Para los jueces el fraude era evidente, el reclamante no tomó precauciones básicas y mantuvo contactos con los estafadores por fuera de la plataforma
Por iProfesional
29/03/2018 - 13,27hs

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial de Capital Federal rechazó un reclamo contra el sitio de compras online Mercado Libre porque el comprador no tomó las precauciones básicas a la hora de adquirir un automóvil cero kilómetro por esa plataforma. Es que pagó el vehí­culo, publicado a mitad de precio, y nunca se lo entregaron. 

Los jueces Gerardo Vassallo, Juan Garibotto y Pablo Heredia indicaron que el demandante habí­a visto el coche en un aviso online. El supuesto vendedor, entonces, le pidió que pagara todo el monto, más gastos de entrega y gestorí­a, con giros internacionales con intervención de una empresa local.

Sin embargo, el vehí­culo nunca fue entregado, por lo que la ví­ctima fue a los tribunales para reclamar que Mercado Libre le devolviera el dinero, más una indemnización por daño moral.

En la demanda se alegaba que el sitio de comercio online le habí­a indicado por mail realizar la operación por medio de una empresa local llamada "Mercado de Pago" y que le habí­a recomendado cubrir una suma de "gastos de entrega y documentación".

Pero tanto en primera como en segunda instancia el pedido fue rechazado. Los camaristas entendieron que el sitio web, como mero intermediario, no tuvo ningún tipo de responsabilidad por lo que pasó.

"No hay prueba de que Mercado Libre S.R.L. con anterioridad a la fecha de la operación hubiera tenido conocimiento efectivo de una ilicitud en ciernes", dice el fallo.

Luego agrega que la página "se comportó como un simple sitio de alojamiento de datos (hosting)" y que "no realiza una función de corredor, es decir, no se obliga ante una parte a mediar en la negociación y conclusión de uno o varios negocios".

De esta forma, los camaristas entendieron que el comprador fue "ví­ctima de su propia torpeza" por no darse cuenta de la estafa, pese a múltiples indicios en ese sentido. 

Los jueces subrayan que el coche estaba publicado a "la mitad de su valor de mercado", que "todas las comunicaciones estaban llamativamente mal escritas" y que Kosen "mantuvo reiterados contactos por mail con una cuenta de correo falsa que no pertenecí­a" a Mercado Libre.

Es decir, el comprador no tomó los recaudos debidos para una operación de este tipo. Por eso, tendrá que pagar hasta los gastos del juicio.