iProfesional

Volar en Argentina, imposible: ¿qué hay detrás del estallido inaudito de precios y del aumento que continuará en verano?

Los valores no dejan de incrementarse y destinos como Mendoza o Córdoba muestran cotizaciones impensadas. Las variables que encarecen los tickets
Por Patricio Eleisegui
02/12/2021 - 10,55hs
Volar en Argentina, imposible: ¿qué hay detrás del estallido inaudito de precios y del aumento que continuará en verano?

Los precios del cabotaje vuelan. Basta un rápido repaso por las principales plataformas de comercialización de tickets para comprobar un estallido de cotizaciones inaudito.

Volar desde Buenos Aires a destinos como Mendoza, en la primera mitad de diciembre, cotiza a valores que arrancan en los 37.000 pesos, mientras que los servicios a Córdoba promedian los 30.000. Un vuelo a Salta hoy no baja de los 25.000 pesos, mientras que Bariloche inicia desde los 20.000.

Semejante suba, indicaron a iProfesional sendas fuentes de la actividad aerocomercial, responde a una variable "madre" que cobra fuerza a medida que se retira la pandemia: existe una demanda disparada como no se veía en los últimos 3 años. La contracara es la oferta: hoy por hoy, en la Argentina vuelan muchos menos aviones que en 2019.

Desde ese momento a esta parte, dejaron de operar en el país unos 13 A-320 de LATAM, 4 Boeing-737 de Norwegian y al menos dos unidades MD de Andes. En cuanto al resto de los actores, compañías como Flybondi vuelan cuatro aviones en lugar de los cinco de la etapa de pre pandemia. También está el caso de JetSmart, que cubre rutas con cinco aeronaves y casi no da abasto justamente por la demanda desatada.

En diálogo con este medio, Darío Ratinoff, gerente comercial de la "low cost", comentó que la intención de compra de octubre y noviembre ha sido tal que "un momento del año que usualmente es temporada baja se terminó transformando en alta". Con ocupación promedio del 80 por ciento en cada vuelo, JetSmart opera sus aviones al máximo para atender el renovado interés por viajar dentro de la Argentina.

Las restricciones impuestas para los viajes al exterior
Las restricciones impuestas para los viajes al exterior incentivan la demanda de cabotaje.

"Noviembre concluyó con números muy elevados en términos de ocupación. A nivel mercado, para diciembre vemos que habrá complicaciones con la oferta, algo que ya se está notando. Ya transportamos más pasajeros que en 2019. Con la llegada del quinto avión también logramos completar más vuelos que en ese año", aseguró a iProfesional.

El directivo sostuvo que el crecimiento de la demanda que exhibe el cabotaje no puede ser atendido, también, por la saturación que padece el Aeroparque porteño. Si bien la misma JetSmart opera su quinto avión desde Ezeiza, lo cierto es que desde la desactivación de El Palomar la terminal de Buenos Aires aparece como la principal operadora de los vuelos internos.

"La demanda se amplió muchísimo a partir del pre viaje. También, al flexibilizarse las restricciones retornaron los viajes familiares, las vacaciones, los traslados por cuestiones de salud. Y todo eso debe cubrirse con una flota total que es menor a la existente en la etapa previa a la irrupción del Covid-19", afirmó.

Verano complicado

Según Ratinoff, aspectos como el alza de los costos operativos y la falta de precisiones respecto del horizonte comercial de la actividad en la Argentina, tallan a la hora de interpretar por qué hay menos aeronaves puestas a volar para el mercado doméstico.

"La salida de un operador como LATAM, por ejemplo, se hizo sentir. También ocurre que hay empresas que no volvieron a retomar sus operaciones tal como lo hacían en 2019. En ese sentido, Argentina no tiene la recuperación que sí muestran otros mercados. Colombia, Chile, ya están en niveles del 80 por ciento mientras que acá recién estamos por la mitad. Hay temas de infraestructura que juegan en contra de cualquier crecimiento", aseveró.

Alternativas como el pre viaje dispararon la demanda de tickets para vacacionar en el país.
Alternativas como el pre viaje dispararon la demanda de tickets para vacacionar en el país.

En el ámbito aerocomercial se multiplican las voces que señalan que otra sería la situación si, por ejemplo, se rehabilitara El Palomar como aeropuerto para vuelos de cabotaje.

"Con los 5 aviones que tenemos cubrimos 17 rutas domésticas y una internacional. Estamos al máximo de capacidad y la idea es seguir incorporando aeronaves. Mientras tanto, el mercado mostrando problemas de oferta. Para diciembre, enero y febrero el pronóstico es que los vuelos irán repletos. A este ritmo, en poco tiempo no habrá asientos para vender", dijo.

Para luego concluir: "Se van a dar situaciones de vuelos muy vendidos. Los precios recién se van a estabilizar una vez que el mercado retome el crecimiento. La demanda existe y es muy fuerte. Hay que fomentar la actividad para contar con más vuelos".