NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

Por el "súper dólar" y la incertidumbre, las ventas de autos de junio están por cortar una racha positiva de 21 meses

Por "súper dólar" y la incertidumbre, ventas de autos de junio están por cortar una racha positiva de 21 meses

El sector apuntaba a comercializar 1 millón de unidades durante este año y alcanzar un nivel récord. Sin embargo, el salto de la divisa y la incertidumbre están afectando a los concesionarios. Ya casi no quedan modelos por menos de $300.000 y los autos medianos se alejan de la clase media 

29.06.2018 05.54hs Economía

De patentar 8.000 unidades por dí­a y proyectar un 2018 con 1 millón de autos vendidos, el sector hoy padece el estancamiento y la incertidumbre. 

Así­ se vivieron los últimos dí­as en la industria, con un mercado que empezó a sentir el impacto del incremento del dólar y la suba de precios de los 0Km, que en algunos caso llegó a superar el 15% en un mes.

Si bien muchas marcas siguieron resignando rentabilidad y mantuvieron los precios acordados con el público, para otras fue imposible sostener los valores con una devaluación de 35% en menos de dos meses.

De hecho, en los últimos 15 dí­as, el cambio de valores ha sido tal que solo quedaron cinco modelos con sus versiones de entrada de gama por debajo de los $300.000. Es más, opciones como Volkswagen Gol y Toyota Etios, de los chicos más populares, ya no se ofrecen por menos de ese piso.

Otro dato inédito: un sedán mediano, el tí­pico auto familiar que históricamente estuvo al alcance de la clase media, hoy tiene un valor en su versión tope de gama de 700.000 pesos.

Y las pick-ups, que se convirtieron en las estrellas del mercado hace unos años, hoy cuestan más de 1 millón de pesos en sus versiones full. Sin ir más lejos, una competidora de origen chino, como Foton Tunland, ya supera los $900.000 (la más completa está por encima los u$s35.000)

El mismo Cristiano Rattazzi, lí­der de FCA, se refirió a la inflación como un tema preocupante. "La lucha contra la inflación es algo muy complicado, llevará tiempo. Es lo peor que hay", explicó el hombre reconocido de Fiat, y lo comparó con una droga.

Frente a este escenario, aparecen cada vez más presiones: los concesionarios tienen objetivos que cumplir y de eso depende la relación con las terminales a futuro. Es por eso que "vale todo" con tal de no caer en un mes que podrí­a marcar un antes y un después para el sector.

Puertas adentro, en las terminales, también están preocupados y están abocados a resolver problemas gremiales que se tornan cada vez más conflictivos y a definir los planes de importación para los próximos meses.

Todo esto, además, sumado a que Brasil está en crisis, donde las cosas tampoco marchan viento en popa y las exportaciones no lograr recuperarse.

En cuanto a los patentamientos internos, hasta el miércoles las ventas rozaban los 53.000 registros, según fuentes del sector. Si se comparan los 27 dí­as de mayo con los mismos dí­as del último mes, implica una caí­da que supera el 20 por ciento.

Todos los meses, justo en la última semana, las operaciones pegan un salto. Pero junio parece ser la excepción. De acuerdo con los registros de la última semana, se observa que entre los dí­as 26 y 27 se patentaron unas 3.600 unidades. 

En mayo, antes del feriado del 25, entre el 23 y el 24, se registraron 8.300 patentamientos, mientras que entre el 28 y el 29, a dos dí­as para que cierre el ciclo, la cifra llegó al inédito número de superar los 10.000.

Es por eso que las fichas están puestas en los dos últimos cierres de jueves y viernes, porque el mes terminará con un fin de semana sin actividad que no permitirá sumar más datos.

Con el mayor de los optimismos, el mes podrí­a llegar a 70.000 unidades estiman los vendedores, lo que marcarí­a una caí­da inesperada respecto a junio de 2017. Serí­a la primera contracción en 21 meses. 

En cuanto a las marcas y segmentos, con Volkswagen a la cabeza, seguida por Chevrolet y Fiat; y con los Toyota Etios y Chevrolet Prisma que lideran en la punta, la baja se notará en todas las categorí­as, aunque en el sector advierten que los autos chicos, que generan el mayor volumen, son los que más rápidamente empiezan a caer.

Los más caros, al igual que los importados de alta gama, tienen otro tipo de público. Pero este contexto de inestabilidad económica también los afecta, especialmente porque el comprador empieza a especular con qué hacer con su dinero.

De todos modos, en el caso de los Premium, empiezan a manifestar algo de preocupación, ya que las marcas desde el año pasado comenzaron a redoblar sus apuesta en el segmento, importando mayor cantidad de modelos. Un estancamiento del mercado los dejarí­a con un stock de alto costo sin mover y con impuestos que pagar.

Afinando el lápiz
Los planes para aumentar las ventas se multiplicaron en pocos dí­as, aunque las marcas ya lo vení­an haciendo. Si bien se quieren bajar de este sí­ndrome de descuentos que les hizo perder rentabilidad, a último momento es la forma de acelerar las operaciones y convencer al comprador.

Por ejemplo en Renault, un Logan Privilege que tiene un precio de lista de $370.000, se vende con patentamiento incluido (que suma gastos con flete y formulario de $20.000 promedio) en $330.000.

Lo mismo sucede en Ford con las Ranger, donde la última versión se lanzó con un precio de lista determinado pero ya se sabí­a, por lo bajo, que habí­a un gran margen para rebajar.

En Nissan, sumando la fiebre del mundial y aprovechando para vender más, se lanzó una acción con un descuento de $20.000 en todos los vehí­culos de color rojo, haciendo alusión al defensor de la Selección nacional que metió del gol del triunfo ante Nigeria, Pablo Rojo.

En Volkswagen también siguen los grandes descuentos. En el caso del Fox, el pequeño hatch, se promociona con una rebaja de $50.000. Para la pequeña pick up Saveiro el beneficio es de $60.000 y en el caso del Surán llega a 73.500 pesos.

En otros casos, como el Volkswagen Gol, se ofrece financiación con tasas bajas como alternativa de venta a medida del consumidor.

"Las ventas cayeron mucho en estos últimos dí­as. El cimbronazo comenzó en mayo, pero ahora se siente en los números. Las subas de precios complican las operaciones, pero lo peor es la incertidumbre", explicaron desde un concesionario lí­der.

En el caso de las marcas importadas, en muchos casos los beneficios se otorgan en cuanto a la cotización de la divisa. Por ejemplo en Volvo, están tomando un dólar a $24. 

En Hyundai, por su parte, ofrecen Creta, el SUV más chico de la coreana, con un dólar de $20,50.

En Scania, para los camiones, se respetó durante mayo el dólar a $20 en aquellos compradores que habí­an iniciado las operaciones en abril. Ahora, se está bonificando un dólar a 27 pesos.

La estrategia de las marcas es vender con precios especiales aquellos modelos que tienen en stock, y recién rever los valores o la cotización de la divisa a partir de agosto.

Es decir, si bien este mes tuvo los mayores ajustes y se espera que el próximo no sean tan abultados los retoques, el incremento de la divisa seguirá afectando a los modelos en dólares.

Mientras tanto, en las terminales, no solo ponen el foco en pasar este mes, sino en resolver los conflictos laborales que se están abriendo en varios frentes y con algunos de los gremios que mandan a las "bases" de algunas automotrices.