iProfesional

Trastienda energética: la salida forzosa de ENEL en etapas y la posible intervención "soft" de Edesur

El Gobierno se mueve entre la ofensiva de pinzas dentro de Economía contra Edesur y el amague de estatización. Malestar en las calles y en la política
Por Claudio Mardones
16/02/2023 - 09:49hs
Trastienda energética: la salida forzosa de ENEL en etapas y la posible intervención "soft" de Edesur

La multiplicación de los cortes de luz desde el viernes recalentaron la maltrecha relación entre el Gobierno y la distribuidora Edesur, cuyo 75% pertenece a la italiana ENEL. La firma ya anticipó el año pasado que quiere desprenderse de sus inversiones en América y especialmente en Argentina. Desde que se conoció la decisión la preocupación del Ejecutivo se concentró en este verano. La caída masiva del suministro en distintas zonas de la Capital y el conurbano bonaerense volvió a desnudar la débil capacidad de mantenimiento de la firma. También calentó los ánimos y anticipó que la despedida de ENEL sería forzosa y en etapas. 

Desde que Sergio Massa juró al frente del Ministerio de Economía, hace seis meses y 10 días, se encargó de controlar todas las áreas vinculadas a la energía. En la secretaría, que en realidad tiene la importancia de un ministerio, puso a Flavia Royón, con una destacada experiencia en el gobierno salteño en la misma función. El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) no quedó afuera de la influencia del Frente Renovador. 

Massa impulsó al dirigente Walter Martello, un político que comenzó con Elisa Carrió y ahora reviste en el massismo. Hasta el año pasado fue Defensor Adjunto del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires y viene denunciando a las dos grandes distribuidoras eléctricas del conurbano. En el caso específico de Edesur ha sido, durante años, el receptor de todo tipo de denuncias por incumplimiento de los contratos. 

Bajo la misma órbita de Massa está Royón. Es la misma funcionaria que, como contó iProfesional, firmó el último día hábil de 2022 el plan de pagos entre Edenor y Edesur, con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (CAMMESA). Les permitió refinanciar una deuda de 200.000 millones de pesos en 96 cuotas con tasa negativa a ocho años y luego le permitió a las dos firmas compensar ese monto con un aumento adicional en las tarifas para financiarla. 

Castigar a Edesur y revertir la crisis, los objetivos del Gobierno

Entre esos dos jugadores energéticos del massismo se dirime la discusión sobre cómo castigar a Edesur por los cortes y, a la vez, revertir lo más rápido posible la crisis de cortes que desembocaron en cortes de autopistas y calles por parte de los vecinos sin luz, que llegaron a ser reprimidos por la Policía de la Ciudad. 

Para Martello la clave pasa por realizar una intervención o estatizarla. "No se puede continuar con un servicio de esta calidad. Tiene un servicio monopólico otorgado hace ya 30 años y que a lo largo de la mayor parte de su trayectoria mostró un alto nivel de ineficiencia y de insatisfacción respecto a los usuarios que les debe garantizar un derecho esencial como es el derecho al acceso a la electricidad", le dijo este martes al medio lomense Política del Sur.  La frase revela uno de los argumentos que escucha Massa desde hace seis meses. Todavía faltaba medio día para que se conocieran las primeras medidas de Energía contra Edesur y el planteo más fuerte era la intervención de la empresa pero sin afectar el capital de la firma italiana en retirada. 

El Gobierno se mueve entre la ofensiva de pinzas dentro de Economía contra Edesur y el amague de estatización.
El Gobierno se mueve entre la ofensiva de pinzas dentro de Economía contra Edesur y el amague de estatización.

Martello llegó a anticipar cómo sería esa medida. "Creo que por estos días va a anunciar qué bancos va a operar dicha venta y la posibilidad existente es que la compre el Estado. Eso no implica que vamos a dejar de hacer nuestro trabajo: evaluar la calidad del servicio", señaló Urbe FM 97.3. Luego defendió el modelo de intervención "soft". "En el mundo hay muchos modelos que actúan de esa manera, en Brasil, por ejemplo, es una empresa privada pero el 45 por ciento de sus acciones está en manos del Estado. Acá nos asustamos con esos modelos pero en muchos países tiene participación, sobre todo las empresas de servicios públicos que deben garantizar derechos básicos, en este caso el derecho a la electricidad", completó. 

En esas declaraciones está el objetivo de máxima que analizaron Massa y el presidente Alberto Fernández durante la mañana de este miércoles. Luego hubo una serie de reuniones en Energía y en Economía durante toda la tarde y en la noche finalmente se conocieron las primeras medidas. 

Multa para Edesur

Hacienda resolvió imponer a Edesur una multa de 1.000 millones de pesos. Además le ordenó que devuelva "a los usuarios que hayan sido víctimas de cortes superiores al promedio establecido en el contrato de la totalidad de la factura del último mes". También habilitó "un ámbito de reclamo por daños a electrodomésticos domiciliarios" e instruyó la realización de "una veeduría con auditoría a la que convocaremos a la Universidad de Buenos Aires (UBA) para revisar el valor de activo regulatorio, cumplimiento del régimen de inversiones, cumplimiento de los tiempos de respuesta a los usuarios y calidad en el servicio de transmisión de toda el área de Edesur". 

