Henry Ford, el empresario que comprobó que es posible tener mejores salarios

A 150 años de su nacimiento, el mundo entero recuerda al magnate de la industria automotríz como un innovador cuyo legado sigue vigente hasta nuestros días
Por iProfesional
01/08/2013 - 10,27hs
Henry Ford, el empresario que comprobó que es posible tener mejores salarios

El fabricante automovilístico Ford conmemoró este martes el 150 aniversario del nacimiento de su fundador, con celebraciones en todo el mundo, incluido el estado de Michigan donde el 30 de julio fue declarado, en su honor, el Día Henry Ford.

Con su innovador aporte de la cadena de montaje rodante, hizo posible la producción de su automóvil Modelo T, que apareció en 1908 y del que se llegaron a fabricar más de 15 millones de unidades.

En 1927, Ford puso en práctica otra idea empresarial que sería adoptada por sus rivales y otro sectores, la integración vertical de la producción al controlar toda la cadena, desde la extracción de mineral de hierro hasta su transformación en automóviles, lo que permitió al fabricante a reducir sus costes.

Con su espíritu creativo Ford revolucionó las fábricas de todo el mundo. Sin embargo, un aporte menos mencionado, que contrasta con la historia del capitalismo, contribuyó con el nacimiento de la clase media en Estados Unidos.

De un día para otro, duplicó los salarios de sus más de 14 mil trabajadores, hecho que se conoce como the five-dollar workday.

Más allá de las razones que motivaron el aumento es importante reconocer que Ford tuvo la determinación y contó con el capital necesario para hacerlo.

Las razones del incremento fueron diversas, entre ellas, se destacó la baja productividad generada por la alta tasa de rotación de personal dentro de la empresa.

En 1913 Ford tenía una rotación anual de 370%, lo que significó que para mantener su planta laboral tuvo que contratar a más de 50 mil empleados en el mismo año.

Según los economistas Daniel Raff y Lawrene Summers, consultados por América Economía, a un año de que el empresario duplicara los salarios, la productividad de la compañía creció entre 40% y 70% y la rotación cayó a un dígito, en un entorno donde los precios de los automóviles decrecían.

Las ganancias en rendimiento se asociaron con un alza en la moral de los trabajadores que se sintieron motivados a permanecer en la empresa y a trabajar más.

Por otro lado, el aumento en el costo de la nómina fue insignificante comparado con la disminución en las erogaciones originadas por la permanencia de los trabajadores en la empresa.

Independientemente del problema laboral que Ford enfrentaba, este masivo incremento de salarios fue posible gracias a que tenía el capital necesario para cubrirlo porque estaba generando ganancias extraordinarias, siendo su decisión discrecional y personal.

Uno de los capitalistas más famosos de la historia tomó una resolución basada en el deseo de distribuir parte del capital generado por su empresa entre sus trabajadores. Ford, con una gran visión se dio cuenta de que esta decisión le traería mayores beneficios que costos.

A diferencia del empresario común, el magnate del sector automotor no intentó minimizar el costo del trabajo, sino que encontró el punto de eficiencia de su costo laboral y fijó los salarios en una línea que contribuyó a incrementar sus ganancias.

En aquel entonces, aunque la economía norteamericana estaba en manos de la banca y de la bolsa de valores, mismas que tenían control sobre los fondos y la liquidez del sistema, no se opusieron a la estrategia de Ford.

Posiblemente, los bancos presentían que esta estrategia sería exitosa y no conduciría a Ford a la quiebra. O bien, pensaron que era mejor tener como masa de clientes a una clase media y no a gente viviendo apenas con lo indispensable.

Muchos años atrás, el economista John Stuart Mill formuló una teoría de fijación de los salarios. Un postulado simplista que argumenta que el nivel de los salarios depende del capital o fondo acumulado en un periodo de tiempo para un cierto número de trabajadores.

Este axioma sigue vigente hasta nuestros días y se ejemplifica muy fácilmente: si el empresariodividiera las ganancias generadas por la empresa en partes iguales entre sus trabajadores, estos serian igual de acaudalados que él en cierto periodo de tiempo.

En otras palabras, cuando existen ganancias en la compañía que aumentan el capital del empresario, es su decisión aumentar o no los salarios.

Excluyendo a los microemprendedores, cuyo proceso de acumulación es distinto, es un hecho es que en el mundo hay cientos de miles de empresas que tienen la posibilidad de realizar la hazaña de Ford y duplicar sus salarios.

La distribución de ganancias, sello de liderazgo

En una primera instancia, los sueldos se fijan de acuerdo con la capacidad del empresario para pagar y en un segundo momento, dependen de la decisión de redistribuir los ingresos del capital entre los trabajadores, cuando las hay.

Ford quería y podía duplicar el salario de miles empleados de un día para otro.

En economía, el caso de este empresario es un proceso conocido como distribución de rentas y ha sido poco estudiado, posiblemente por la falta de casos.

Este fenómeno sucede generalmente de forma unilateral y pocas veces es producto de un pacto entre empresarios y trabajadores.

La distribución de rentas no está regulada por ninguna ley o institución y ningún sindicato en el mundo puede realmente influenciar al empresario para que duplique los salarios de un día para otro. Ello depende enteramente del dueño de la firma y de cuánto esté dispuesto a ceder de sus ingresos.

La realidad es que a lo largo de la historia, la práctica dominante fue la de minimizar el costo del trabajo y en paralelo, maximizar las ganancias del capital.

Los sueldos se han mantenido estancados con el argumento de que los costos de produccióndeben permanecer bajos, para evitar transferir los incrementos hacia los precios finales.

Además de la falta de lógica de este modelo para una economía de consumo, el problema es que generó círculos de desigualdad y pobreza, además de oligopolios, que benefician solo a algunos jugadores mientras que la mayoría de la población ve sus ingresos deteriorándose a través del tiempo.

En el mundo existen millones de personas percibiendo sueldos mínimos que no cubren sus necesidades básicas. Basta con ver las condiciones laborales y los sueldos de los trabajadores informales de Mumbai, India, un ejemplo lamentablemente muy ilustrativo.

El mundo actual de los salarios es ilógico para una economía de consumo, debido a las ineficiencias, contradicciones y desigualdades que se encuentran a través de países, industrias y empresas.

Todo parece indicar que el objetivo del modelo es que el trabajador apenas subsista y que gaste todo su ingreso corriente en productos y servicios producidos por él mismo. Es preciso dejar de ver al trabajo como un costo más para la empresa y reconocer que el empresario genera riqueza y crece gracias al trabajo.

Y por su parte, el trabajador encuentra en la empresa un medio para generar valor a través de sus capacidades. Si la balanza está a favor de uno de ellos, es difícil crecer y generar competencia en la economía y ampliar a las clases medias. Si al menos existieran mil casos como el de Ford en la actualidad, el mundo ya no sería igual.

A 150 años de su nacimiento, su legado de innovación sigue intacto. Así lo afirmó su tataranieto Bill Ford, presidente ejecutivo de la empresa, en un comunicado consignado por Eleconomista.es, en el que expresó que lo establecido por Henry "sigue inspirando nuestro compromiso a una empresa más sólida, productos excepcionales y un mundo mejor".

Temas relacionados