Cuáles son los reclamos de Edesur al Gobierno por las tarifas de la luz

La mayor distribuidora de electricidad del país pide tarifas que le permitan cubrir sus costos y hacer frente a las inversiones comprometidas
Por Andrés Sanguinetti
23/01/2023 - 11,40hs
Cuáles son los reclamos de Edesur al Gobierno por las tarifas de la luz

Con ingresos que llegan a cubrir sus costos operativos y mientras espera finalizar el proceso de venta de la empresa, los dueños de Edesur reclaman al Gobierno que los aumentos de tarifas le permitan equilibrar las finanzas de la mayor distribuidora de electricidad de la Argentina.

Se trata del grupo italiano Enel, cuyos directivos participan de las audiencias públicas virtuales convocadas por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), para la readecuación tarifaria transitoria.

El ente, que depende de la Secretaría de Energía de la Nación, convocó este lunes 23 de enero a representantes de Edesur y también de Edenor, en el marco del proceso de Revisión Tarifaria Integral dispuesto a través de la Resolución 576/2022.

En el caso de la empresa propiedad de Enel, sus ejecutivos entienden que la audiencia solo abarca el impacto de la inflación en su remuneración pero que no debe ser tomada como la conclusión de ese proceso de renegociación.

El pedido de Edesur

En la presentación, a la que tuvo acceso iProfesional, aseguran que los ingresos "deben ser suficientes y oportunos para cubrir los costos operativos, de capital e impuestos, sean provenientes de tarifas y/o subsidios".

En este sentido, señalaron que la suba del 67% de la tarifa se debió a la variación del costo de energía y a la quita de subsidios, pero que de ese incremento Edesur no recibió ingresos adicionales.

En Edesur aseguran que, en promedio, sus clientes pagan alrededor de $1.800 por mes
En Edesur aseguran que, en promedio, sus clientes pagan tarifas de alrededor de $1.800 por mes

Entienden también que menores subsidios energéticos permiten ordenar las cuentas fiscales y por ende colaborar con la estabilidad macroeconómica a mediano y largo plazo, y que se torna "imprescindible comenzar un proceso de Revisión Tarifaria Integral para poder alinear la remuneración, el mecanismo de actualización y el nivel de calidad".

Del mismo modo, mencionan que el desarrollo de la Red de Alta Tensión conlleva una planificación plurianual y requiere analizar la creación instrumentos regulatorios con fines específicos para garantizar la ejecución de estas obras.

En ese sentido, desde Edesur le piden al Gobierno tener en cuenta la compleja situación que viene atravesando la distribuidora producto de los más de 12 años de congelamientos tarifarios y de la falta de adecuación de la parte de la factura que recibe la compañía.

"Las tarifas de la distribuidora son las más bajas del país, con una factura promedio de $1.800, de la cual la compañía se queda con apenas $ 300", argumentaron en su intervención de esta jornada los representantes de la compañía que presta el servicio en 12 comunas de la Capital Federal y 12 partido del sur del Gran Buenos Aires.

TV por cable y nafta, más caros

La intervención la lideró Jorge Lemos, jefe de Regulación de Edesur, quien aclaró que de la factura que pagan los usuarios solo el 17% queda en manos de la compañía, "lo que no alcanza para cubrir los gastos operativos".

Según su visión, este porcentaje coloca a las tarifas de la distribuidora como las más bajas de la Argentina y de Latinoamérica ya que el 50% de los usuarios residenciales dentro de la zona de concesión paga menos de $1800 por mes, de los cuales Edesur se queda con $300.

pide tarifas que le permitan cubrir sus costos y hacer frente a las inversiones comprometidas
Edesur pide tarifas que le permitan cubrir sus costos y hacer frente a las inversiones comprometidas

En contrapartida, Lemos puso como ejemplo lo que pagan los clientes del servicio de cable Básico, que en promedio ronda los $5000; o los automovilistas que para llenar un tanque de nafta deben abonar $6000.

"Se llega a este atraso tarifario como consecuencia de la falta de actualización periódica del Valor Agregado de Distribución (VAD), lo que afecta negativamente la gestión de las distribuidoras, a lo que se suma que en los últimos tres años se postergó la realización de la Revisión Tarifaria Integral (RTI)", aseguró el ejecutivo.

