Marzo negro para las automotrices: marcas sufren derrumbes en las ventas de más del 90 por ciento

Marzo negro para las automotrices: marcas sufren derrumbes en las ventas de más del 90 por ciento
Excepto Toyota, que se mostró estable, ninguna compañía muestra números positivos en lo que va del mes. La baja del mercado llega al 40%
Por Federico Mc Dougall
27.03.2014 07.00hs Economía

Luego de un primer bimestre flojo en cuanto a ventas, pero no crítico, con una caída cercana al 4% en comparación con el mismo período de 2013, marzo está mostrando la peor cara de la crisis para la industria automotriz.

Según datos preliminares de la Asociación de Concesionarios de la Argentina (ACARA), al 21 de marzo, los patentamientos de autos acumulaban un derrumbe sin precedentes de casi 41% en relación con igual mes del año pasado.

Faltando contabilizar aún 10 días, muchas compañías están viendo cómo se pulverizan sus ventas a ritmo acelerado.

Según Ruben Beato, de ACARA, no se espera una recuperación hacia los últimos días del mes, como sí sucedió en enero y febrero.

El dato clave es que la crisis que atraviesa el sector, ya prácticamente no reconoce entre marcas generalistas o de alta gama.

De hecho, según los datos adelantados por ACARA y consignados por el sitio Autoblog, todas las compañías experimentaron caídas en lo que va de marzo. La única excepción es Toyota, que no creció pero al menos igualó las cifras de ventas acumuladas a la misma fecha de 2013.

La peor parte, en tanto, la están sufriendo las marcas premium, por el efecto combinado de la devaluación -que en enero disparó los precios en pesos- y el impuestazo, que repercutió en un salto de los valores al público de hasta el 100% en el caso de los modelos que tributan la alícuota mayor.

Así las cosas, Audi, BMW y Subaru se ubican al tope del ranking de caídas, todas con desplomes del 93% (ver infografía).

En el caso de la marca de los anillos, el impacto del impuesto y la disparada del tipo de cambio salta a la luz: mientras que al 21 de marzo de 2013 llevaba vendidas más de 500 unidades, actualmente apenas llega a los 34 0Km comercializados. 

BMW también fue otra de las grandes perjudicadas: de los 262 vehículos que logró patentar el año pasado, ahora no llega a los 20 autos.

Para agravar el panorama de la compañía alemana, la otra marca que forma parte del grupo, Mini, también sufrió un derrumbe crítico: sólo se vendieron 5 unidades en lo que va de marzo.

Según Beato, "las automotrices de alta gama patentaron, como mucho, 80 unidades en total, y la mayoría de las operaciones responde a que se trataba autos que estaban en el concesionario desde antes del impuesto y las agencias los vendieron a precio viejo". 

Sin embargo, tal como se mencionó anteriormente, este panorama desalentador también pegó entre las llamadas generalistas: Chery, que posee uno de los vehículos más económicos del mercado interno (el QQ), está sufriendo un desplome del orden del 74%, con apenas 150 unidades vendidas.

Chevrolet (-64%), Honda (-57%), Volkswagen (-47%) y Citroën (-44%), son otras de las compañías que figuran entre las más golpeadas.

Así las cosas, el mes cierra como el peor de los últimos años para la industria, con una disminución importante en marcas masivas, lo que es aún más preocupante.

"La peor noticia es que los autos generalistas son los que también se derrumban", recalcó Beato.

Las causas del derrumbeGonzalo Dalmasso, economista de la consultora Abeceb destacó que "en estos últimos meses, el sector automotriz ha sido el blanco de una serie de medidas orientadas a racionar el mercado y a reducir la demanda de divisas". 

En este contexto, recordó que primero se llevó a cabo la medida de incrementar a tasas muy elevadas el impuesto a los automóviles de alta gama. Y, posteriormente, para asegurarse el ahorro de divisas en el primer trimestre, el Gobierno aplicó una cuota de importaciones a las automotrices del 20% de reducción interanual en promedio, llegando en algunos casos al 27,5%.

