Balas de goma, gases y detenidos: extraditan a Chile al lí­der mapuche Jones Huala

El líder mapuche lo anunció a través de una radio comunitaria. En las afueras del juzgado hubo enfrentamientos entre manifestatntes y Gendarmería
Por iProfesional
05/03/2018 - 19,14hs
Balas de goma, gases y detenidos: extraditan a Chile al lí­der mapuche Jones Huala

Finalmente, el lí­der mapuche Facundo Jones Huala será extraditado a Chile. La sentencia del tribunal de Bariloche la dio a conocer el propio lonko este lunes a través de una radio comunitaria, una noticia que desencadenó de inmediato incidentes frente al juzgado donde se llevó adelante su juicio de extradición.

El juez federal Gustavo Villanueva convocó este lunes por la mañana a la abogada de Huala, Sonia Ivanoff, y al fiscal, sin periodistas, para comunicarles la decisión, que aún no fue transmitida a la prensa.

Sin embargo, el lonko anunció de manera extraoficial que lo extraditarí­an al paí­s trasandino. "Viva la RAM y reivindico la recuperación de territorio mapuche", dijo Jones Huala al finalizar su comunicado.

La noticia se expandió rápidamente y desembocó en incidentes con piedrazos, gases lacrimógenos y represión con balas de goma de Gendarmerí­a en el Centro Cí­vico de Bariloche, donde se registraron una decena de detenciones.

Las fuerzas de seguridad detuvieron a Luciana Mosca, Lorena Claro, Dario Ferro, Luciano Beveraggi, Gustavo Peña Ponce, Eduardo Luque, Luciana Basso, Lucia Soya (embarazada), según organismos de DDHH.

En vistas del fallo, la defensa apelará la decisión del juzgado ante la Corte Suprema, según pudo saber iProfesional.

El juez rechazó el viernes pasado el pedido de excarcelación presentado por la defensa. "Más allá de nuestros argumentaciones, tanto de Facundo (Jones Huala) como la mí­a durante la audiencia del miércoles, creemos que el juez ya tení­a la decisión tomada antes de escucharnos", planteó en su momento.

El fiscal federal Jorge Bagur Creta planteó procedente la extradición del dirigente mapuche por el incendio de una vivienda poblada y la tenencia de un arma de fuego de elaboración casera, dos de los cuatro delitos que le imputa la justicia chilena.

Bagur Creta sostuvo que resulta improcedente la solicitud respecto a las otras dos causas, la tenencia de proyectiles y la violación a la ley de Extranjerí­a al haber ingresado clandestinamente a Chile por un paso no habilitado.

En una entrevista exclusiva con iProfesional desde la cárcel de Esquel, Huala cuestionó semanas atrás los fundamentos del juicio de extradición y apuntó contra el Gobierno. "Me metieron preso en Esquel por orden de (la ministra de Seguridad) Patricia Bullrich", aseguró.

El lonko ya habí­a sido juzgado en mayor del 2016 por el juez Guido Otranto, quien año anuló el juicio de extradición porque el testigo que declaró contra Huala lo hizo bajo amenazas y torturas.

Sin embargo, el 27 de junio pasado lo volvieron a detener por la misma causa que habí­a sido juzgado, y previo a la notificación de un pedido de Interpol. Su detención se dio en el marco de una escalada del conflicto, con ocupaciones de tierras por mapuches, represión de las fuerzas policiales y dos muertes.

"Yo planteo que se reconozca el delito polí­tico. Ellos reprimen el conflicto con mi prisión, piensan que pueden encerrar a un sí­mbolo, podrí­a ser cualquier otro, pero se dio la casualidad que soy yo porque mi perfil encuadra con el perfil de terrorista que quieren instalar", dijo a este medio.

Con 31 años, el mapuche es acusado por el Gobierno de liderar la RAM, el supuesto "brazo armado" del Movimiento Autónomo del Puel Mapu (MAP). Según la versión oficial, se trata de un grupo que busca autonomizarse de la Argentina a través de la "violencia extrema". 

En la entrevista, Huala negó los delitos de los que se lo acusan y denunció un manejo "polí­tico" de su enjuiciamiento. "Soy el primer caso de extradición de un indí­gena. Los mapuche estamos en conflicto con los dos estados, este es un conflicto binacional", sostuvo.

Por otra parte, pronosticó un escenario de mayor conflictividad en el futuro, tras el caso de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, quienes murieron en medio de operativos represivos para desalojar tierras privadas y públicas reclamadas por los mapuche.

"Va a seguir habiendo muertos. El Estado y las empresas no quieren dialogar", advirtió. "Con represión y muertos no hay diálogo. Varias veces quisieron reprimirnos, pero la gente se movilizó en todos lados, como Santiago Maldonado", aseguró.

Temas relacionados