NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Negocios

Tras el mejor enero en una década, las inmobiliarias se entusiasman con un boom de la mano de los créditos UVA

Tras el mejor enero en una década, las inmobiliarias se entusiasman con un boom de la mano de los créditos UVA

El último estudio del Colegio de Escribanos porteño mostró que 1.855 de las 4.484 transacciones que se cerraron durante enero se realizaron con apalancamiento bancario, la mayor cifra desde 2009. Los especialistas sostienen que la tendencia alcista se seguirá viendo "de no ocurrir ningún cimbronazo"

Por Esteban Vaughan
06.03.2018 11.41hs Negocios

El peso de los créditos hipotecarios en el mercado inmobiliario argentino es cada vez más notorio y representa un fuerte espaldarazo para el negocio de compra-venta de viviendas.

Los especialistas señalan desde hace meses la diferencia que se observa en el mercado como consecuencia de la aparición de los créditos hipotecarios ajustador por el í­ndice UVA. "Pasamos de un mercado prácticamente planchado a uno en donde al menos se comienza a ver actividad", sostienen los agentes inmobiliarios.

En enero pasado esta situación se hizo palpable. De acuerdo con los últimos datos que divulgó el Colegio de Escribanos de Buenos Aires, el primer mes de este año se cerraron 1.855 transacciones mediante un préstamo hipotecario.

Esta cifra pone a enero de 2018, por varios cuerpos, como el arranque de año más fuerte de la última década en cuanto a la generación de operaciones con apalancamiento bancario.

Según el relevamiento, en ese lapso se concretaron casi nueve veces más operaciones que del registro de enero de 2009, cuando en apenas 240 de las compra-venta de inmuebles hubo presencia de créditos hipotecarios.

La cifra con la que arrancó el año es tan fuerte que para alcanzar ese mismo volumen hace falta sumar el movimiento que se registró en el perí­odo 2013-2017 y parte de 2012 para tocar ese récord.

"El mercado cambió mucho y eso tiene que ver en forma directa con la aparición de los créditos UVA. De hacer muy pocas operaciones, ahora la tendencia es totalmente la contraria. Si no aparece ningún cimbronazo sorpresa deberí­amos comenzar a ver una tendencia positiva en forma habitual", sostuvo a iProfesional Federico López Castromil, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre y directivo de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

El salto que se observa en el arranque de este año -con las 1.855 operaciones cerradas con crédito bancario de por medio- es fuerte.

 * En enero de 2017 -el primer arranque de un año ya con los UVA circulando en el mercado- se habí­an concretado apenas 755 transacciones con presencia de préstamos.

 * En enero de 2016 -con un mercado paralizado y sin UVA, sistema que entró en juego en abril de ese año- sólo se registraron 292 operaciones de compra-venta con crédito bancario.

 * En enero 2015 se contabilizó la peor marca de la última década. Fueron 211 los negocios que se cerraron con el apoyo de los bancos.

 * En enero último, las escrituras formalizadas con hipoteca bancaria representaron el 41,4% del total. En enero de 2017 se habí­an quedado con el 22%.

La notoria mejora en los hipotecarios empujó también el total de las operaciones. De las 3.426 que totalizaron en enero del año pasado, se pasó a las 4.484 de igual perí­odo de 2018.

No todos precisan crédito
En medio de este avance de los créditos, el punto que surge analizar es si en todos los segmentos tiene la misma repercusión.

Según López Castromil, a medida que los inmuebles son más amplios se va diluyendo. "Lo mismo ocurre con aquellas zonas en las que el nivel de poder adquisitivo crece. Allí­ también se nota una menor necesidad de ayuda bancaria", dijo el directivo de la CIA.

Así­, actualmente el mayor movimiento se observa en las unidades de entre uno y tres ambientes, y en barrios de clase media y, aunque con menor fuerza, de media-baja.

A la hora de analizar la participación de los hipotecarios en el total de las operaciones esta división es notoria. En las agencias ubicadas en barrios donde se cierran operaciones por inmuebles más caros y amplios, los préstamos hipotecarios están presentes en entre tres y cuatro de cada 10 transacciones.

En el resto, en cambio, esa proporción crece hasta el 60% o 70% del total de las escrituras que se firman.

El trabajo del Colegio de Escribanos de Buenos Aires afirmó que la cantidad total de las escrituras de compra-venta de inmuebles registró en el primer mes de 2018 un crecimiento de 30,9% respecto del nivel de un año antes.

En tanto, el monto total de las transacciones realizadas, medido en pesos, se elevó 63,3%, con $ 12.902 millones.

Por temas estacionales, en comparación con diciembre de 2017, los actos descendieron 43% en cantidad y 35,6% en pesos.

El monto medio de los actos fue de $2.877.480 (u$s 148.707 si se toma como referencia el tipo de cambio oficial promedio). Esto significa que creció 24,8% en un año en pesos, mientras que en moneda estadounidense subió 4,5 por ciento.

Para ubicar otro enero con un nivel de compra-ventas tan importante, es necesario remontarse a años como 1998 o 2007, recordados por todo el mundo inmobiliario como grandes hitos en el negocio.

En el otro extremo, las cifras del último enero casi triplicaron las operaciones registradas en 2015, uno de los peores de los últimos cepos, post cepo cambiario.

Te puede interesar