Sin embargo, fue la crisis cambiaria, que finalmente derivó en una abrupta devaluación de la moneda, la que terminó disparando los valores de los vehículos.

Entre los importados, las subas registradas desde principios de enero a la fecha van del 70% a más del 100%. En tanto que, entre los vehículos masivos, las alzas ya superan el 35%, tal como se puede observar en la siguiente infografía:

Este fuerte salto de los precios llevó a que se dificultara considerablemente el acceso a un 0Km.

No es para menos: en la actualidad, para comprar un vehículo de gama media, un empleado registrado necesita 19 sueldos, mientras que en diciembre del 2013 requería sólo 15.

"La mejora del poder adquisitivo del salario en vehículos venía impulsando las ventas en los últimos años pero en 2014 vemos que va a sufrir el primer retroceso de la década", señaló al matutino Soledad Pérez Duhalde, economista de la Abeceb.

Quejas de los empresarios

A la hora de referirse al polémico impuesto a los bienes suntuarios, Ernesto Cavicchioli, vicepresidente de Hyundai Motor Argentina alertó que el mismo "encarece artificialmente toda una gama de productos cuyo rol es la complementación de la producción local, debido a que este tipo de vehículos no se fabrica en el país, perjudicando al mercado y, sobre todo, a su eslabón más débil que son los consumidores".

El directivo agregó que "no se trata de un impuesto al lujo, como fue incorrectamente denominado, sino de un impuesto adicional a los consumidores que provoca distorsiones dañinas en el complejo, rico y frágil ecosistema de productos y versiones en el que cada marca y modelo cumple un rol específico".

"Uno de los daños colaterales esperables por un impuesto de una magnitud tan grande es el aumento de precios de los modelos no afectados, debido a que no tienen presión competitiva por parte de los que sí han sido gravados por dicho impuesto", completó Cavicchioli.

En este contexto, no sólo el impuestazo y la suba de precios complican al sector.

Para Dalmasso, "un mercado laboral estancado y con salarios que evolucionarán por debajo del valor de los vehículos, tasas de interés que acabarán racionando el acceso al crédito y el adelantamiento de consumo que hubo durante 2013, se conjugarán para reducir los niveles de ventas".

El encarecimiento del financiamiento no es un tema menor: según el directivo de ACARA, "en 2013 la mitad de los autos se vendieron con crédito", algo que será difícil que se repite dado que "ahora las tasas subieron al 40%".

Frente a este panorama, desde Abeceb señalan que este año el mercado podría cerrar con una caída general de patentamientos de entre el 20% y el 25%. Sin embargo, en ACARA las proyecciones son más pesimistas, dado que prevén un piso de ventas de 600.000 unidades frente a las 950.000 del año pasado, lo que implicaría un derrumbe cercano al 40%. 

Frente a este panorama, directivos de ADEFA -entidad que nuclea a las terminales- y de CIDOA -que reúne a las marcas importadas- vienen realizando intensas gestiones para que el Gobierno limite el alcance del impuestazo.

Sin embargo, hasta ahora los resultados fueron nulos: desde el Ministerio de Economía les respondieron a los representantes de las automotrices que cualquier revisión del tributo estará sujeta a que, previamente, retrotraigan las alzas de precios a los niveles vigentes en el arranque del año.

Incluso, el ministro Axel Kicillof negó que el derrumbe en el nivel de ventas responda a la aplicación del impuesto, al tiempo que atribuyó la caída a la fuerte suba de precios con las que avanzaron las automotrices.

"Si suben los precios 35% no esperen que crezcan las ventas", había advertido el funcionario a las terminales, para luego asegurarles que el impuesto a los autos de alta gama "sólo afecta al 4% de los vehículos" de producción nacional.

Temas relacionados
Economía en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Lo más leído