Tras ratificar despidos, Gestamp agradeció a Cristina, Scioli y Smata por defender "paz social"

La multinacional elogió el "esfuerzo" de las autoridades, las fuerzas de seguridad y Smata durante el conflicto por la cesantía de 67 trabajadores
Por iProfesional
04/06/2014 - 18,50hs
Tras ratificar despidos, Gestamp agradeció a Cristina, Scioli y Smata por defender "paz social"

El presidente de Gestamp Mercosur, Manuel López Grandela, manifestó este miércoles su agradecimiento hacia las máximas autoridades nacionales y de la provincia de Buenos Aires, las fuerzas de seguridad y el gremio metalmecánico por resolver el conflicto que mantuvo paralizada la planta durante una semana, luego de que la empresa despidiera a 67 trabajadores.

A través de un comunicado, la autopartista de capitales españoles elogió a las carteras de Industria, Producción, Trabajo y Seguridad de Nación y Provincia por "su esfuerzo para encauzar de modo pacífico un conflicto que, de manera irresponsable, afectó no sólo a la compañía sino también a gran parte de la industria automotriz, provocando pérdidas millonarias para el país y poniendo en riesgo los empleos de miles de trabajadores".

La compañía retomó la producción recién este martes, aunque al día de hoy no permite el ingreso de los operarios despedidos.

En una medida sorpresiva, el Gobierno de Daniel Scioli dio marcha atrás y el martes por la noche revocó la conciliación obligatoria que había dictado el fin de semana pasado y que obligaba a la empresa a reincorporar a los cesanteados.

La medida fue tomada luego de las fuertes presiones que recibió la Provincia por parte del Ejecutivo nacional, el gremio Smata y la propia empresa, que el lunes mantuvo suspendida la producción, pese a la vigencia de la conciliación.

Por otra parte, la firma saludó el accionar de las fuerzas de seguridad por "garantizar las condiciones de integridad física, así como las instalaciones de la empresa" durante el conflicto.

Desde mediados de mayo un centenar de efectivos de infantería ocuparon la planta y, luego una vez que la misma fue tomada, se sumaron cerca de 200 gendarmes que rodearon los accesos desde el exterior, en un operativo que fue calificado por los trabajadores como una "militarización" del lugar de trabajo.

López Grandela señaló que "a través de ese esfuerzo compartido lograron evitarse situaciones no deseadas por parte de sectores que creen que la extorsión y el vandalismo pueden ser métodos de reclamo válidos o vías de expresión de sus ideas políticas, avasallando los derechos de sus compañeros y de las propias fuentes de trabajo".

El titular de la fabricante de componentes también se mostró agradecida con los trabajadores y el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor de la República Argentina (SMATA) "por su compromiso en la defensa de los puestos de trabajo, el diálogo y la paz social".

En los últimos días, el gremio liderado por Ricardo Pignanelli mantuvo duros cruces con los trabajadores y la izquierda, a los que acusó de ser los responsables de la parálisis de la industria, y se opuso firmemente a que los despedidos sean reincorporados, llegando a reclamar a través de una solicitada a las autoridades que "pongan un viso de racionalidad" a la protesta.

En respuesta, los obreros de la autopartista aseguraron este miércoles en una carta que "el gremio quien debía protegernos, fue quien nos suspendió y luego despidió. Hasta se puso causa y ni si quiera se nos pagó la indemnización".

"La empresa y el gremio realizaron una lista negra como en la peor dictadura y suspendieron un mes, luego quisieron seguir un mes más. No se tuvieron en cuenta la Constitución Nacional y la Ley de Contrato de Trabajo de la Argentina con el Ministerio de Trabajo de cómplice", señalaron, y denunciaron que "la patota, Recursos Humanos y la policía sembraron el terror (dentro de la planta)".

En tanto, el diputado nacional del PTS en el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, hizo este miércoles una encendida denuncia al gobierno nacional por su actuación durante el conflicto en Gestamp, lo que motivó un duro cruce con varios integrantes de la bancada oficialista y una respuesta del diputado sindical del SMATA Oscar Romero, durante el informe de gestión de Jorge Capitanich.

"Usted y la ministra (Débora) Giorgi actuaron como voceros y agentes de una multinacional como Gestamp, ¡y después dicen que se enfrentan a las corporaciones!", increpó Del Caño al Jefe de Gabinete.

Temas relacionados