Más artículos

El encuestador que acertó la elección: "La transición será dura y penosa hasta el cambio de gobierno"

El encuestador que acertó la elección: "La transición será dura y penosa hasta el cambio de gobierno"
El analista político Gustavo Córdoba que predijo que la diferencia de Fernández sería de 14 puntos, habló con iProfesional sobre lo que dejó la elección
Por Mariano Jaimovich
14.08.2019 07.04hs Política

"Según mediciones hay una diferencia de 14 puntos para Alberto Fernández respecto a Mauricio Macri". Esta frase, con una distancia política tan amplia que ya parecía increíble, sobre todo en base a la paridad que marcaban otros encuestadores, no fue mencionada el domingo a la noche tras el cierre electoral, sino 72 horas antes que se conozcan los primeros recuentos de los votos. Al final, la realidad marcó que terminó siendo aún más grande: 17 puntos porcentuales.

El autor que se anticipó a este escenario impensado por mucha gente, incluso por el propio oficialismo, es Gustavo Córdoba, un reconocido analista político y encuestador cordobés, que cuenta con 26 años de experiencia en 300 procesos electorales en unas 14 provincias.

 

Tras las PASO, después de tener los resultados finales sobre la mesa, y habiendo demostrado tener razón sobre sus previsiones, iProfesional dialogó con este especialista para conocer su análisis sobre el nuevo escenario político que se plantea.

-¿Por qué considera que el Gobierno perdió por tanta diferencia?

-Creo que al final pesó la visión económica, la del bolsillo, el voto castigo al Gobierno que se generó en inmensos sectores de la clase media argentina, en especial de muchas pymes y asalariados que la están pasando mal. Por otro lado, la estrategia de Alberto Fernández de moderación y de hablar de la economía fue clave, sobre todo en la última parte de la campaña donde empezó a cuidar el tono y a ser más amable. En resumen, encontró la llave para saber por dónde pasaba la cosa para imponerse ya que el Gobierno perdía cuando se hablaba de la economía.

-¿Cuál fue el error más grande del oficialismo para ser tan castigado por los votantes?

-El grave error que tuvo fue la hiperpolarización que generó en la gente, de hacerla elegir entre el oficialismo o el "pasado", de resolver todo ya, de acelerar la definición en las PASO, como si fuese una primera vuelta. En este apuro que estableció el macrismo de definir todo dentro de una dualidad de situación, el votante evaluó que estaba mejor en el pasado. Por ende, la estrategia que tuvo el Gobierno le jugó en contra porque la gente le dijo a Cambiemos que con ellos no quieren atravesar la crisis, que se sienten más cómodos y a gusto con el pasado. Y el Gobierno no supo interpretar lo que venía pidiendo gran parte del electorado, no deben persistir con lo mismo.

-¿Fue la única equivocación?

-El Gobierno tuvo poca lectura de la realidad. Subestimó la posibilidad de ganar en base a tener presencia en la calle y en las redes, pero la utilización de herramientas no garantiza el éxito si no se tienen las destrezas necesarias. Otro error es que el oficialismo no supo interpretar al votante de Lavagna y Espert, ya que pensaba que iban a ser personas con la misma ideología que ellos, y no era así. Es que, justamente, eligieron economistas como candidatos por la dificultad que tiene la política económica del Gobierno. En definitiva, que los Fernández tengan el 47% de los votos en una primaria es un error 100% del Gobierno. Por eso tiene que acusar recibo del resultado desde los hechos.

-¿Qué situación política proyecta que se deberá enfrentar en los próximos días?

-Nos espera una transición dura y penosa hasta el cambio de gobierno, no sería malo que el oficialismo le pida auxilio a los sectores más beneficiados por la política económica, como el financiero y energético, y al campo. Es decir, el Gobierno tiene que pensar un paquete bien popular para ayudar y pensar en el padecimiento económico de mucha gente, contemplar lo que algunos pagan en servicios públicos, por ejemplo.

