a pensar en otras industrias porque los resultados fueron por demás exitosos.

-¿Cuesta encauzar el diálogo con el Gobierno? Ahora ustedes han logrado un buen acuerdo, pero ¿costó? ¿Hay diferencias ideológicas entre este Gobierno y el empresariado argentino?

-Ahí hay un pre concepto. Desde el punto de vista nuestro creo que siempre hemos dialogado y nos fue bien. Nos entendimos más allá de las diferencias que podamos tener y que son normales. Las diferencias fueron siempre profesionales y no personales. Yo creo que hay que trabajar en eso y asi como a veces decimos no, otras veces hay que sentarse en la mesa redonda y ceder para crecer.

Hoy la filial argentina de la automotriz japonesa cuenta con un plantel de 6600 empleados y busca alcanzar su objetivo de batir el récord histórico en producción y exportación teniendo en cuenta la alta demanda que tiene el sector en todo Latinoamérica.

-En medio de la campaña mucho se habló de la necesidad de generar empleo genuino y eso se entiende viene de la mano del sector privado… ¿El Gobierno hace algo para estimular la generación de trabajo real como para evitar que siga creciendo la administración pública?

-Últimamente hasta el Papa habló de la necesidad del trabajo formal. Dijo que el subsidio debe estar utilizado y empleado como algo temporario y que lo que realmente da dignidad es el empleo registrado. Hemos visto también los trabajos que algunas instituciones hacen con las economías populares y con ayuda del Gobierno para poder formalizarlos e insertarlos en las cadenas de valor de cualquiera de las empresas que están acá. Entendemos que la única manera de incluir es creciendo y el crecimiento en gran parte viene derivado de las empresas privadas. Todos los que estamos acá, operamos en la Argentina, tenemos hijos en la Argentina y queremos seguir estando acá. Trabajamos en esa dirección y como decíamos antes, el diálogo es fundamental.

-El dueño de Morixe dijo que lo que los sindicatos no terminan de ver que cada vez tienen menos afiliados y que las organizaciones sociales más, ¿Ud. comparte esa idea?

-Sí. Creo que hay que seguir generando empleo, es fundamental, no hay otra solución que no sea el crecer de manera sustentable y generando trabajo privado. Lo que nosotros proponemos desde acá, es que en un momento de transición tan difícil como este, hay que buscar trajes a medida. Sé que no puede ser lo mismo lo que se hace para una multinacional como puede ser Toyota que tiene espalda, que lo que se hace para una Pyme de nuestra cadena de valor que tiene cinco o seis personas trabajando en alguna provincia de la Argentina. Entonces ahí es donde la creatividad y este diálogo pueden llegar a encontrar soluciones temporarias… Alguien que está en la duda entre tomar o no un empleado probablemente si tiene la posibilidad de un régimen temporario lo puede tomar y de una manera formal. De ese modo se evitan las horas extras en negro que hoy no ayudan a nadie.

-¿La carga tributaria es muy pesada hoy para el empresario?

-En algunos sectores sí. Entiendo que no se puede corregir de un día para el otro. Comprendo la necesidad que tiene el Gobierno de recaudación. Pero miremos un ejemplo: cualquier auto que se venda en la Argentina, hoy tiene un 50 % de impuesto que está dentro de su valor de venta, eso es algo que hay que corregir; y otra vez: no estamos pidiendo hacerlo mañana a la mañana sino tener un plan para saber cómo lo vamos a corregir compensando tal vez menos carga impositiva pero teniendo más volumen de producción, más empleo y más negocios.

-Habla de buscar un modelo para cada industria que permita que se puedan tomar empleados temporarios, por ejemplo. ¿Es necesaria una discusión real de las leyes laborales en la Argentina, una reforma laboral?

-Yo no sé si necesitamos una reforma laboral, porque si uno ve el caso de la industria automotriz siempre buscamos consensos y encontramos la forma de seguir creciendo. Sí soy un convencido de que es muy distinta la solución que se le puede dar, como dije antes, a una terminal automotriz, un proveedor o a un generador de servicios que lo que se puede hacer en la industria del conocimiento por ejemplo. Es decir, hay que trabajar de manera proactiva y buscar en cada sector qué es lo necesario para seguir creciendo: un régimen temporario de empleo formal o un régimen temporario de carga tributaria cero para los nuevos empleos por los primeros 6 meses. De esa manera vamos a incentivar que cada vez más gente se incorpore al circuito formal de trabajo.

-Pero, ¿quién evita la discusión de un sistema laboral nuevo? ¿Los sindicatos?

-No, no creo que los gremios lo eviten. Nosotros hemos ido codo a codo con el sindicato y nos hemos entendido y seguimos creciendo y tenemos planes y estamos pensando ya en cómo capacitar gente para la movilidad sustentable del futuro y que Argentina sea un proveedor de estas nuevas tecnologías; entonces creo que tenemos que buscar ese acuerdo final y trabajar codo a codo por la Argentina.

-¿Y el contexto? ¿La inflación que complica los planes a futuro?

-Hay que trabajar desde el Gobierno en bajar la inflación porque no es buena para nadie y uno no puede ser previsible con un 50% de inflación. Es muy difícil trabajar en reducción de costos genuinos con tasas de inflación que desvirtúan todo. De nuevo, esto no se puede arreglar de un día para el otro, sabemos que esto lleva tiempo pero lo importante sería poner claro el Norte y trabajar todos en esta dirección.

Temas relacionados