Mejor calidad de servicio

Pese a esta situación, Lemos aseguró que entre el 2020 y el 2022, la empresa mejoró la calidad del servicio y la atención comercial tomando deuda para realizar inversiones por $96.784 millones.

Del mismo modo, recordó que Edesur sigue sin repartir dividendos desde el 2008, y advirtió que aumento de tarifas no tiene impacto inflacionario ya que, a pesar del congelamiento, la inflación continúa escalando, al alcanzar un 94,8% en 2022, el registro más alto en 32 años.

En otro momento de su exposición, Lemos hizo mención al acuerdo que Edesur firmó con la Secretaría de Energía y el ENRE por la deuda con CAMMESA.

Aclaró que el pacto tiene origen en una Ley del Congreso y es igual para todas las distribuidoras del país. También mencionó que la compensación recibida corresponde a las ayudas otorgadas a los usuarios por la pandemia y el congelamiento de tarifas del 2020; recordó que para saldar la deuda existe un plan de pago, pero del mismo modo advirtió que para cumplir con ese convenio "es necesario que los ingresos de Edesur cubran sus costos, teniendo en cuenta además que no recibimos subsidios ni ningún tipo de ayuda estatal".

En conclusión, para los dueños de Edesur resulta imprescindible comenzar un proceso de revisión tarifaria Integral para poder alinear la remuneración, el mecanismo de actualización y el nivel de calidad.

entre el 2020 y el 2022, la empresa mejoró la calidad del servicio y la atención comercial tomando deuda para realizar inversiones por $96.784 millones.
Entre el 2020 y el 2022, la empresa mejoró su servicio y la atención comercial tomando deuda para inverstir $96.784 millones.

"El desarrollo de la red de alta tensión necesita de una planificación plurianual y la creación de instrumentos regulatorios para garantizar la ejecución de las obras", argumentan, recordando que los ingresos de Edesur representan alrededor del 17% de la factura y no alcanzan a cubrir los costos operativos.

De todos modos, Lemos aseguró que en este período de tres años con ingresos escasos, igualmente Edesur pudo mejorar la calidad del servicio y la atención comercial; se endeudó para realizar inversiones por $96.421 millones para mejorar en un 53% el tiempo medio de duración de los cortes por usuario (SAIDI).

Adiós a la Argentina

De hecho, la acumulación de reclamos por falta de adecuación de las tarifas, sumado a la mala relación de la empresa con el gobierno kirchnerista y la incertidumbre sobre el futuro de las regulaciones para el sector llevaron a que Enel le pusiera el "cartel de venta" a Edesur y a sus otros activos que opera en la Argentina.

Para llevar a cabo este plan, el holding energético europeo contrató un banco de inversión que salió a buscar interesados por esta compañía y por el resto de las empresas en las que participa como las centrales térmicas Costanera y Dock Sud; la concesión de la hidroeléctrica El Chocón; líneas de transmisión y de transporte de energía eléctrica.

La idea inicial es ofrecer estos activos en bloque para poder sumar fondos que permitan solventar su plan de acción 2023-2025 en el resto de los países donde opera y reducir su nivel de endeudamiento neto, al que las operaciones de la Argentina vienen colaborando de manera importante.

El grupo italiano Enel, dueño de Edesur, le puso
El grupo italiano Enel, dueño de Edesur, le puso "cartel de venta" a la distribuidora a fines del año pasado

El plan B sería la venta segmentada, teniendo en cuenta que debe obtener alrededor de 21.000 millones de euros con su plan de salida no sólo de la Argentina sino también de Perú, asi como finalizar la venta de los activos de transmisión en Chile, de las redes de distribución en Goiás (Brasi), la operación de Gridspertise.

En ambos casos, se espera que sean empresarios locales los que muestren mayor interés por las empresas que Enel deja en el país, teniendo en cuenta que los inversores extranjeros prefieren mantenerse alejados de los negocios locales por la falta de estabilidad en las reglas de juego que viene mostrando el gobierno kirchnerista.

Temas relacionados