Más artículos

Ara San Juan: por qué es difícil rescatar el submarino un año después de su desaparición

Por qué es difícil rescatar el submarino un año después de su desaparición
El hallazgo supuso una dosis de alivio y resignación para los familiares, pero también, planteó la pregunta de cuándo y cómo se sacará el submarino a flote
18.11.2018 07.42hs Política

La Armada argentina anunció en la noche del viernes que una empresa estadounidense halló en las profundidades del océano Atlántico el submarino que desapareció un año y un día antes, con 44 personas a bordo.

El hallazgo supuso una dosis de alivio y resignación para los familiares, pero también, planteó la pregunta de cuándo y cómo se sacará el submarino a flote.

El ministro de Defensa de Argentina, Óscar Aguad, reconoció que el país no cuenta con los medios para devolver el Ara San Juan a la superficie. "No tenemos equipamiento para extraer un buque de estas características", afirmó.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor de la Armada, José Villán, llamó a la prudencia y consideró que no podía "ni afirmar ni negar" que se vayan a extraer los restos.

"Hay que esperar una orden judicial para saber cómo debemos proceder y, luego, analizar si es posible, en términos técnicos, sacar el submarino del fondo del mar", afirmó.

Pero ¿por qué sería tan difícil volver a sacar a flote el submarino una vez que se localizó?

Claudio Iovanovich, especialista en máquinas navales y Derecho Marítimo, explicó a BBC Mundo que uno de los factores a tener en cuenta es el lugar donde recaló finalmente el submarino.

De acuerdo con los datos de la Armada, el Ara San Juan fue hallado a 907 metros de profundidad, más de 400 metros por debajo del límite crítico para una nave sumergible tripulada.

"A esa profundidad la presión es terrible, de más unos 90 kg de presión por cada centímetro cuadrado . Entonces, la recuperación, tendría que realizarse con robots y equipos muy especializados, ya que no puede bajar hasta allí ninguna nave tripulada", explica.

El también exrescatista de la Prefectura Naval Argentina añade que el país no cuenta con esos equipos, por lo que tendría que alquilarlos a empresas extranjeras.

Otro elemento a tener en cuenta, señala, son las condiciones climáticas en la zona, que también afectaron en varias ocasiones las tareas de localización.

No obstante, Robert Farley, experto en submarinos de la Universidad de Kentucky, comenta que en ocasiones anteriores se sacaron sumergibles hundidos a mayor profundidad.

"El K-129 soviético fue recuperado por Estados Unidos con una grúa y un gancho desde una profundidad de alrededor de 5.000 metros, aunque el submarino se rompió mientras se recuperaba", cuenta a BBC Mundo.

De acuerdo con el especialista, también hay tesoros hundidos que se han recuperado desde simas más profundas en el mar.

De acuerdo con Iovanovich, hay elementos que complejizan el rescate del sumergible más allá de la profundidad a la que se encuentra.

"El salvataje de estas naves es muy complejo, porque en dependencia del tipo de embarcación, hay una modalidad distinta de elevación del agua.

Son operativos muy complejos que requieren no solo una tecnología específica, sino una serie de estudios, equipamientos y técnicas que llevan tiempo de preparación", señala.

El experto argentino comenta que para una eventual tarea de recuperación (ya sea con grúas, bolsas de aire u otros elementos), se necesita también conocer más detalles sobre el estado en que quedó el submarino y si el agua penetró dentro de sus compartimentos.

Las primeras imágenes, poco nítidas, de Ocean Infinity, la empresa estadounidense que lo descubrió, muestran un área de escombros de 100 por 80 metros en el fondo marino .

"Esto sugiere, falta la certeza, que pudo haber implosionado, colapsado, muy cerca del fondo", explicó este sábado el vocero de la Armada Enrique Balbi durante una conferencia de prensa.

Según Farley, ese "esparcimiento" de las partes de la estructura que experimentó el Ara San Juan es un elemento que también podría dificultar sacarlo a flote.

"Por lo que he visto, el San Juan ya está gravemente dañado y podría romperse aún más durante la recuperación. En cualquier caso sería un desafío técnico importante recuperar el submarino en su conjunto y no extender los restos de la nave (y los de la tripulación) más lejos en el fondo marino.", señala.

En opinión de Iovanovich, algunos de los equipos necesarios para el salvataje se pueden producir o encontrar en Argentina y otros podrían alquilarse a empresas dedicadas a este tipo de tareas. Sin embargo, el alto precio que habría que pagar por ellos pone en un posible limbo la operación .

"Se trataría de una cantidad bárbara de dinero, se llevaría un tiempo bárbaro e implicaría una tarea compleja y muy precisa", señala el exrescatista.

El hallazgo del San Juan se realizó tras un contrato en el que el gobierno de Argentina se comprometía a pagar u$s7,5 millones a Ocean Infinity solo en caso de que encontraran el submarino.

De acuerdo con el corresponsal de BBC Mundo en Argentina, Daniel Pardo, una de las grandes dudas ahora es si el gobierno de Mauricio Macri estará dispuesto a pagar más por sacar el Ara San Juan del lecho del Atlántico.

"¿Van a desembolsar más para sacarlo? ¿En plena crisis? ¿Cuando hay dudas de que paguen la deuda? ¿Después de haber pedido plata al FMI?", se cuestiona Pardo. Por lo pronto, en un mensaje televisado en la noche del sábado, Macri no dejó entrever ningún paso futuro. Se limitó a expresar sus condolencias a los familiares y declarar tres días de duelo en toda Argentina.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar
Zoom Recomendadas