Más artículos

Economía

La interna por el negocio de las lámparas LED: quejas de empresarios locales, "monopolio" importador y malestar por precios

La interna por el negocio de lámparas LED: quejas de empresarios y  "monopolio" importador

El Gobierno avanza con un plan para lograr un recambio masivo de luminarias. Permitirá reducir la demanda eléctrica en los hogares en un 50%. Pero crecen las críticas por la falta de impulso al "made in Argentina". La iniciativa en la Ciudad arrancó "a los tumbos"

Por Patricio Eleisegui
07.06.2018 11.04hs Economía

Bajar el consumo de electricidad en los hogares se convirtió en uno de los objetivos primordiales del Gobierno macrista en el marco de su plan de eficiencia energética

En lí­nea con esa idea, el Ejecutivo aceleró la marcha y ya comenzó a definir su estrategia para fomentar un cambio que permitirá una baja de la demanda del orden del 50%. 

Lo anunciado por el presidente Mauricio Macri a fines de mayo, respecto de impulsar el uso masivo de lámparas LED, va precisamente en esa dirección. 

Sin embargo, no es una tarea sencilla. En medio de la queja de empresarios locales por la falta de incentivo a la producción nacional, al Gobierno le preocupa lo que considera es un elevado precio. 

En los últimos dí­as se activaron ruedas de negociaciones con los importadores, encabezadas por el Ministerio de Producción que encabeza Francisco Cabrera.

Los funcionarios han venido insistiendo para lograr bajar el valor de las luminarias que llegan desde el exterior. El margen entre el precio vigente y el que tiene en mente el Gobierno es elevado: en el macrismo apuntan a que los focos se abaraten al menos un 20%.

Por el momento, Producción logró que 37 modelos de lámparas LED en breve pasen a integrar la nómina de Precios Cuidados, vigente para 2.250 supermercados y sucursales de las tiendas Easy y Sodimac.

Mientras se discuten los valores de venta, de las conversaciones con el oficialismo vienen tomando parte los representantes en el paí­s de Philips, OSRAM y Sylvania, así­ como también se aceitaron los contactos con Interelec, Philco, Sica, Coresa y GLS, una ex división de la estadounidense General Electric.

Todos estos actores intervienen en la única actividad que hoy sostiene la oferta de lámparas LED en la Argentina: la importación.

Por eso el discurso oficial sorprendió a los empresarios locales, especialmente cuando se dio a entender que el pedido de Macri apuntaba a exigirles rebajas a los supuestos fabricantes locales.

Uno de los voceros de la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL) aseguró a iProfesional, que "desde el Gobierno salieron a hablar de los productores nacionales, cuando hoy en realidad no existen empresas que hagan LED en la Argentina. Las últimas dos empresas que participaban del negocio cerraron hace casi dos años".

"Hoy todo lo que se comercializa viene directamente de afuera. El mensaje que dieron confunde", explicó. 

Desde la cámara aseguraron que la negociación que impulsa el Gobierno se concentra pura y exclusivamente en los importadores, quienes además del control de las lámparas domiciliarias LED que se comercializan en el paí­s también concentran la oferta de luminarias para la ví­a pública.

"Este es un negocio que termina sirviendo sólo para los que traen los productos de afuera. Al resto de la industria no se la ha dado espacio", se sinceró ante iProfesional José Tamborenea, directivo en CADIEEL.

Ciudad: un plan que arranca "a los tumbos"
Pese al malestar que hay entre el empresariado local, lo cierto es que el macrismo está decidido a hacer del recambio de lámparas una polí­tica pública.

Una confirmación de esta estrategia es el plan que está desplegando Horacio Rodrí­guez Larreta para la Ciudad y Marí­a Eugenia Vidal para la Provincia.

En el caso de la Ciudad, según indicaron a iProfesional fuentes vinculadas al gobierno porteño, el macrismo ultima detalles para la puesta en marcha del programa "Pasate a LED", una iniciativa para fomentar el recambio que entrará en vigencia el próximo jueves 14.

La propuesta, que propone la entrega sistemática de hasta cinco millones de lámparas, arranca ya a los tumbos: como el entorno de Rodrí­guez Larreta no avanzó con la licitación para adquirir los productos, una primera distribución se cubrirá con alrededor de 130.000 focos comprados hace tiempo por la Agencia de Protección Ambiental.

"Eso habla del grado de improvisación oficial. Anuncian un programa y todaví­a no sabe cómo y a quién le comprarán las lámparas. El material que pondrá a disposición la Agencia de Protección Ambiental fue comprado a BGH, que en su momento se alzó con una licitación prácticamente a medida. Ojalá todo esto reabra la discusión respecto de cómo hace las compras la Ciudad", disparó un empresario de la luminotecnia.

