NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Management

Distrito Tecnológico: el plan de la Ciudad para que sea el número uno de América Latina

Distrito Tecnológico: el plan de la Ciudad para que sea el número uno de la región

En exclusiva para iProfesional, Juan Seco detalla cómo espera generar empleo y atraer empresas y universidades a Parque Patricios

Por Juan Seco, Director General de Distritos Económicos
19.01.2018 14.11hs Management

La Ciudad de Buenos Aires tiene hoy una oportunidad única e histórica: liderar la industria tecnológica en la región, de la mano del Distrito Tecnológico ubicado en Parque Patricios y Nueva Pompeya.

Y tiene muchas razones para lograrlo: ventajas únicas como exenciones en ingresos brutos, ABL, sellos, delineación y construcción y lí­neas de financiamiento subsidiado y el desarrollo del sur de la Ciudad gracias a la instalación de empresas TICs.

Hoy el desafí­o es lograr la interacción entre universidades, empresas y Estado, empezar a generar conocimiento y transformarse en el hub de innovación más importante de América Latina.

El Distrito Tecnológico, creado en 2008 cuenta además con una masa crí­tica de más de 290 empresas instaladas. Genera más de 13.000 puestos de trabajo y tiene tres universidades: ITBA, CAECE y USAL (estas dos últimas en etapa de construcción).

Por ejemplo, el Distrito de Innovación de Medellí­n (Colombia), emplea a una cantidad similar de personas, pero tiene 115 empresas.

Este polo en Buenos Aires cuenta con más compañí­as y menos personas porque apostamos a que las pequeñas empresas también puedan crecer en el Distrito.

Como contrapartida, el clúster de Medellí­n cuenta con una ventaja que está dada por las cuatro universidades y las 48 instituciones que trabajan con ciencia, innovación, tecnologí­a y salud.

Por eso, desde la Subsecretarí­a de Desarrollo Económico de la Ciudad estamos trabajando para atraer universidades y fortalecer el ví­nculo con más entidades, para que junto a ellos hagamos investigación y desarrollo dentro del Distrito.

Esta polí­tica pública no sólo ha generado más empleo y crecimiento para la industria TIC, sino que además ha permitido transformar a un barrio como el de Parque Patricios, que hoy es más seguro, cuenta con mejor infraestructura urbana, con más alternativas comerciales y parques renovados para disfrutar en cualquier momento del dí­a.

Actualmente, llega hasta allí­ la lí­nea H del subte y el metrobus, y se sumaron al barrio franquicias que antes no estaban -como Havanna, Freddo, Megatlón, entre otras-, que apostaron por el Distrito dado el crecimiento del mismo.

Estos logros, que incluyen una masa crí­tica muy importante, con actores de diferentes ámbitos, son hoy la plataforma sobre la cual realizar el despegue hacia nuestro principal objetivo, que es posicionar al Distrito como el hub de tecnologí­a y servicios de valor agregado más importante de América Latina.

En ese esquema jugarán un rol clave el ITBA, el CAECE y la Universidad del Salvador, las tres instituciones educativas que se mudaron a Parque Patricios y alrededor de las cuales queremos crear espacios de generación de conocimiento, innovación y emprendedorismo.

Este ecosistema se completa con la tarea del sector privado, a través de las empresas que han confiado en el Distrito en estos diez años de existencia y las que se seguirán sumando en el próximo tiempo, como Accenture, Exo, Huawei, Mercado Libre, entre muchas otras.

Actualmente, el Distrito Tecnológico está comenzando su fase de Ecosistema, habiendo pasado por etapas más primitivas como nodo -donde solo unas empresas conforman un conglomerado-, y polo, donde más jugadores se van sumando pero no tienen la masa crí­tica para cambiar la dinámica del barrio.

La etapa de Ecosistema significa que el Distrito cambió la dinámica del barrio para siempre, generando una vida alrededor de la tecnologí­a; los transeúntes o "turistas diurnos" que visitan cada dí­a las oficinas del Distrito demandan productos y servicios que no eran tí­picos del lugar y se generan nuevos emprendimientos; los proveedores visitan a las empresas y generan intercambios; y desde el Distrito Tecnológico se está exportando software y servicios de valor agregado al resto de América Latina, USA y Europa.

Pero nada de eso serí­a posible sin el talento que caracteriza a la Ciudad, que es el principal motor de este proceso. Contamos con profesionales destacados, tanto en ingenierí­a como en programación, y con un espí­ritu emprendedor único.

Actualmente el Distrito Tecnológico es la usina de talento tecnológico más grande del paí­s, representando áreas como: desarrollo de software, hardware, tercerización de servicios de valor agregado, servicios de ingenierí­a, incubadoras de negocios, impresión 3D, e-commerce y robótica.

Esta combinación, potenciada por polí­ticas públicas activas, nos permite soñar con hacer historia y transformar al Distrito Tecnológico en el centro de innovación más importante de la región.

Más sobre Management