El 20% más rico de la Argentina recibía cuatro veces más beneficios que el 20% más pobre. Estos fondos pasaron de ser el 0,2% del PBI en 2005 a 3% en 2015
Por iProfesional
24/04/2018 - 08,52hs

Entre  2003 y 2015 Argentina gastó casi u$s150.000 millones en subsidios a la energí­a y combustibles, pero quienes recibieron la mayor parte de los beneficios fueron los segmentos con más ingresos, según datos de Instituto Argentino de Energí­a "General Mosconi" (IAE) y la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) publicado por el diario BAE.

El 20% más rico de la Argentina recibí­a cuatro veces más subsidios que el 20% más pobre.

El rol de los subsidios energéticos fueron centrales para la administración de Néstor y Cristina Kirchner, que permitió durante tantos años mantener tarifas baratas.

Es que producir un megawatt por hora en 2003 costaba unos u$s10, pero en 2015 costaba unos u$s70, es decir que el costo de la energí­a se multiplicó por siete. Para subsidiar a los hogares el Estado gastaba cerca de u$s120 en 2011, en tanto los usuarios pagaban sólo u$s10 del valor real de producción en 2015.

A medida que los subsidios a las tarifas aumentaba, producto de la suba en el costo de producción, también aumentaba la proporción de los subsidios energéticos en relación a ciertas variables presupuestarias.

"Los subsidios económicos pasaron de representar el 0,4% del PBI en 2005 al 4,1% del PBI en 2015. Dentro de ese total la mayor parte de los mismos corresponde a Energí­a (de 0,2% del PBI en 2005 pasa a 2,9% del PBI en 2014)", señaló el informe de IAE y ASAP.

Pero los subsidios económicos no solo desvelan a los funcionarios del gobierno de Mauricio Macri por lo que ellos consideran el "despilfarro" ocurrido en la década pasada, sino también por los fuertes rojos de la administración actual. Y es que la reducción de subsidios económicos (que en abril bajaron 31%) fueron centrales para la reducción del déficit fiscal primario y financiero, ya que en febrero, la mejora de las cuentas fiscales fue de 24,4% y del 7,5% respectivamente.

En rigor, la apuesta del Gobierno no es menor.

Hasta noviembre del año pasado, los subsidios a la energí­a se redujeron en $66.000 millones respecto al mismo perí­odo del 2016.

Otro de los problemas que surgieron con los subsidios fue del de la inequidad regional de las tarifas, ya que mientras a nivel nacional se mantuvo una polí­tica de congelamiento tarifario, esa polí­tica no ha sido uniforme en las jurisdicciones provinciales.

"El resultado ha sido que los usuarios abastecidos por empresas reguladas por el Estado nacional (Edenor y Edesur) de la Región Metropolitana de Buenos Aires (que constituyen aproximadamente el 40% de los consumidores argentinos) reciban la energí­a eléctrica con tarifas de Electricidad muy inferiores a las que pagan los consumidores del interior" señala un informe del Instituto Argentino de Energí­a "General Mosconi" (IAE) y la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

En este sentido, destaca el informe, "son usuarios residenciales como los comerciales e industriales de Buenos Aires reciben tarifas que en todos los casos son muy inferiores a los de Mendoza EDEMSA); Córdoba (EPEC) y Santa Fe (EPESF) entre otros. Sin duda, ello constituye una injusticia manifiesta para con los consumidores del interior y una transferencia de ingresos desde las provincias hacia la Capital Federal y el Gran Buenos Aires".