Según pudo averiguar iProfesional, "Pasate a LED" se iniciará con la entrada en funcionamiento de centros de recambio de lámparas que, desde mediados de la próxima semana, operarán en Liniers, Chacarita, La Boca, Villa Urquiza y Microcentro. Recién a partir de julio la opción estará disponible en todos los barrios porteños.

Para ese entonces, el Gobierno espera tener abrochada la importación de los focos que le permitirán cubrir las 5 millones de unidades anunciadas. De acuerdo con distintos expertos consultados, la compra de ese stock le demandará a las arcas de la Ciudad un desembolso de cuanto menos u$s10 millones.

"El negocio será para los que ya operan en el segmento de las lámparas LED a nivel internacional. Hay que pensar que OSRAM, Philips, la misma General Electric o Sylvania controlan casi el 85% del mercado mundial. No se observa la mí­nima intención de alentar a que una Pyme nacional intervenga. Las compañí­as grandes ya conocen a los funcionarios, recorren los despachos. Incluso asisten al Estado en cuestiones técnicas. Se dan situaciones en las que el Gobierno ni sabe qué es lo que tiene que instalar", graficó Gerardo Cadierno, experto del segmento y ex directivo de CADIEEL.

En la cámara que aglutina a los referentes de la industria de la iluminación local existe la certeza de que la gobernadora Marí­a Eugenia Vidal avanzará con un "Pasate a LED" bonaerense que se anunciarí­a en las próximas semanas.

"Es lógico que también se dé un avance en la Provincia, ya que la idea del recambio es parte de todo el Estado. Rodrí­guez Larreta regalará cinco millones de bulbos y lámparas y en el caso de Vidal el plan serí­a similar. Hay que ver qué rol asumen en esto compañí­as como Edenor y Edesur", dijo Tamborenea.

Ahorrar como consigna
Al momento de profundizar sobre las caracterí­sticas de la tecnologí­a en la que tanto énfasis está poniendo el macrismo, entre los actores consultados hay coincidencias respecto del nivel de ahorro que garantiza la migración hacia la iluminación LED.

En ese sentido, Cadierno sostuvo que de los 30.000 megavatios que llega a consumir toda la Argentina en un dí­a, alrededor de 10.000 corresponden a consumo eléctrico domiciliario.

De ese número, el especialista estimó en 3.300 la porción que consumen las lámparas actuales. Los nuevos focos reducirí­an el uso a 1.650.

"Se bajará ese actual tercio del consumo de los hogares a la mitad. Para ponerlo en términos más gráficos, es como si el paí­s se ahorrara el funcionamiento de cuatro centrales de Atucha. Hoy la Argentina tiene prácticamente el mismo consumo per cápita que Alemania, pero con la diferencia que en Europa el uso de la energí­a se hace con otro fin. A nivel local lo que predomina es un consumo poco eficiente", explicó.

Cadierno aclaró que los inconvenientes energéticos de la Argentina lejos están de acotarse únicamente a lo que ocurre en los hogares.

En ese sentido, expuso que un cambio hacia motores más eficientes le permitirí­a a la industria ahorrar hasta el 16% de lo que hoy consume.

"Si se trabajara con una visión más estratégica, se podrí­an millones de dólares", afirmó. 

Desde CADIEEL, Tamborenea aportó una mirada similar. Si bien reconoció que las lámparas LED todaví­a son más caras que las alternativas más difundidas en el mercado, el especialista sostuvo que el nivel de consumo acotado que garantiza la tecnologí­a termina abaratando el costo de los focos.

"En un hogar te asegura un ahorro de hasta el 50% en comparación con las lámparas de bajo consumo que hoy más se venden. Al mismo tiempo, se trata de una opción que carece de componentes peligrosos como el mercurio, presente en las luminarias más instaladas en las casas. Justamente, las de bajo consumo", destacó.

Este último aspecto aparece como un problema a solucionar a partir del recambio que impulsa el macrismo. Ocurre que los millones de lámparas que saldrán de circulación en lugar de ser reciclados terminarán en los depósitos de basura del CEAMSE. Serán millones de focos con presencia de ese producto cancerí­geno.

Según datos del Ministerio de Producción de la Nación, apenas el 15% de las lámparas instaladas en los hogares de la Argentina corresponden a tecnologí­a LED.

Alrededor del 80% de los focos por cambiar comprende luminaria de bajo consumo. La porción restante se completa con otras alternativas incandescentes.

En este contexto, la falta de tratamiento de residuos peligrosos es otra de las falencias del oficialismo.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar