Lobby | Un fantasma recorre al oficialismo: tras críticas de CFK, ¿crece el plan del Salario Básico Universal?

El debate interno del FdT está al rojo vivo y preanuncia que se cocina un cambio en la política social. La trama de la controversia y el rol de la Iglesia
Por Claudio Mardones
28/06/2022 - 14,50hs
Lobby | Un fantasma recorre al oficialismo: tras críticas de CFK, ¿crece el plan del Salario Básico Universal?

Sólo han pasado ocho días desde que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner ofreció su último discurso. Lo enunció en Avellaneda, en un plenario de delegados de la CTA, que lidera Hugo Yasy, donde criticó duramente la intermediación de las organizaciones sociales en la distribución de los planes asistenciales.

El mensaje cosechó aplausos febriles de los intendentes invitados y zozobra entre los movimientos que se habían movilizado para acompañarla, pero instaló un debate dentro del oficialismo que podría desembocar en una redefinición del sistema de asistencia social

Hay un mar de fondo en ese proceso y gira en torno a la tensa e histórica disputa territorial entre los intendentes del conurbano y los gobernadores con los movimientos sociales.

El tironeo se mantuvo en un segundo plano durante la pandemia, pero este año volvió recargado y ahora es el inicio de una polémica que no ha terminado sino que va camino a reconfigurarse en la posible aplicación de un salario básico universal que implicaría una absorción de una gran parte de los modelos de ayuda social

Luego de las críticas de CFK, ¿crece el plan del Salario Básico Universal?

El tema está instalado y los aliados del Frente de Todos van tomando posición en los medios, aunque ya quedó claro que no hay un acuerdo unánime, sino un entramado de intrigas, desconfianzas y preocupaciones ante el impacto que puede generar este debate en las bases de los movimientos sociales

El ministro de Desarrollo Social bonaerense, Andrés Larroque, dijo este sábado al programa Toma y Daca, transmitido por AM 750, que coincide con el dirigente de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), "Juan Grabois por el salario universal" y anticipó que la idea es que tenga un monto inicial de 10.000 a 13.000 pesos por persona.

"No quiero ser su exégeta, pero Grabois coincide en varios puntos con CFK". El funcionario no detalló cuáles, salvo la adhesión a la creación de un salario básico universal que forma parte de una controversia dentro del Frente de Todos desde que la fórmula Alberto Fernández - Cristina Fernández se impuso en las elecciones de 2019. 

Luego del regreso del panperonismo al poder, volvió a la escena un debate político que lleva 20 años de vigencia y que tuvo una escala determinante hace tres lustros cuando fue implementada la Asignación Universal por Hijo (AUH). Fue un salto, sin intermedarios, de un subsidio clave que impactó directamente en los niños, niñas y adolescentes y sus madres o padres a cargo.

Larroque dijo que coincide con el dirigente Juan Grabois por el salario universal

Ese punto permitió focalizar el resto de la asistencia al empleo, pero en un contexto donde la desocupación tuvo empeoramientos intermitente, al calor del crecimiento de la Economía Popular, que es la definición para los millones de trabajadoras y trabajadores que no tienen un empleo registrado y que logran un ingreso mensual a partir de su trabajo en cooperativas y trabajos informales que son empujados con la asistencia estatal, muchas veces cedida luego de los reclamos de organizaciones sociales que se movilizan para darle visibilidad a esa necesidad. 

Sobre ese universo de la población económicamente activa, sobrevuela una perspectiva que fuerza un debate profundo: aún con una recuperación del empleo muy fuerte, son dudosas las chances de que esos trabajadores y trabajadoras de la economía popular sean absorbidos por la dinámica de una eventual reactivación productiva. En ese escenario de incógnitas tomó fuerza el postergado planteo del salario básico universal. 

Esa perspectiva macroeconómica no es ajena a las disputas internas del Frente de Todos, especialmente ahora que la titular del Senado decidió cuestionar a las organizaciones sociales, pero en especial al Movimiento Evita y a los movimientos de izquierda. "Algunos piensan que al tener más planes sociales tienen más poder", dijo Larroque el sábado y opinó que "con los planes sociales se empodera a sectores con miradas belicosas respecto a la situación social".