-¿Por qué considera que usted fue el encuestador que más se acercó al resultado final?

-Porque también realicé encuestas en el interior del país, no sólo en las grandes ciudades, donde a todos les arrojaba resultados similares y por poca diferencia. Además, utilizar el método presencial le brindó más precisión al relevamiento que el telefónico.

-¿Y qué llevó a que se equivocaran tanto los otros encuestadores durante los días previos?

-No se equivocaron. Hubo un sesgo político porque fueron parte de la campaña política. En muchos casos hubo mala fe. No todo lo que se investiga se publica. El mercado autoregula nuestra actividad. La encuesta domiciliaria demostró ser inefable. Claro, también hay encuestas que pueden tener ciertos fallos y diferencias en los porcentajes, pero cuando no se publica la ficha técnica o se brindan datos incoherentes, ahí hay una falta de profesionalismo. De hecho, según CNN, hay 16 preguntas que deben resolver los encuestadores para poder publicar una encuesta seria, pero casi ninguno de los relevamientos realizados podría resolver eso. Ojo, a veces nos equivocamos, pero siempre vemos alternativas para corregirlo a tiempo, y acá no sucedió eso.

-En los casos que considera que hubo buena fe, ¿qué falló entonces?

-La encuesta telefónica como método condicionó mucho los resultados, porque no es buena para realizar un pronóstico electoral preciso, debido a que no permite llegar a saber bien por qué candidato puede llegar realmente a votar la gente. Ese es un error compartido entre las encuestadoras y los medios, que fagocitan esos datos obtenidos.

-¿En qué lugares fueron los golpes más inesperados para el Gobierno?

-El impacto principal que nos generaron los datos fue en el voto castigo que tuvo María Eugenia Vidal, pensábamos que iba a estar más resguardada que Mauricio Macri en los resultados. Quizás su marketing chocó con el problema que tuvo con los docentes y con los municipios. No se despegó de Macri. Al mismo tiempo tenía 60% de imagen negativa dentro de la provincia y eso también se reflejó. Creo que su imagen es mejor afuera de Buenos Aires que adentro. En los hechos, no pudo resolver los problemas fuertes de la Provincia y cuando le rechazaron el desdoblamiento electoral desde Cambiemos la condenaron a la derrota. También fueron impactantes los resultados en Jujuy, Mendoza y Santa Fe. El agro, en zonas agroindustriales de Córdoba le fue mejor a Alberto Fernández, que saco el 38%, principalmente por voto castigo a Macri, no por virtudes del oficialismo.

-¿Qué sensación le generan estos resultados?

-Después de esta derrota, la percepción de que Juntos por el Cambio va continuar en el poder será cero, encima el argentino es exitista y vamos a ver migración de algunos aliados o políticos que estaban en el medio hacia fuerzas más cercanas al peronismo.

-¿El Gobierno tiene forma de dar vuelta este resultado adverso en octubre?

-Creo que no, sobre todo al haberlo perdido por 17 puntos. No sólo se le ganó al presente de Cambiemos, sino al futuro, porque María Eugenia Vidal era la sucesión. Lo deja sin representación al partido. La escala del golpe es de una magnitud tremenda, ¿cómo se recupera la confianza después de este resultado? En resumen, la cuestión es centralmente política y de interpretación. En la lista de derrotados hay que poner a mucha gente con mucho peso y poder, como el Fondo Monetario Internacional, el propio Bolsonaro y los organismos internacionales de crédito

-Vidal dijo que iban a usar todas las herramientas para revertirlo, ¿qué puede hacer para intentar achicar diferencias?

-El plan del Gobierno ha fracasado y debe tomar medidas de emergencia para contener a las personas.

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Te puede interesar

Boletín Oficial

La AFIP sube el piso para informar compraventa de autos y motos

Impuestos | Por Sebastián M. Domínguez, Socio de SDC Asesores Tributarios