Una consultora exploró qué piensan las personas sobre el sexo gracias a la inteligencia artificial, prescindiendo de la compañía humana
Por iProfesional
17/10/2017 - 14,17hs

La tecnologí­a avanza a pasos agigantados y acompaña cada vez más cada momento de la vida. Incluso en la intimidad de la vida sexual, y ello genera polémica.

Desde hace unos años se produce un avance de la robofilia.

Pasó de ser una cuestión propia de ciencia ficción a convertirse en una realidad creciente, con robots cada vez más similares a la apariencia, comportamiento y movimiento humano.

Ejemplares concebidos para el esparcimiento de la gente cuya única función es la de dar placer a sus dueños y satisfacer las apetencias sexuales.

Según un popular cuestionario en Alemania, uno de cada tres hombres estarí­a interesado en tener relaciones sexuales con un robot, si fuera técnicamente posible y se sintiera real.

Por su parte, las mujeres también se muestran atraí­das por la idea, aunque en menor medida: solo una de cada cinco se imaginan alguna vez incurriendo en la experiencia.

La misma consultora, pero en Estados Unidos, realizó el idéntico sondeo entre 1.146 norteamericanos. Y los resultados reflejaron que alrededor del 24% de los varones dijeron que considerarí­an el sexo con robots si fuera posible, significativamente más que el 9% de las mujeres.

Son menos los que dicen que se atreverí­an.

Es que la gente empieza a inmiscuirse en el tema, comienza a explorar o al menos considerarla como una opción potable, de acuerdo a una encuesta de la plataforma YouGov.

¿Infidelidad?Por supuesto, la pregunta de si tener relaciones con un robot es infidelidad es una de las controversias que surgen ante esta nueva realidad.

Según la agencia, el 32% de los adultos dijo que sí­, mientras que el 33%, que no.

Profundizando la última pregunta de acuerdo a los géneros la consulta culminó con conclusiones diferentes: el 37% de los hombres cree que no es una infidelidad, en comparación con el 29% que piensa que sí­ lo es.

Por el lado de las mujeres, los número son opuestos: el 29 % no lo asocia a un engaño, mientras que el 36% sí­.

Es que "sólo el 14% de los adultos estadounidenses calificarí­a tener relaciones sexuales con un robot como relaciones sexuales, mientras que el 33% lo considerarí­a más parecido a la masturbación y el 27% de los encuestados no consideró que ninguna de las categorí­as le hiciera justicia".