Más artículos

Allanamientos tras los atentados con bombas: el Gobierno busca determinar si hay conspiración para enrarecer el clima político

Allanamientos tras los atentados con bombas: el Gobierno busca determinar si hay conspiración para enrarecer el clima político
Con la cumbre del G20 en el horizonte y a dos semanas del mes más caliente del año, el Ejecutivo analiza los ataques y pide "todo el peso de la ley"
Por iProfesional
15.11.2018 15.26hs Política

Con la cumbre del G20 en el horizonte y a dos semanas de iniciar el mes más caliente del año, el Gobierno busca determinar si los ataques con bombas caseras en la casa del juez federal Claudio Bonadio y en el Cementerio de la Recoleta forman parte de una conspiración para enrarecer el clima político.

Todo el oficialismo se hizo eco de los intentos de atentado que se realizaron casi en simultáneo y no prosperaron. Incluso el presidente Mauricio Macri y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

"Vamos a actuar con todo el peso de la ley", dijo este jueves el jefe de Estado en diálogo con una radio de La Pampa. "Han captado nuestra atención", aseguró.

Por su parte, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, afirmó que hay conexión en los hechos ocurridos en las últimas horas y apuntó contra un grupo anarquista.

Lo que aún no está claro y el Ejecutivo y la Justicia buscan desentrañar son las causas. Mientras el ministro de Justicia, Germán Garavano, desvinculó estos hechos con el G20, el fiscal Carlos Stornelli consideró que el ataque a Bonadío está relacionado a la causa de los cuadernos.

Lo cierto es que aún no están claras las motivaciones por eso se multiplicaban los allanamientos este jueves. El expediente que se abrió por estos hechos ya suman 12 detenciones.

En la Casa Rosada se contemplan distintas líneas investigativas y no se descarta ninguna. De hecho, de haber prosperado alguno de los atentados el clima político no hubiera hecho más que enrarecerse en un momento político-económico delicado.

En 15 días, el G20, que se realiza por primera vez en Sudamérica, convocará en Buenos Aires a los principales líderes mundiales. A su vez, junto con aquel evento internacional comienza el mes de las fiestas que siempre convoca al fantasma de los saqueos cuando la situación económica es difícil

Detenciones

En este contexto, el jefe de la Policía Federal Argentina (PFA), Néstor Roncaglia, aseguró que "el Estado Nacional no va a dejar pasar esta circunstancia como un hecho común".

Desde la puerta de una vivienda del barrio porteño de San Cristóbal, donde se realizó uno de los allanamientos  vinculado al caso, Roncaglia explicó que la PFA tomó el control de la investigación y realizó un procedimiento en una casa usurpada de la calle Pavón 2345, de San Cristóbal, ya que es el domicilio de uno de los detenidos por los atentados.

El lugar, según contó, tiene 32 habitaciones, motivo por el cual con perros y equipos los detectives revisaban todos los techos, paredes y pisos.

"Se detuvo a diez personas más por su posible vinculación con los hechos, que están detenidas e incomunicadas. Tenemos secuestrados pólvora, mechas, elementos para fabricar explosivos caseros, caños, amoladoras, clavos 'miguelito' y bulones", detalló el jefe policial.

"El Estado nacional y de la Ciudad de Buenos Aires no van a dejar pasar esto como si fuera un hecho común. Acá hubo hechos concretos: los dos explosivos que se colocaron en una bóveda, en un lugar público, y el atentado a un juez federal de la Nación, lo cual es gravísimo", reiteró Roncaglia.

Estas detenciones se suman a la de la pareja conformada por Anahí Esperanza Salcedo, de 33 años, y Hugo Alberto Rodríguez, de 38, que fueron apresados en el mismo cementerio en el que se produjo el atentado.

Tras el mencionado operativo, se realizó un allanamiento en otro centro anarquista ubicado en Constitución. Y un procedimiento en el cementerio de la Recoleta.