El resultado de "la veeduría con autoría" podría desembocar en la intervención de la concesión, aunque la medida hasta ahora no ha pasado de los papeles que Massa y Fernández escrutaron en la Casa Rosada. Los planteos de una intervención del Estado resonaron con fuerza mientras la bronca salía de los barrios sin luz, pero por ahora quedaron en el castigo con multa y la revisión de todo. 

Del otro lado del muro que en los 90 dibujó Roberto Dromi para privatizar la estatal SEGBA en dos sectores está Edenor, propiedad de Daniel Vila, José Luis Manzano y Mauricio Filiberti, los tres compradores de la firma que controlaba Marcelo Mindlin y los tres amigos de Massa en el negocio eléctrico. Ante ese vínculo, Martello funciona como un pararayos para el jefe del Palacio de Hacienda y para Royón. Por ahora sólo EDESUR está en el ojo de la tormenta, pero un paso en falso de EDENOR en el suministro durante este verano caliente podría ponerlos en el mismo lodo, pero lejos de un amague de intervención estatal. 

Martello no está sólo en su prédica de meterse en Edesur. Expresa el planteo de distintos intendentes del conurbano bonaerense de todo pelaje político. El intendente de Lomas de Zamora en uso de licencia, Martín Insaurralde, recordó en estos días de cortes que hace tres años que reclama la estatización del servicio, pero con la intervención de los municipios del Área Metropolitana en la gestión. La idea del actual jefe de Gabinete de Axel Kicillof es compartida por casi todos los intendentes del panperonismo. En Juntos por el Cambio también hay mucha bronca acumulada. Por ejemplo, el macrista Néstor Grindetti, intendente de Lanús, lleva años presentando denuncias judiciales contra la firma. Los jefes comunales radicales y del PRO que padecen las inclemencias del servicio también mascullan los mismos reclamos. 

Martín Insaurralde, recordó en estos días de cortes que hace tres años que reclama la estatización del servicio, pero con la intervención de los municipios del Área Metropolitana
Martín Insaurralde recordó que hace tres años que reclama la estatización del servicio con la intervención de los municipios del AMBA

La intervención a Edesur sigue latente

Según dijo a iProfesional una fuente del Gobierno vinculada con la cuestión energética, con el nivel de malestar que hay en la población y en la política con los cortes de luz, la opción de la intervención de Edesur no ha sido descartada, pero si sucede no será intempestiva, ni un amague pianta votos para comprarse un problema. Nada sería peor que anunciar una medida de alto impacto y que el servicio siga siendo tan malo como ahora. Las consecuencias podrían ser impensadas en pleno año electoral, donde la discusión sobre los aumentos tarifarios viene siendo una tormenta contenida que se alimenta por la reducción de los subsidios y el incremento de la inflación. 

Una parte de la ofensiva que plantea Martello se aplicará ahora. "El esquema considera que personal técnico del ENRE controlará in situ el despacho de cuadrillas, el personal disponible y el equipamiento técnico necesario para la atención de las tareas de reposición del suministro conforme las pautas que establece el contrato de concesión", detalló el titular del ENRE, que conoce las fallas y falencias del área de mantenimiento de la empresa que ENEL quiere vender. 

Edesur tuvo que activar un plan de comunicación para afrontar la crisis. Publicó una solicitada en distintos medios donde argumentó que "febrero se presentó como el más caluroso de los últimos 60 años", y detalló que "el pasado viernes 10, a las 13.45, Edesur registró un récord histórico de demanda de energía de 4.181 megavatios (MW)". "A las 13.54 el operador del sistema de alta tensión del Gran Buenos Aires (Sacme) pidió a Edesur realizar cortes a clientes, tras informar que la generación de energía para la zona sur del conurbano bonaerense resultaba insuficiente". 

El ENRE se encargó de corregirlos y rebatir los datos. "El Grupo Enel cuenta con más de 1.500 MW fuera de servicio por indisponibilidades no programadas en el área GBA entre las que se encuentran Central Costanera y Central Dock Sud", recordó el organismo para remarcar las falencias que afronta la empresa. 

La palabra de ENEL

La empresa eléctrica no eludió ese punto, pero lo comunicó a su manera. "Respecto del insuficiente aporte de generación, es importante destacar que una de las generadoras de energía de la zona sur es Central Dock Sud, empresa que administra Enel junto con otros accionistas, y que tiene un ciclo combinado de casi 800 MW (3.2 veces la energía faltante el viernes)".

El problema es que "en esta planta se realizan trabajos de modernización que demandan una inversión superior a los 110 millones de dólares. Esto permitirá adicionar al sistema casi 90 MW de potencia, mayor eficiencia y mejoras significativas a nivel medioambiental". 

El ENRE se encargó de corregirlos y rebatir los datos.
El ENRE informó que "el Grupo Enel cuenta con más de 1.500 MW fuera de servicio por indisponibilidades no programadas"

En el comunicado aseguran que los trabajos están "ahora en su fase final" y "contará con generación de avanzada en las próximas semanas". 

No hablaron de fecha, aunque saben que los tiempos se les están acortando, al calor de un verano atípico que suena a despedida para ENEL. 

Temas relacionados