NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Política

Una conferencia de prensa incómoda para Macri: sin definiciones sobre economí­a y con el trasfondo de la crisis polí­tica de Vidal

Una conferencia incómoda para Macri: sin definiciones en economí­a y con el trasfondo de la crisis polí­tica de Vidal

El mandatario evitó dar un discurso y, en cambio, contestó preguntas de los periodistas citados en la Quinta de Olivos. Quiso dar un mensaje optimista sobre el futuro del país y dijo que entiende que muchos argentinos sientan "angustia"

19.07.2018 04.20hs Política

Desde la previa ya estaba claro el objetivo que Mauricio Macri se habí­a fijado al convocar a una conferencia de prensa: dar un mensaje de tranquilidad, de que la crisis es pasajera y, sobre todo, intentar desactivar las "bombas" polí­ticas que acechan al Gobierno.

Sin embargo, las primeras sensaciones que dejó la conferencia de prensa apuntaban a que el objetivo no se logró: el Presidente estuvo poco concreto en los temas económicos y elusivo sobre las denuncias polí­ticas.

Unas horas antes de que hablara Macri, se habí­a improvisado otra reunión con periodistas por parte de la gobernadora Marí­a Eugenia Vidal. Y la sensación que quedó en el ambiente es que el anuncio de mayor asistencia social era una excusa para hablar del tema que verdaderamente querí­a abordar la gobernadora: las denuncias sobre aportes "truchos" en la campaña electoral.

De esa forma, "blindaba" al Presidente para que le resultara más fácil responder al tema. Aun así­, Macri debió responder dos preguntas sobre el punto y lució algo incómodo, limitándose a señalar la necesidad de bancarizar los aportes y con un notorio intento de eludir el tema de fondo.

Respecto de los temas económicos, el principal objetivo de Macri fue diferenciar este momento de inestabilidad de otras crisis históricas. Pero evitó adentrarse en detalles especí­ficos –de hecho, ante una pregunta sobre tarifas, dijo que era una cuestión que debí­a responder el ministro Nicolás Dujovne– y se limitó a dar un mensaje de esperanza sobre el buen resultado de las actuales polí­ticas.

Los puntos más concretos a los que se refirió el Presidente fueron la ratificación de la polí­tica de austeridad fiscal y la negativa a echar mano de las retenciones a la exportación sojera como forma de financiar la caja estatal.

En ese contexto, ratificó, sin dar números, la polí­tica de readecuación tarifaria, a la que asoció con la recuperación de la infraestructura y la concreción de inversiones en el área energética.

Pero, en lí­neas generales, la conferencia del Presidente no aportó mucho más que las habituales declaraciones de los funcionarios del Gobierno, en el sentido de que la crisis es pasajera y el año próximo se retomará el crecimiento.

No hubo menciones que apuntaran a disipar los temores que se reflejan a diario en el mercado sobre la capacidad argentina de cumplir las metas acordadas con el Fondo Monetario Internacional. Apenas las consabidas frases sobre el compromiso para combatir la inflación, pero sin descripción de medidas concretas.

A diferencia de otras apariciones públicas de Macri, no hubo un componente de autocrí­tica respecto de cómo se llegó a la crisis cambiaria e inflacionaria, salvo el reconocimiento de que el combate a la inflación resultó "no tan fácil como originalmente habí­amos pensado".

En definitiva, una conferencia de prensa que seguramente dará material para el debate interno entre los asesores de comunicación del Gobierno. Se expuso al Presidente en un momento de pérdida de credibilidad sin que se haya logrado transmitir una sensación de situación controlada. Y, para colmo, con evasivas ante lo que parece convertirse en un escándalo de proporciones que afectará a Vidal, la segunda figura polí­tica de Cambiemos.

En este momento, el debate del ámbito polí­tico se está centrando más en lo que Macri calló que en lo que dijo durante su conferencia.

Inflación Al ser consultado sobre el panorama económico dominado por una inflación en alza y el "consumo en caí­da", el Presidente admitió que "muchos argentinos" viven una situación de "angustia".

