NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

Luis Caputo entierra el libreto de Sturzenegger y vuelve a controlar la cantidad de dinero para frenar la inflación

Caputo entierra el libreto de Sturzenegger y vuelve a controlar la cantidad de dinero para frenar la inflación

Por primera vez en la era Cambiemos, el Banco Central mirará los agregados monetarios. Era una política pedida por varios economistas y resistida por el ex presidente de la entidad. También publicarán los votos en las decisiones de tasas, tal como había pedido Jefatura de Gabinete

Por Leandro Gabin
10.07.2018 18.26hs Finanzas

El Banco Central bajo la administración de Luis "Toto" Caputo le puso punto final a la polí­tica monetaria que llevó a cabo durante dos años y medio el ex titular de la entidad, Federico Sturzenegger.

En un comunicado oficial sobre las tasa de referencia, que mantuvo en 40% anual tal como se esperaba, el Central oficializó las modificaciones más salientes al esquema heredado de Sturzenegger: empezarán a monitorear los agregados monetarios, o sea cómo se comporta la cantidad de dinero que circula en la economí­a

Se vuelve, de hecho, a un esquema de agregados de "facto", algo que habí­a desaparecido con la anterior gestión en la entidad rectora. 

Sturzenegger ninguneó históricamente mirar los agregados monetarios y siempre centro su polí­tica con la tasa de interés. El discurso del otrora titular del Central era que la cantidad de dinero era "endógena" y que era el resultado de la tasa de interés. Además, alertaba que era muy difí­cil predecirla.

"Bajo el esquema actual de polí­tica monetaria se vuelve innecesario (mirar los agregados). Porque en un régimen de metas de inflación con tasa de interés como instrumento principal, los cambios en los agregados responden a cambios precisamente de la demanda de dinero", decí­a el ex número uno renunciado.

Sturzenegger decí­a que quien argumenta sobre la base de los agregados, "está planteando la discusión en términos de un esquema monetario que no es el de la Argentina". "Puede ser una discusión interesante en otro contexto y con otra polí­tica monetaria", se defendí­a Sturzenegger a fines del año pasado en un conferencia en FIEL. 

El BCRA de ese momento fue muy criticado por muchos economistas, no sólo los "liberales" más mediáticos, sino por buena parte de la profesión.

"Luego del experimento del anterior directorio, el Banco Central pasa a un régimen de objetivos de agregados monetarios... que nunca deberí­a haber abandonado", escribió en Twitter Santiago López Alfaro, socio de Delphos Investment. 

"Las nuevas autoridades han resuelto introducir modificaciones en el marco de polí­tica monetaria. En primer lugar, se considera que, en la transición hasta alcanzar tasas de inflación de un dí­gito, el esquema de metas de inflación con la tasa de interés como único instrumento de polí­tica monetaria debe ser complementado por un seguimiento más atento a los agregados monetarios", señaló el Central en su comunicado de polí­tica monetaria.

Especí­ficamente, Caputo ya comenzó a monitorear una base monetaria amplia, que incluye todos los pasivos del BCRA con los bancos (pases netos, Leliq y Lebac en poder de bancos) y el bono 2020 del Tesoro Nacional, admitido para integrar parte de los encajes.

Esta base monetaria amplia presenta un crecimiento de 27,6% interanual, frente al máximo de 46,9% que habí­a alcanzado en mayo del año pasado.

A controlar la maquinita
¿Cómo vení­a la dinámica de la cantidad de dinero en la economí­a? Según los últimos datos publicados por la entidad, en la primera mitad del año la base monetaria se expandió $42.500 millones.

El principal factor contractivo fue la venta de divisas al sector privado por $251.000 millones. Por otro lado, el principal factor expansivo fueron las Lebacs por $190.000 millones.

Econviews, la consultora de Miguel Kiguel, dice que en un contexto de fuerte suba de la tasa de interés para frenar la corrida cambiaria, en junio el circulante y el M2 privado registraron una abrupta reducción en su ritmo de crecimiento interanual, desde 25,4% hasta 21,1% y desde 26,8% hasta 23,2% respectivamente.

- La base monetaria se mantuvo prácticamente estable creciendo 31% desde el 31,1% previo. Punta a punta, la base monetaria aumentó $23.200 millones principalmente impulsada por las Lebacs, que la expandieron por $203.000 millones.

- En cuanto a los pases y redescuentos, contrajeron la base por $99.000 millones y las ventas de divisas, por su parte, fueron contractivas por $79.000 millones, repartidas entre $34.000 millones de ventas al sector privado y $45.000 millones del sector público.

Frente a la corrida cambiaria, el Banco Central implementó diversas medidas de emergencia para paliar la situación, como la fuerte suba de la tasa de interés de las Lebacs hasta casi alcanzar el 60% y el incremento en varias tandas del coeficiente de encajes por un total de 800 puntos (que restará liquidez por un total de $160.000 millones).

Como consecuencia, dentro de la composición de la base monetaria se generó un aumento inmediato de $185.000 millones fruto de la primera suba de encajes de 300 puntos del 21 de junio, que se podí­a constituir mediante Bonos del Tesoro 2020 en pesos.

Como contrapartida, hubo una recomposición en la liquidez de las entidades financieras mediante una caí­da en el stock de Lebacs, que aún sigue rondando cerca del 40% del stock total.

Fruto del acuerdo con el FMI, la asistencia del BCRA al Tesoro se cortó desde junio. En ese mes se otorgaron los últimos $11.700 millones en concepto de adelantos transitorios, que sumaron $69.900 millones en 2018.

Además, el stock de Leliqs mostró mucha volatilidad. Hacia fin de mes rondó $12.000 millones, alcanzando en el medio $27.000 millones. El stock de Lebacs, por su parte, se redujo por un monto equivalente a u$s11.000 millones hasta $968.000 millones. Así­, en lo que va del año las Lebacs se redujeron aproximadamente $70.500 millones.

La firma de los consejeros
Pero no sólo Caputo fue por esta modificación del esquema monetario. También informó que consolidará el funcionamiento del Consejo de Polí­tica Monetaria, pasando el mismo de ser un órgano asesor a ser uno resolutivo.

"A fin de profundizar la comunicación al público de la visión del BCRA, en los comunicados de polí­tica monetaria se publicará el resultado de la votación de los miembros del Consejo", dice el comunicado. Esto era un viejo deseo de Jefatura de Gabinete (de Gustavo Lopetegui en realidad) que ahora, con un aliado dentro, podrá ser realidad. 

Por otra parte, se modificará la frecuencia de toma de decisión de polí­tica monetaria, pasando a ser mensual cuando ahora era cada quince dí­a. "Esta disposición manifiesta el entendimiento de que las decisiones de polí­tica monetaria deben reflejar cierta persistencia consistente con una perspectiva precisa sobre de las tendencias de la inflación para los meses siguientes", dice la entidad. 

Finalmente el BCRA avisó que mantendrá una activa intervención en el mercado secundario de Lebac (léase vendiendo) con el objetivo de reforzar la señal de polí­tica monetaria, cuando fuese necesario, entre decisiones de tasa de polí­tica.