El mensaje estuvo directamente concentrado en esas organizaciones: "La 9 de julio está ocupada dos veces por semana. Eso genera dolor de cabeza. Hay denuncias de que se le saca un porcentaje de los planes a los beneficiarios. Eso es condenable", completó Larroque sin antes privarse de sacudirle al Movimiento Evita y a Emilio Pérsico, secretario de Economía Social y uno de los principales dirigentes de ese espacio junto al secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando "Chino" Navarro.

El debate interno del FdT está al rojo vivo y preanuncia que se cocina un cambio en la política social

"La representación de las mayorías no la tiene Pérsico. No nos confundamos. Pérsico fue quien más contribuyó a poner tensión entre Alberto y Cristina. Lo lamento, pero es así", disparó. 

Las palabras del ministro demostraron que la tensión interna ya es inocultable. "Me parece que hay un tema hasta psicológico en Pérsico con Cristina. El "Chino" y Pérsico juegan a las escondidas. Quisieron poner tensión entre Cristina y Daniel Scioli, y jugaron con (el actual diputado de Identidad Bonaerense) Florencio Randazzo", redundó Larroque.

Luego metió el dedo en la llaga de la desconfianza: "Pérsico decía en 2016 que el gobierno de Mauricio Macri iba a durar 8 años", lanzó el funcionario para ventilar la factura más espesa que se cocina en el kirchnerismo con ese espacio vinculada al crecimiento que tuvo ese espacio durante la gestión de Cambiemos. 

"¿Que yo genero tensión entre Alberto y CFK? No es así. Él no sabe lo que yo hablo con el Presidente. A menos de que haya micrófonos", le contestó Pérsico en el mismo programa radial. "No me interesa polemizar con Larroque. Cada vez que nos peleamos, bajamos en las encuestas y aumentan los opositores", redondeó Pérsico. 

El tironeo público exhibió el nivel de profundidad del debate interno en el FdT y también confirmó que dentro del conglomerado oficialista se esta cocinando un cambio estructural que no quieren mencionar para no quemarlo. 

Este domingo el gobernador bonaerense Axel Kicillof aportó otra pieza durante una entrevista que le concedió al diario Página 12. Habló en nombre de los caciques provinciales del panperomismo. "Tenemos que federalizar los planes socialesEso quiere decir que no se manejen desde una decisión central, sino que cada uno de los gobernadores y los gobiernos locales tengamos participación en ese proceso", propuso el mandatario, uno de los que más habla con CFK.

"Hoy en economía estamos en niveles mejores que los de la prepandemia", pero advirtió que "sin crecimiento de los ingresos y mejoras distributivas no es sostenible la expansión económica". Con ese mensaje también le hizo un guiño a un cambio y ampliación de los planes. 

En el Palacio de Hacienda no hacen olas. Cerca del ministro de Economía, Martín Guzmán, explican que no dan los números para bancar un salario universal, pero Larroque también dijo que no tiene sentido esperar a esa cartera, porque si es por ellos no sale nada. 

La titular del Senado decidió cuestionar a las organizaciones sociales, pero en especial al Movimiento Evita y a los movimientos de izquierda

Mientras tanto continúa la procesion de funcionarios y ministros que son recibidos por CFK. El ministro de Desarrollo Social, Juanchi Zabaleta, ya suma cuatro encuentros con la vicepresidenta y es uno de los mayores impulsores de reconfigurar el sistema de planes para transformarlos en empleo genuino, una instancia que todos los expertos consideran muy dificil de concretar. 

El viernes pasado se mostró con el obispo Jorge Lugones, titular de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, que insistió en "la necesidad de profundizar las políticas de redistribución del ingreso para cerrar la brecha social" y opinó que los planes "son necesarios en la coyuntura".

En ese encuentro Zabaleta también habló. "El 29 de diciembre tomamos la decisión de que quienes están en el programa Potenciar Trabajo puedan elegir libremente cambiar el lugar donde trabajan. Lo que hacemos es cuidar y transparentar para que puedan tener objetivos de presente y futuro. Coincidimos con el padre Oscar Ojea: el ordenador es el trabajo y ahí tiene que estar más el Estado. Necesitamos a los intendentes y los gobernadores para acompañar", exclamó en tono de búsqueda de apoyo, pero rodeado de importantes autoridades de la Iglesia que también estarían dispuestos a avanzar con una reconfiguración de los planes siempre y cuando el Gobierno ponga en juego una herramienta más eficaz, como el salario básico universal.

La medida también seduce al Papa Jorge Mario Bergoglio que no habla del tema, pero envía mensajes mediante los obispos que se juntan con Zabaleta.