Nada es gratis con los chinos: qué negocios cede el Gobierno por un "puñado" de dólares para las reservas

La visita de Massa redundó en fondos para las represas patagónicas y el gasoducto Néstor Kichner. El interés chino y la agenda estratégica pendiente
31/05/2023 - 13:00hs
Nada es gratis con los chinos: qué negocios cede el Gobierno por un "puñado" de dólares para las reservas

La búsqueda de fondos frescos que está llevando a cabo Sergio Massa, actual ministro de Economía, en China reaviva las posibilidades de negocios estratégicos para las empresas de ese país. Tan sólo en su primera jornada en suelo chino, el funcionario y su comitiva ya acordaron la continuidad del flujo para la concreción de las represas en Santa Cruz, financiamiento extra para el gasoducto Néstor Kirchner y hasta el ingreso de firmas de esa nación en el mercado de la distribución eléctrica. Litio, generación de energía renovable y alimentos están en la agenda de los nuevos acuerdos por abrochar. El interrogante es qué ocurrirá con el 5G, la hidrovía y los potenciales pactos militares entre ambos países.

En su día inicial en China, Massa avanzó con un nuevo acuerdo para hacerse con algo más de 520 millones de dólares la firma Ghezouba para la finalización de las hidroeléctricas en la Patagonia. De esa forma, el Gobierno termina completando los 1.000 millones de dólares que China había prometido otorgar para la conclusión de esa obra.

"Junto a Máximo Kirchner, Flavia Royón y Agustín Gerez, nos reunimos en Shanghái con directivos del China Gezhouba Group y su presidente, Liu Huailiang, con quienes concretamos el financiamiento de represas del Río Santa Cruz por más de 1.000 millones de dólares", afirmó el ministro en su espacio en la red social Twitter.

Los dólares comprometidos ahora se suman a otros 500 millones anunciados en abril de este año. Según pudo saber iProfesional de fuentes cercanas a Economía, China haría efectiva la transferencia de ese monto antes del próximo 15 de junio.

Gasoducto Néstor Kirchner

Siempre con la mira puesta en intervenir en la mayor cantidad de proyectos de infraestructura posibles, esto con vistas a garantizarse bienes y materias primas que considera estratégicas, China también dio señales de querer participar del financiamiento de parte del gasoducto Néstor Kirchner.

Así lo reconoció la misma Flavia Royón, al frente de la Secretaría de Energía de la Nación, quien declaró que directivos de la compañía PowerChina "se mostraron interesados en financiar el segundo tramo del gasoducto, hay un financiamiento comprometido por 1.900 millones de dólares".

El segmento energético sigue estando entre los focos de negocios de China
El segmento energético sigue estando entre los focos de negocios de China.

Sin embargo, el Gobierno pretende que la firma en cuestión participe de la licitación que se abrirá en agosto para la realización de las obras correspondientes a ese tramo. En China ese requisito generó cierto malestar entre algunos directivos de la empresa, que sólo acercarían los fondos mencionados si se garantiza cierta "prioridad" a la injerencia de PowerChina.

A la par de este interés, Royón informó también vía Twitter que la potencia oriental apunta a profundizar su desembarco en la generación de energía renovables.

"En el encuentro (con PowerChina) tratamos también otros proyectos relevantes como la ampliación de la planta solar Caucharí, en Jujuy, y del Parque Arauco, un proyecto solar y eólico en La Rioja. Ambos proyectos son una prioridad de cara a la Transición Energética de Argentina", afirmó.

China, AySA y la alta tensión

Royón también hizo alusión a otro acuerdo cerrado con China en las últimas horas y que guarda relación directa con la distribución de energía.

"Avanzamos junto a State Grid en el proyecto de AMBA 1, que permitirá mejorar la calidad del servicio eléctrico para 8 millones de usuarios. La obra implica la construcción de 620 kms. de líneas de alta tensión, una nueva ET y la readecuación de otras cinco estaciones", tuiteó la funcionaria.

En concreto, State Grid desembolsará un anticipo de 330 millones de dólares –se habla de un financiamiento total de 1.000 millones en moneda estadounidense– para el desarrollo de líneas de alta tensión en Capital Federal y el conurbano bonaerense. De esta forma, otra empresa china tomará posición en un ámbito hasta ahora inédito dentro de la estrategia de negocios que vienen aplicando las firmas de ese país en la Argentina.

AySA recibirá financiamiento chino para ampliar su infraestructura.
AySA recibirá financiamiento chino para ampliar su infraestructura.

Por su parte, la estatal de agua AySA, que conduce Malena Galmarini, recibirá 70 millones de dólares para el desarrollo de plantas depuradoras y de tratamiento cloacal.

El interés por el litio

A la par de estos movimientos, Massa cerró una reunión con directivos de la empresa Tibet Summit Resources, una minera con varios proyectos de explotación del litio en el norte argentino y que el año pasado anunció inversiones en la provincia de Salta por más de 1.700 millones de dólares.

En la reunión con las autoridades de Tibet Summit se repasaron los detalles de dos proyectos de producción de litio que la minera china anunció el año pasado: el proyecto Salar Arizaro, de una superficie de 1.600 kilómetros cuadrados, y el de Salar de Diablillos, en la zona de la puna, ambos localizados en la provincia de Salta.

Este miércoles, el ministro de Economía también concretará una junta con la minera Ganfeng Lithium, que también tiene en carpeta proyectos de ese tipo en Salta, y con Tsingshan Holding Group, una empresa dedicada a la extracción de níquel.

China busca que Argentina multiplique su producción de minerales en general, y de litio en particular, en los próximos años a fin de acelerar su transición energética. Para ello, las compañías de ese país buscan activar nuevos proyectos de extracción de los mencionados litios y níquel, aunque también hay interés por ampliar la explotación de hierro para la industria del gigante asiático.

Aviones, central nuclear, 5G e hidrovía: los temas pendientes

En la vereda de enfrente de los acuerdos rubricados en las últimas horas se encuentra un listado de "pendientes" que hasta el momento no ha exhibido grandes avances.

China busca vender equipamiento militar a la Argentina.
China busca vender equipamiento militar al Ejército y la Fuerza Aérea.

Uno de ellos corresponde a los intentos de China por vender una flota de aviones de combate JF-17 Thunder para la Fuerza Aérea y un lote de vehículos blindados 8x8 destinados al aparato del Ejército Argentino.

Además de prometer un cómodo "plan de pagos", la potencia propone una alianza estratégica en términos de tecnología militar que preocupa a los Estados Unidos. Este último actor es quien más viene tallando en términos de lobby para frenar esta potencial transferencia de armas.

Estados Unidos también expresó su malestar ante la posibilidad de que Argentina opte por el 5G que propone Huawei y desde los tiempos de Cristina Fernández al frente del Ejecutivo explicitó su rechazo a la central nuclear china que se pretende construir en el país.

Es ese "tire y afloje" geopolítico el que mantiene la indefinición en temas que ambas potencias asumen como estratégicos para sus respectivas influencias e intereses en esta parte del continente. En dicho combo ingresa, también, el futuro de la hidrovía, aspecto sobre el cual el Estado argentino no ha dado nuevas precisiones y que China pretende dominar a partir de su interés por garantizarse alimentos y minerales.

Temas relacionados