NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Negocios

Más problemas para Flybondi en El Palomar: la jueza se apartó de la causa y se complican los planes de la lí­nea "low cost"

Flybondi y El Palomar: la jueza abandonó la causa y se le complica a la low cost

La empresa y el Gobierno aguardaban que la magistrada, que quiso dejar la causa, autorice nuevos vuelos desde la terminal. La Cámara Federal de Apelaciones le ordenó continuar, pero Forns, ante la presión vecinal y presuntas irregularidades, pidió licencia. Cómo afecta la estrategia de la compañía 

Por Patricio Eleisegui
24.03.2018 03.25hs Negocios

La guerra en torno a la habilitación para vuelos comerciales que rige sobre la ex base militar de El Palomar sigue sumando indefiniciones.

Tras el pedido de excusación elevado por Martina Forns, la jueza que dio luz verde a las operaciones de la controvertida Flybondi en esa terminal y debí­a autorizarle nuevos vuelos a la aerolí­neas, la Justicia rechazó su presentación.

Sin embargo, la magistrada volvió a salirse del juego alegando inconvenientes personales.

En concreto, y según detallaron ante iProfesional fuentes de las organizaciones que se oponen a los vuelos desde ese aeropuerto, en paralelo a que la Cámara Federal de Apelaciones de San Martí­n le ordenara seguir al frente del pleito judicial, Forns solicitó una "licencia prolongada por razones de salud".

De esa forma, la magistrada volvió a desentenderse de la causa.

"Luego de tomarse un mes de vacaciones, la magistrada federal trabajó 5 dí­as y nuevamente dejó el juzgado. Por ello, y hasta que se acuerde el alta médica laboral de Martina Isabel Forns, el 14 de marzo la Cámara designó como juez subrogante al frente de la causa 'Flybondi' al doctor Adrián González Charvay, juez federal de Campana", detallaron las fuentes.

De inmediato a su desembarco en la causa, González Charvay ya recibió la primer señal de aviso de lo crispado que están los ánimos en torno a El Palomar: los vecinos le solicitaron la suspensión de la audiencia pública, a celebrarse el próximo 28.

Alegan trabas en la inscripción de los participantes, información inexacta e incompleta, entre otras graves falencias.

En simultáneo, las organizaciones presentaron una queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación con el fin de que ésta "suspenda la audiencia pública y declare la nulidad de todo lo actuado a partir del intempestivo levantamiento de la medida cautelar firmada por la Jueza Forns el 1° de Febrero y restablezca la prohibición que regí­a hasta ese dí­a para efectuar vuelos comerciales desde la Base Militar de Palomar."

Los vecinos hacen hincapié en que Forns violó el derecho de defensa en juicio y al debido proceso "al impedirles ver el informe ambiental presentado por el Gobierno, informe sobre el cual justamente la jueza se basó para fallar levantando la cautelar" que vetaba los servicios comerciales en la terminal.

La espera
El Gobierno y la compañí­a aguardaban por el regreso de Forns para oficializar la habilitación de nuevas rutas para Flybondi, justamente desde el aeropuerto que está en el centro de la polémica.

Hasta el momento, el permiso vigente sólo permite tres vuelos diarios en El Palomar, por lo que la decisión comercial de la firma de ampliar su oferta motivó que algunos servicios resulten prestados desde el Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires.

El apartamiento de la magistrada bloquea la intención de ambos actores.

La salida de Forns ya se hace sentir en la estrategia comercial de Flybondi: casi a la par de conocida la decisión de la jueza, y ante la consulta de iProfesional, desde la firma reconocieron hace escasos dí­as que las prometidas rutas hacia Corrientes y Jujuy, originalmente programadas para inicios de marzo, quedarán demoradas al menos hasta abril.

Al mismo tiempo, las fuentes consultadas reconocieron que incluso los vuelos desde la terminal porteña ya no son viables.

Desde Flybondi indicaron que la demora en la habilitación de nuevos servicios desde El Palomar derivó en que, sólo en lo que va de marzo, unos 72 vuelos asentados en la hoja comercial de la firma sufrieron demoras o directamente cancelaciones.

El problema es que la compañí­a daba por hecho que iba a lograr ampliar las frecuencias desde la terminal de El Palomar a principios de marzo. Y, a partir de esa perspectiva, se lanzó a vender tickets que en más de un caso deberá devolver.

"Los pasajeros afectados ya fueron avisados sobre las modificaciones y se les ofreció una solución individualizada: la posibilidad de optar por cambiar sus aéreos sin costo extra, abrir el pasaje sin fecha determinada, o solicitar la devolución total del mismo", indicaron a iProfesional desde la aérea.

Te puede interesar