Declaraciones presidenciales

Macri propició que “se necesita que mejore la relación entre las fuerzas de seguridad y los jueces, porque esto es un trabajo combinado: fuerzas de seguridad, jueces y fiscales, para que aquellos que quieren violentar, quieren violar la ley y agredir a los ciudadanos que trabajan y se sientan protegidos”.

Consultado sobre si estos atentados harán reforzar la seguridad en torno a la reunión cumbre de presidentes del G20, que se realizará entre el 30 de noviembre y el primero de diciembre, el jefe de Estado expresó que “ya había un plan muy profesional, muy serio, siguiendo con lo que se hizo en las ediciones anteriores del G20 y para custodiar; imaginémonos que vienen los líderes de los principales países del mundo”. 

Este es un hecho inédito (dijo sobre el G20), la primera vez que pasa en Sudamérica, no solo en Argentina, sino en Sudamérica, y queremos que esta reunión sea un éxito y que el mundo entero se lleve una imagen de la Argentina del trabajo, de la Argentina amigable, de la Argentina que quiere salir adelante, de la que quiere hacer su aporte a la solución de los problemas globales, no de una Argentina conflictiva”, indicó el primer mandatario

Motivaciones

"Ninguno de estos hechos se puede vincular con el G20", dijo anoche el ministro de Justicia, Germán Garavano en LN+.

"Los sucesos en sí no representan una amenaza, pero sí un motivo de preocupación y es algo que toda la sociedad debe rechazar", aseguró y opinó que podrían estar vinculados al debate por el Presupuesto 2019 que finalmente fue aprobado este jueves en la madrugado en el Senado.

Pero para el fiscal Carlos Stornelli las razones detrás de los ataques es otro. Por lo menos el que fue contra Bonadio.

El letrado lo vinculó directamente con la causa de los cuadernos de las coimas en la que se investiga el pago de sobornos de empresarios a funcionarios kirchneristas para obtener concesiones en la obra pública.

"¿Por qué otro motivo habría de ser?", se preguntó en una entrevista radial y detalló que el artefacto utilizado era "una bomba de un poder importante". “Tenía por motivo matarlo”, afirmó.

"Entiendo que tenía poder suficiente para matarlo y hacer un daño importante a 30 metros a la redonda", agregó el fiscal, que trabaja junto con Bonadio en la llamada causa de los cuadernos de la corrupción, que investiga el pago de coimas a ex funcionarios del kirchnerismo por parte de empresarios beneficiados con contratos de obra pública.

En declaraciones a la prensa, Stornelli explicó que Bonadio tiene otros expedientes, pero "ninguno en este estado de ebullición y con las medidas probatorias y cautelares que se están produciendo en estos momentos".

"Es un atentado terrorista, no es otra casa que esto", analizó.

El ataque de ayer fue perpetrado contra la casa que posee el magistrado sobre la calle Rómulo Naón.

Según los voceros, un joven arrojó una bolsa de tela que contenía tubos y cables, que finalmente resultó ser un artefacto explosivo, a través de la reja de entrada y hacia el jardín delantero de la vivienda.

Esto fue advertido por los custodios de Bonadio, por lo que comenzaron a perseguir al joven, quien escapó por la calle Mendoza y finalmente lograron detenerlo a unos 200 metros de la casa.

El joven, identificado como Marcos Viola, de 26 años, tenía una faca con una hoja de 10 centímetros, que fue secuestrada, añadieron los informantes.

Al lugar acudieron efectivos de la División Explosivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, mientras que dentro de la vivienda se encontraba el magistrado.

Los agentes finalmente detonaron el artefacto y luego de las pericias preliminares pudieron determinar que se trataba de un explosivo incendiario compuesto por un caño de 25 milímetros rodeado de dos tubos de gas butano y un desodorante, y que se accionaba con una mecha.

Indagatorias

Los detenidos por los ataques serán indagados el viernes por el juez federal Julián Ercolini, a cargo de ambas investigaciones.

Según las fuentes judiciales, por el hecho ocurrido en la vivienda de