Los máximos referentes se verán las caras esta tarde, para hablar de los problemas internos tras el paro durante la reforma jubilatoria
Por iProfesional
26/12/2017 - 16,02hs

En una fuerte apuesta para intentar evitar una nueva fractura de la CGT en el corto plazo y a la par sostener al triunvirato de conducción, referentes de los principales sectores internos de la central obrera mantendrán esta tarde un encuentro reservado con los exlí­deres de la central e impulsores del proceso de reunificación, Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo.

El encuentro se concretará después del creciente nivel de confrontación interna que dejó la semana pasada el paro testimonial dispuesto por la CGT contra la reforma previsional, situación que derivó en la renuncia del dirigente metalúrgico Francisco "Barba" Gutiérrez a la Secretarí­a de Interior de la entidad molesto por la actitud dialoguista de la conducción cegetista hacia el Gobierno.

Frente a ese escenario y el temor de nuevos cortocircuitos, dirigentes de los sectores de gordos e independientes decidieron apurar las negociaciones para articular una especie de red de contención que prevenga una fractura.

La responsabilidad de hacer el encuentro recayó en dos de los independientes, el sector de mejor diálogo con el Gobierno: Andrés Rodrí­guez (lí­der de los estatales, UPCN) y Gerardo Martí­nez (de la UOCRA); el tercero es José Luis Lingeri (de Obras Sanitarias).

La fecha es hoy, en un lugar que se estaba definiendo. Se trata de una suerte de "mesa chica": estarán los triunviros Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, más los independientes y los "gordos" (el mercantil Armando Cavalieri y el sanitarista Carlos West Ocampo). 

Las diferencias a limar quedaron al descubierto desde el jueves 14, cuando se levantó la sesión para tratar la reforma previsional en Diputados y alcanzó su máxima expresión el martes pasado cuando finalmente el oficialismo logró debatir y sancionar la ley que modifica la fórmula para calcular los aumentos jubilatorios. En el medio, la CGT decidió convocar a un paro de 24 horas, pero no todos los gremios se sumaron a la medida de fuerza. Los colectiveros de la UTA fue uno de los sindicatos que se rebelaron a la conducción de la central obrera.

Además, ante el resto del consejo directivo, el metalúrgico Francisco "Barba" Gutiérrez renunció como secretario de interior de la CGT después de criticar los disí­miles comportamientos sectoriales en el paro de actividades contra la reforma y el comunicado que difundió la CGT en el que cuestionaba la violencia de grupos minoritarios en la plaza del Congreso (a la que la UOM habí­a concurrido a protestar, con Caló y Gutiérrez a la cabeza) y no lo hiciera con respecto a las fuerzas de seguridad.

Al dí­a siguiente, el miércoles, la UOM avaló institucionalmente la renuncia y la salida de los metalúrgicos de la conducción en una reunión de todos sus secretarios.

"Somos más cegetistas que nunca", dijo el jueves Caló, que aunque se haya bajado del secretariado, no se irá de la CGT. "Siempre respaldamos a la conducción", apuntó sin dejar de deslizar sus crí­ticas por el comportamiento de otros dirigentes en medio del paro resuelto en la mañana de aquel lunes, en una medida sin antecedentes en el paí­s: "Cada uno se tiene que hacer cargo de sus actos. No se entendió eso de hacer un paro a las 12 del mediodí­a. Cuando se cortaba a esa hora siempre era para movilizar".

Temas relacionados