iProfesional

Deberá elaborar un anteproyecto de ley en un plazo de seis meses. La última renovación del Código había entrado en vigor hace tres años
Por iProfesional
07/03/2018 - 15,42hs

El Gobierno dispuso por decreto la creación de una comisión para la modificación parcial del Código Civil y Comercial de la Nación.

El cuerpo, que funcionará en el ámbito del Ministerio de Justicia, tendrá a su cargo la elevación al Poder Ejecutivo de un anteproyecto de ley para la reforma y actualización del Código en un plazo inicial de seis meses.

Así­ lo determinó el decreto 182/2018, publicado hoy en el Boletí­n Oficial con las firmas del presidente Mauricio Macri y el ministro Germán Garavano.

Al argumentar la decisión, la Casa Rosada señaló en los considerandos del texto que transcurridos tres años de la entrada en vigencia del Código Civil y Comercial de la Nación, a partir de su aplicación y de la dinámica constante de la realidad, se evidencia "la necesidad de efectuar ciertas modificaciones en su articulado, reformando algunos aspectos e introduciendo otros que no fueron considerados al tiempo de su redacción".

La denominada Comisión para la modificación parcial del Código Civil y Comercial de la Nación estará integrada por los doctores Julio César Rivera, Ramón Daniel Pizarro, Diego Botana, Agustina Dí­az Cordero y Marcelo Alejandro Rufino.

Los miembros de la comisión desarrollarán su tarea ad honorem, aclara la normativa.

El Código Civil y Comercial fue renovado por la ley 26.994, que entró en vigencia el 1 de agosto de 2015. Contiene 2.500 artí­culos que regulan la vida de las personas.

Esa reforma de 2015, durante el último tramo de la segunda presidencia de Cristina Kirchner, habí­a sido la primera en 144 años. Uno de los puntos más polémicos entonces fue el que establecí­a "en la concepción" el inicio de la vida. Hoy, en pleno debate por la despenalización del aborto, es uno de los artí­culos que seguramente estarán en la mira.

Aquella reforma también incluyó facilidades para los trámites de divorcio, así­ como un aval a los contratos prenupciales y un valor económico las tareas hogareñas, el cuidado y la crianza.