"Sienten, frente a esta tormenta que estamos atravesando, que puede terminar en una crisis como las del pasado, pero yo quiero decir que no es así­", sostuvo.

"Sigo creyendo absolutamente en el futuro que tenemos por delante y que estamos haciendo el esfuerzo correcto", subrayó.

Sin embargo, reconoció que "el crecimiento que vení­amos teniendo va a disminuir". Y agregó: "Vamos a retomar el crecimiento el año que viene y va a volver a generarse trabajo".

Inflación, aportantes y despidos
"Queda claro que por más que no haya sido tan fácil como pensábamos domar la inflación, por la historia, por la inflación incubada por el cepo, por las tarifas y por esta tormenta que devaluó la moneda, es una prioridad bajarla porque castiga al trabajador, a las pymes, a la industria", sostuvo.

El jefe de Estado dijo que en su gobierno están "comprometidos a que haya más inversión y el objetivo es claramente bajar la inflación y el plan con el FMI va en esa dirección".

"Va a bajar más de diez puntos la inflación para el paño que viene y estaremos en un dí­gito para el otro", indicó el mandatario.

Afirmó que "tenemos que dejar de tener un Estado que gasta más de lo que pagamos de impuestos" y señaló que el proceso inflacionario es "una mochila que impide que el trabajo privado se pueda desarrollar".

Con respecto a la crisis polí­tica que hoy envuelve al Gobierno por los aportantes "truchos" en la campaña bonaerense para las Legislativas, Macri sólo dijo que la gobernadora Marí­a Eugenia Vidal "ha iniciado una auditorí­a".

"Tengamos paciencia y tiempo. Creo que tenemos que ir hacia un sistema que garantice la mayor transparencia posible", agregó, sobre la bancarización de la financiación privada a las campañas polí­ticas.

Una de las preguntas se refirió a los despidos en Télam, señalando que es el "primero en lamentar cada argentino que pueda perder el trabajo", pero matizó: "A la vez, quiero decirles, que desde el primer dí­a nos propusimos modernizar el Estado, ponerlo a servicio de los argentinos".

"Hubo una superpoblación de gente (en Télam) en los últimos cuatro años", justificó.

Retenciones, sin cambios
Macri sostuvo esta tarde que la Argentina debe "fortalecer el perfil exportador", por lo cual subrayó que las retenciones no son un "impuesto inteligente".

"Tenemos que exportar porque necesitamos generar trabajo. No creo que la retención sea un impuesto inteligente", analizó. Así­, afirmó: "Estamos apuntando a decirle a todos ´por favor, exporten´".

"Las retenciones destruyen nuestro futuro", consideró en la conferencia de prensa.

En tanto, puntualizó: "Estamos aprendiendo a consumir la energí­a necesaria. Eso hace que nuestras facturas a fin de mes no sean tan duras".

Además, resaltó: "Los argentinos apostamos más que nunca a la alianza con Brasil".

"Nos sentimos capaces de exportar nuestro trabajo al mundo, por eso es importante fortalecer el perfil exportador", evaluó. "Es central para el futuro del Mercosur y los argentinos. A eso apostamos", insistió.

Por otro lado, aseguró: "Todos estos años hemos cuidado el salario de los trabajadores y las paritarias siguen siendo absolutamente libres". En ese sentido, argumentó que "en el caso del Estado estará limitado por los recursos que tenga cada Municipio".

Criticó que no puede haber "un Estado que gasta más que lo que tiene". Según consideró, "parte de este sinceramiento" fue "volver a tener que pagar lo que valen los servicios".

"Nos estábamos quedando sin energí­a", reiteró el primer mandatario.

Además, confió: "A la velocidad que está aumentando la producción en Vaca Muerta, en tres años seremos exportadores netos de gas".

"Tenemos futuro con la minerí­a, agricultura, energí­a, industria automotriz. Estamos generando trabajo en todo el paí­s", resaltó.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas