Sin aditivos ni cámara frigorí­fica, así­ funciona la heladerí­a porteña que entró al top ten mundial
Fue fundada en 1957 por un inmigrante italiano que trajo toda la tradición del rubro desde su pueblo natal, Cadore, que le dio nombre a su negocio
Por iProfesional
09.11.2017 17.45hs Actualidad

La National Geographic elaboró un ranking de los mejores helados del mundo y, en el top ten no podí­a faltar un representante argentino. 

Más precisamente, la ciudad de Buenos Aires.

Se trata de Cadore, una heladerí­a fundada en 1957 en la avenida Corrientes, casi Rodrí­guez Peña, el mismo lugar que ocupa hoy.

"Mi tí­o Silvestre llegó desde Italia a la Argentina en 1946. Bajó del barco y se puso a despachar helado", contaba Gabriel Famá, el actual dueño del negocio, al diario Clarí­n hace 12 años.

En ese local finito y angosto se elabora el helado y no hay cámara frigorí­fica, porque todo lo que se produce en el dí­a, se vende. No tiene sucursales, aunque hay otra heladerí­a en Villa del Parque que tiene el mismo nombre.

Para elaborar el sabor que hizo famosa a Cadore, se toman el trabajo de hacer el dulce de leche en forma casera, reduciéndolo a fuego lento durante 14 horas.

Al no usar aditivos ni productos alimenticios de venta masiva, el sabor de los helados es levemente diferente en cada tanda.

Y si bien tienen los sabores tradicionales, que los habitués aman -como chocolate al cointreau, chocolate amargo, kinotos al whisky y marrón glacé-, también producen sabores nuevos, como maracuyá, limonada -con limonada, menta y jengibre- y naranja con jengibre.