iProfesional

Batalla por la hidrovía: protagonista de la causa "cuadernos" y una "fabricante" de islas militares, entre las competidoras

Se encamina la definición por las obras de dragado y entre las primeras postulantes aparecen compañías estatales y empresarios controvertidos. Los detalles
Por Federico McDougall
21/12/2021 - 07,01hs
Batalla por la hidrovía: protagonista de la causa "cuadernos" y una "fabricante" de islas militares, entre las competidoras

La pelea por el dragado y mantenimiento de la llamada hidrovía Paraguay-Paraná, cuyo contrato merodeará los 100 millones de dólares, entra en etapa de definiciones y son cuatro los grupos –integrados por firmas internacionales y domésticas– que van por el negocio.

Como ya expuso iProfesional, la concesionaria estatal AGP (Administración General de Puertos) convocó a compañías interesadas para llevar a cabo dos procesos diferentes: una instancia de "licitación corta", para sostener el dragado y la navegabilidad de la vía entre los meses de enero y septiembre de 2022, y una "licitación internacional larga" de donde saldrá el futuro concesionario que realizará las tareas por 15 años.

Son cuatro los contendientes, algunos en tándem: Jan de Nul, a través de Compañía Sudamericana de Dragado –operador actual y quien estuvo a cargo de las obras durante 26 años–, la UTE que integran la china CCCC Shanghai Dredging Co, la belga Dredging Internacional y la local Servimagnus, la holandesa Boskalis, y una sociedad integrada por la argentina EMEPA SA y la danesa Rhode Nielsen.

Pero, más allá de las respectivas ofertas, lo que llama la atención son los "curriculums" polémicos que ostentan algunos de los actores que buscan imponerse en la compulsa.

En ese sentido, la presencia de CCCC Shanghai Dredging Co despierta resquemores y preocupación.

La empresa en cuestión es estatal y está ligada al aparato militar chino. CCCC Shanghai Dredging Co es bien conocida en el país: incumplió el contrato para el dragado del Río de la Plata con el que se alzó en 2015. Antes, se comprobó que destinó equipamiento obsoleto para las tareas en esta parte del mundo.

Un rasgo controvertido distingue a Shanghai Dredging Co: es una de las empresas que, por iniciativa del gobierno de la potencia, viene instalando islas artificiales en el Mar de China para expandir el control de recursos considerados estratégicos por el régimen que encabeza Xi Jinping.

A partir de este avance, apuntalado también mediante el despliegue militar, la firma en cuestión fue incluida en septiembre de 2020 en un listado del Departamento de Comercio de los Estados Unidos que reúne a empresas impedidas de adquirir componentes fabricados en Norteamérica.

La intención china de posicionarse aún más en los puertos exportadores -ya juega fuerte a través de la procesadora de granos y biodiesel COFCO- mediante la hidrovía guarda relación directa con los pactos ferroviarios rubricados en enero pasado.

Entre el cierre de 2020 y el inicio de este año, representantes de las empresas China Railway Construction Corporation Limited (CRCC), China Machinery Engineering Corporation (CMEC), CRRC Corporation Limited, y Yutong participaron junto al presidente Alberto Fernández de la firma de cuatro acuerdos por 4.695 millones de dólares.

El trato comprende la reactivación de obras y la adquisición de material rodante para las redes que atraviesan territorios clave en lo que hace a producción de carne, granos, minerales e hidrocarburos como las provincias del Norte, Santa Fe, Buenos Aires, Córdoba, Chaco y parte de la Patagonia.

Para China la hidrovía es clave para garantizarse carne, minerales y granos.
Para China la hidrovía es clave para garantizarse carne, minerales y granos.

Los ramales del Belgrano Cargas, el Norpatagónico y el Belgrano Norte son considerados clave para la intención china de intensificar la disponibilidad de productos argentinos.

"La hidrovía es muy relevante para China dado que por ahí se trasladan productos que luego ese país termina comprando", dijo a iProfesional, a principios de año, Marcelo Elizondo, ex director ejecutivo de la Fundación ExportAr y actual director de la consultora DNI.

Posicionarse en la hidrovía le abriría la posibilidad a CCCC Shanghai Dredging Co en particular, y a China en general, de sostener un flujo más intenso con Rosario, cuyo puerto hoy concentra el 80 por ciento de las exportaciones de productos agrícolas que lleva a cabo la Argentina.

Un protagonista de la causa "Cuadernos"

Del proceso también toma parte EMEPA SA, en sociedad con la danesa Rhode Nielsen. La primera es propiedad de Gabriel Romero, uno de los "arrepentidos" de la causa de los cuadernos.

En agosto de 2018, Romero reconoció haber pagado una coima de 600.000 dólares en 2010 para prorrogar la concesión en la hidrovía –participaba por entonces en el negocio– hasta 2021 con el decreto 113/2010.

Ante el juez Claudio Bonadío, el empresario dijo que abonó esa suma al ex secretario de Coordinación Roberto Baratta, por aquellos años la auténtica mano derecha del ex ministro de Planificación Julio De Vido. En la actualidad, EMEPA SA tiene a su cargo el balizamiento de la vía navegable mediante un régimen de contratos cortos -90 días-, pero aspira al negocio mayor y por eso compite en esta instancia abierta.

Gabriel Romero, uno de los empresarios implicados en la causa de los cuadernos.
Gabriel Romero, uno de los empresarios implicados en la causa de los cuadernos.

Ante la consulta de este medio, voces críticas al accionar de la AGP señalaron que el Gobierno "se cuida" de mantener subterráneos los acuerdos de servicios alcanzados en los últimos meses con la empresa de Romero para evitar nuevas controversias.

Si bien al proceso de licitación aún le queda un trecho para darse por concluido, lo cierto es que la participación de estas y otras compañías con antecedentes polémicos –sobre las que nos referiremos en futuros artículos– comienza a teñir de nubarrones una definición por demás de trascendente para el aparato agroexportador argentino.