NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

Nueva etapa: el precio del dólar lo manejará "Toto" Caputo, que deberá decidir si vende u$s8.000 millones al mercado

Lo habí­a adelantado iProfesional: Caputo manejará los "dólares del FMI" para equilibrar presupuesto

Tras el acuerdo con el FMI, ya no será Sturzenegger el protagonista del circuito cambiario, porque su capacidad de venta quedará acotada por el compromiso de mantener reservas. En cambio, el ministro de Finanzas incidirá sobre el billete verde. Y no necesariamente con un objetivo a la baja

Por Leandro Gabin
11.06.2018 05.28hs Economía

Todas las miradas del mercado financiero al comienzo de esta nueva semana, y luego del megapaquete anunciado con el Fondo Monetario Internacional (FMI), están puestas en cómo reaccionará el dólar luego un breve test del viernes pasado.

El primer round no alcanzó para medir una tendencia clara hacia dónde irá. Ya sin el techo impuesto por el Banco Central (la oferta en bloque de los u$s5.000 millones), el tipo de cambio se movió por arriba de los $25 pero con tendencia descendente sobre el final de la jornada, cerrando en $25,30 por dólar a nivel mayorista.

El movimiento del billete no terminó de ser lo suficientemente claro para que el mercado adivinara cuál será el recorrido, ahora sin la tutela del Central. Pero lo que el mercado empieza a intuir es que en el nuevo esquema económico post FMI cambiaron los reglas del juego.

El jugador relevante del mercado de cambios ya no será Federico Sturzenegger, sino el ministro de Finanzas, Luis "Toto" Caputo, quien decidirá cuándo y cómo vender los dólares que ingresarán del Fondo.

Se estima en el mercado que de los u$s15.000 millones que ingresarán en el primer desembolso (a partir del 20 de junio), alrededor de u$s8.000 millones o más (se hablaba de u$s10.000 millones) serán manejados por Caputo mientras que los restantes los administrará el Central.

Sucede que el paquete de rescate del organismo es, precisamente, para ayudar a equilibrar el presupuesto (budget support, en inglés) y no para reponer o acumular reservas. De hecho, una de las condiciones del Fondo, tal como adelantó iProfesional, fue que se establezca un nivel de reservas netas.

Esto es, el Central tendrá un piso de reservas que no puede perforar, lo cual es una forma de asegurarle al organismo de crédito que no va a malvender dólares para financiar la fuga de capitales.

Esta condición, de hecho, se llama "criterio cuantitativo de performance" y es una meta que sí­ o sí­ tiene cumplirse. En caso de que los funcionarios no lo hagan, harí­an peligrar los futuros desembolsos del programa económico.

De esta manera, el Central no va a salir a comprar o vender billetes verdes y por ende desaparecerá su influencia en el valor del dólar. La lógica del programa con el Fondo es que luego de desactivar la bomba de las Lebac (algo que se hará mediante la recompra de parte de ese stock luego de que Finanzas le pague al Central las Letras Intransferible), se acomodará la demanda de pesos, y le permitirá a Sturzenegger volver a adquirir dólares.

De hecho, en el Central imaginan una caí­da de reservas en el corto plazo, algo contemplado incluso por el Fondo, pero en el mediano plazo una recuperación.

El inicio del dólar Caputo
¿Cómo manejará Caputo la venta de dólares? Por un lado, el ministro de Finanzas pasará a tener una responsabilidad fiduciaria por los dólares del Fondo. Léase, no puede presionar a que el tipo de cambio sea bajo porque, precisamente, tiene que velar por maximizar la ganancia que provendrá de vender dólares en el mercado y llevarse pesos para pagar los gastos del Estado.

Por eso el mercado financiero va a tener que entender que en los próximos meses va a haber un player nuevo que va a vender miles de millones de dólares. De ahí­ surgirá la pulseada por el nuevo valor del tipo de cambio.

¿Qué podrí­a pasar? Si el mercado le lleva el dólar hacia arriba, posiblemente sea algo positivo para Caputo ya que cambiarí­a esos billetes verdes por más pesos.

Pero eso no jugarí­a precisamente a favor del Central que está tratando de tapar con las tasas altas el traslado del dólar a los precios.

El BCRA, en caso de que el nuevo dólar de equilibrio sea sustancialmente mayor al actual, tiene a mano instrumentos para bajarlos como la tasa y eventualmente la intervención directa ví­a las reservas. Pero seguramente habrá coordinación entre la entidad y Finanzas para el billete no caiga demasiado, pero tampoco se dispare a niveles que comprometa las metas inflacionarias que se negociaron con el organismo de crédito.

Al parecer, el dólar no deberí­a tener sobresaltos (ni para un lado ni para el otro) en este nuevo esquema económico post FMI, salvo que ocurran turbulencias como consecuencia de una profundización de la crisis internacional.

Del acuerdo con el Fondo Monetario, no salió de las negociaciones con el Gobierno argentino un valor de dólar especí­fico. De hecho, y ante las versiones periodí­sticas en ese sentido, los mismo funcionarios del Fondo explicaron que esas especulaciones vení­an a cuento de un paper del Fondo del año pasado donde se hablaba de una deseable depreciación del peso. Claro que cuando se vieron las caras esta vez el dólar estaba ya en $25, mucho más que la suba que pedí­a el Fondo.

El Gobierno se llevó sí­ el pedido de mantener el régimen de flotación del tipo de cambio. Saben en el Fondo que ningún paí­s flota libremente, sino que se interviene en caso de que haya situaciones particulares. En ese sentido, no hubo nada nuevo con la Argentina. El esquema que viene usando históricamente este BCRA se acomoda perfectamente a lo que quiere el organismo (esporádicas intervenciones).

Así­ y todo, el Banco Central cree que el dólar a $25 con este nivel de tasas al 40% no es el adecuado. Sigue "fuera de escala", como dijera públicamente Sturzenegger en la conferencia por el informe de Estabilidad Financiera a inicios de mayo.

Ese valor del billete está influido por la falta de credibilidad de la polí­tica monetaria, algo que con el acuerdo con el Fondo intentarán revertir. Incluso, el pensamiento reinante es que si el shock de credibilidad logra normalizar el mercado, el tipo de cambio deberí­a estar fuertemente por debajo de esos 25 por dólar.

Seguramente un nivel que no convencerí­a a Caputo pero sí­ a gran parte del equipo económico.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Más sobre Economía
Te puede interesar
Zoom Recomendadas