NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

Primer acuerdo laboral tras los anuncios de Macri: la industria láctea flexibiliza convenio y congela paritaria

Primer acuerdo laboral tras los anuncios de Macri: la industria láctea flexibiliza convenio y congela paritaria

Se firmó el lunes luego de que el Presidente anunciara su paquete de reformas. Como adelantó iProfesional, modifica las horas extra, el presentismo y las tareas. La puja gremial y el conflicto con SanCor, detrás de la firma del nuevo convenio

31.10.2017 14.08hs Economía

Respaldado por el abrumador triunfo electoral, el presidente Mauricio Macri anunció el lunes el ambicioso plan de reformas que impulsará en esta segunda etapa de su gobierno y ese mismo dí­a se anotó un nuevo punto en su estrategia de sellar acuerdos sectoriales para flexibilizar las condiciones de trabajo.

Industriales y representantes del gremio del sector lechero firmaron un nuevo convenio laboral que, como adelantó iProfesional, incluyó la reducción de aportes sindicales y el congelamiento de las paritarias.

La rúbrica fue tras el acto en el Centro Cultura Kirchner, en el Ministerio de Trabajo, con el titular de la cartera laboral, Jorge Triaca, el de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y el de Producción, Francisco Cabrera. Del lado del sector productivo, participó el lí­der del gremio lechero Atilra, Héctor Ponce, el presidente de la Cámara de la Industria Láctea, Miguel Paulón, y el de la asociación pyme Apymel, Pablo Villano.

Los funcionarios festejaron el arreglo.

"Debemos celebrar la firma de este convenio ya que significa un verdadero logro luego de casi 30 años que no se abre la discusión de un convenio colectivo. Esto significa mayor previsibilidad y reglas claras que permitan aprovechar las oportunidades que da el mercado y proyectar a largo plazo para en todos los eslabones de la cadena", destacó Buryaile al salir de la reunión.

"Este acuerdo se logró con el trabajo coordinado con la industria, tanto con las empresas PyMEs como con las grandes, y el sindicato. Es muy importante haber logrado avanzar en un sector que estuvo paralizado y que hoy empieza a dar pasos para avanzar en conservar el empleo y multiplicar sus posibilidades de crecer. Es un paso más dentro de muchos que se están dando para que la industria argentina sea más competitiva. Creemos que en el mediano plazo será un factor de mejora en la competencia del sector", manifestó el ministro Cabrera.

Por su parte, Triaca explicó: "Es un paso importante para impulsar toda la potencialidad que tiene el sector, trabajando en conjunto con el foco puesto en producir más y mejor. Se llegó al consenso necesario para establecer las prioridades para generar más posibilidades para el sector y crear nuevos puestos de trabajo".

En este caso no será la última modificación. En los despachos oficiales ya se entusiasman con sumar luego otras cláusulas laborales que reduzcan los costos de las empresas, en particular la disminución del valor de las horas extra.

"Hací­a 30 años que no se abrí­a discusión de un convenio colectivo, eso significa que no es lo último, sino que se abre para los próximos años", festejó el subsecretario de Lecherí­a, Alejandro Sammartino, al ser consultado por iProfesional.

Los empresarios también ven el acuerdo como un primer paso para implementar futuros cambios. "Hay muchas cosas para seguir, como impuestos, costo laboral, evasión e infraestructura", sostuvo Paulón.

En el gremio, en cambio, son escépticos: creen que la productividad depende de la incorporación de tecnologí­a y que el sector seguirá endeudado. Ese es el caso de Sancor, Mastellone y miles de tamberos.

El comunicado dado a conocer por el Ministerio de la Producción de Cabrera destaca que "este anuncio se enmarca en los Consensos básicos que presentó el presidente Macri hoy ante gobernadores, empresarios y sindicalistas, entre otros, para derrotar a la pobreza y como el manifestó tenemos que comprometernos a tomar medidas que favorezcan la creación de más y mejor empleo privado y la producción".

En rigor, se trata de la renovación de un convenio que data de 1988: los petroleros de Vaca Muerta introdujeron en marzo una adenda exclusiva para el yacimiento no convencional, pero sin alterar el marco laboral de toda la actividad.

Como adelantó este medio, entre los cambios que se introdujeron en el rubro lácteo, el nuevo convenio premia la asistencia "perfecta y efectiva" con un adicional del 20% del básico, mientras que por la primera falta en el mes o llegada tarde de más de 25 minutos, el trabajador percibe el 50% el premio (antes se descontaba a partir del minuto 1); por la segunda ausencia o llegada tarde después de los 25 minutos, el 33%; y por más de dos ausencias o llegadas tardes de más de 35 minutos, pierde la totalidad del premio.

Además se crea la figura del "franquero", una modalidad de trabajo a tiempo parcial que las empresas podrán utilizar solo durante los fines de semana y feriados, para evitar el pago de las horas extra de convenio, que representan un 150% más que las horas normales.

También se extiende a seis meses el perí­odo mí­nimo para que un empleado suba de la categorí­a A a la B, y se autorizan las tareas múltiples siempre y cuando no sean una forma de disciplinamiento.

Según publicó Télam, en el encuentro se argumentó que se introduce el principio de multifuncionalidad para lograr mayor competitividad y posibilitar el desarrollo de los trabajadores.

Además, según informó el Gobierno oficialmente, las cámaras empresarias y la asociación sindical se comprometen a trabajar en la capacitación de los trabajadores para mejorar las habilidades de los trabajadores y la modernización de las tareas, acorde a la incorporación de nueva tecnologí­a. Y se asume el compromiso de modernizar las categorí­as y el escalafón, abriendo una instancia de negociación para adecuar las categorí­as, acorde a la nueva tecnologí­a y nuevos procesos industriales, indicaron.

"El objetivo es recuperar una industria argentina clave a través de la mejora de la productividad y propiciar un mayor desarrollo que permita multiplicar el empleo y después de casi 30 años se logra avanzar en una modernización del marco normativo del sector, que databa de 1988", explicaron desde la cartera de Cabrera en un comunicado.

"La industria láctea es vital para el desarrollo productivo de las provincias de Santa Fe, Córdoba, Entre Rí­os y Buenos Aires y para la salud y alimentación de toda la población argentina. Estas cuatro provincias centralizan el 96% de los establecimientos tamberos, el 96% del ganado lechero y contribuyen con el 97% de la producción láctea nacional", completaron.

Concesiones
El acuerdo es el resultado de más de 10 meses de tires y aflojes, en los que el Gobierno aprovechó la caí­da de la actividad y la baja del consumo para introducir criterios de productividad en la industria, con foco en la reestructuración de SanCor.

Así­, las autoridades se comprometieron de palabra a completar el financiamiento a la cooperativa con el desembolso de $250 millones, a cambio de que el sindicato resignara beneficios, incluidos los del convenio. 

Desde principio de año, la fabricante de lácteos atraviesa la situación más crí­tica de su historia, que implicó el cierre de 4 de sus 16 plantas, la parálisis durante un mes y un plan de retiros voluntarios que achicó su dotación en un 20%, por lo que hoy emplea a 3.600 trabajadores. La crisis derivó en fuertes cruces entre el gobierno nacional, la alianza socialista-radical que gobierna Santa Fe y el gremio, que en mayo lanzó una huelga general.

En aquella ocasión, el Presidente apuntó en un discurso contra el sindicato y su dirigencia a la que responsabilizó por hacer "inviable" la industria lechera por los supuestos sobrecostos que implicaban los aportes extra acordados con las cámaras privadas para la obra social. La tensión bajó luego con un acuerdo el 5 de mayo pasado en el que el gremio aceptó reducir las contribuciones privadas al sindicato y condonar a las pyme una deuda por ese concepto de $700 millones.

El clima de conflictividad, sin embargo, retornó en plena campaña cuando los trabajadores de la planta de General Rodrí­guez de Mastellone (La Serení­sima) recibieron el 29 de septiembre pasado a la gobernadora Marí­a Eugenia Vidal y a Mauricio Macri con carteles y pintadas, que rezaban "Vidal mala leche" y "Macri-Vidal vende patria". La movida fue impulsada por la seccional que encabeza Heber Rí­os, alineada con Unidad Ciudadana y la misma que el 3 de octubre votó en minorí­a en contra de la flexibilización de convenio y dejó al descubierto una interna con la conducción nacional.

Del lado del Ejecutivo, la intervención simultánea de tres carteras también reflejó diferencias a la hora de encarar las negociaciones con el gremio. "El Gobierno entendió que no somos patoteros ni mafiosos, sobre todo Agroindustria y Producción, mientras que Trabajo fue más duro", reconocieron desde Atilra. 

Durante las tratativas, otro punto clave fueron los salarios de convenio. El sector acordó el año pasado una suba del 40,9%, dividida en un tramo del 26,1% en octubre y otro del 13,9% en enero que terminó de pagarse en abril de este año y llevó el piso salarial bruto a $22.000. Desde entonces las paritarias quedaron congeladas, una situación que se extenderí­a hasta fin de año ya que las negociaciones comenzaran recién en noviembre.

Ahora, los tamberos de SanCor esperan que todas estas concesiones faciliten la llegada de inversiones de la neofinlandesa Fonterra.

Enterate lo último sobre startups, fintech, blockchain, innovación corporativa y criptomonedas. CLICK AQUÍ
Más sobre Economía
Te puede interesar
Zoom Recomendadas