Paro automotriz: "Pignanelli pide que nos desalojen arriesgando la vida de los trabajadores"

El delegado de Gestamp Damián Calci repudió al titular del gremio Smata por publicar una solicitada en contra del reclamo de los obreros de la autopartista
Por iProfesional
30/05/2014 - 15,43hs
Paro automotriz: "Pignanelli pide que nos desalojen arriesgando la vida de los trabajadores"

El delegado de los trabajadores de Gestamp Damián Calci repudió este viernes la postura adoptada por el sindicato metalmecánico Smata, que salió a criticar en una solicitada la toma llevada adelante por los obreros de la autopartista, en reclamo de la reincorporación de 69 despedidos.

Los trabajadores de la fabricante de chasis, carrocerías y estampados llevan tres días dentro de las instalaciones y este viernes por la tare convocaron a un acto a las 17, en la puerta de la fábrica en la ruta 9, a la altura de Escobar.

En estos momentos, la planta es ocupada por un centenar de efectivos de infantería que la empresa luego de que despidiera al 15% de su personal, mientras que unos 200 gendarmes custodian los accesos desde el exterior, en un fuerte operativo de seguridad.

La medida de fuerza provocó una parálisis en tres terminales automotrices por la falta de insumos y motivó que este viernes Smata se pronunciara públicamente al respecto por primera vez, con fuertes críticas a los huelguistas de la firma autopartista.

En respuesta, Calci señaló que el gremio liderado por Ricardo Pignanelli y aliado a la Casa Rosada "pide la represión y el desalojo" de los 9 operarios despedidos, que en estos momentos se encuentran trepados en el puente grúa de la fábrica, en defensa de las fuentes de trabajo.

"Pignanelli y el Smata están con la empresa y el gobierno, en vez de apoyarnos a los que venimos defendiendo los puestos de trabajo en una industria como la automotriz que después de años de ganancias extraordinarias ahora suspende, despide e intentar rebajar salarios", señaló el delegado.

Así se refirió a la solicitada publicada este viernes en medios nacionales y en el sitio oficial del Smata, con la firma de varias comisiones internas, que cuestiona la falta de "representación" de los manifestantes y pide que "pongan un viso de racionalidad y justicia a esta situación".

Calci remarcó que "la actitud irresponsable de la conducción del sindicato pone en riesgo la vida de los compañeros que tuvieron que tomar esta medida extrema, después de que a los trabajadores no nos escuchara ni la empresa, ni el propio sindicato, ni los ministerios de Trabajo tanto de Nación como de Provincia".

Por ello, exigió al Smata que "apoye a los trabajadores que como en Gestamp y Lear defendemos los puestos de trabajo".

En tanto, los legisladores del Frente de Izquierda (FIT) también rechazaron la solicitada del Smata por considerarla "propatronal" y "macartista".

"Como en la dictadura, directiva del SMATA pide represión contra sus propios afiliados y la izquierda", denunciaron los diputados de izquierda, en referencia a la carta publicada por el gremio, que fue elaborada el jueves por la tarde durante una reunión de su cúpula en la sede del sindicato.

En un comunicado, el FIT cuestionó a la conducción gremial por publicar "una costosísima solicitada en la que increíblemente no exigen la inmediata reincorporación de los sesenta y nueve despedidos de la empresa Gestamp ni el cese de las más de quince mil suspensiones".

"Por el contrario, es un llamado abierto a que se utilice la represión estatal o a habilitar la violencia de las patotas para derrotar a sus afiliados que hoy luchan por sus derechos más elementales, como lo hacen los compañeros de la multinacional española Gestamp", señala la gacetilla firmada por el diputado nacional Nicolas del Caño y su par por la provincia de Buenos Aires, Christian Castillo.

Los legisladores se mostraron sorprendidos además porque la solicitada "en vez de hacer blanco en las patronales -la mayoría extranjeras-, nos imputa a los legisladores de la izquierda la responsabilidad de la parálisis de algunas terminales automotrices, obviando que este fue uno de los sectores empresariales que durante toda la década "la hizo en pala", como más de una vez afirmó la presidenta Cristina Fernández, y hoy, una vez más, aspira a que sean los trabajadores los que paguen con sus empleos una baja de sus ventas".

Asimismo, remarcaron que la solicitada fue publicada a pocas semanas del inicio de un juicio contra tres directivos de la Ford acusados de haber facilitado datos para el secuestro de 24 obreros de la automotriz en 1976 y permitido que los represores montaran un centro clandestino de detención dentro de la fábrica, en la localidad bonaerense de Pacheco.

"No nos extraña. En 2003 el histórico secretario general del Smata, José Rodríguez, fue expulsado de su puesto de vicepresidente en el Comité Ejecutivo de la Federación Internacional de los Trabajadores Metalúrgicos (Fitim) en Ginebra acusado de haber participado en la represión contra trabajadores en la Mercedes Benz argentina durante los años 70", sostuvieron.

Desde el Frente de Izquierda recordaron que, antes de la dictadura y en tiempos de la Triple A, el fallecido ex titular del Smata "denunció en una carta al entonces ministro de Justicia a la comisión interna independiente de la planta "prohijada por la subversión" y al paro de cuatro mil obreros como "típico acto de la guerrilla de la fábrica"".

"Según documentos del archivo de la Fitim, Rodríguez y el entonces ministro de Trabajo, Carlos Ruckauf, pidieron el despido de más de ciento quince obreros de la Mercedes Benz, entre ellos quince trabajadores que después del golpe militar fueron secuestrados y desaparecieron", denunciaron.

Temas relacionados