Massa negocia la suspensión de la movilización de CGT mientras el Moyanismo quiere marchar contra los formadores de precios

La movilización del 17 de este mes al Congreso, organizada por la CGT, está confirmada, aunque hasta el momento poco se habló de la organización
Por Alejandro Di Biasi
06/08/2022 - 08,23hs
Massa negocia la suspensión de la movilización de CGT mientras el Moyanismo quiere marchar contra los formadores de precios

La movilización del 17 de este mes al Congreso, organizada por la Confederación General del Trabajo (CGT), es lo más parecido a una novela de enredos.  Hoy por hoy, está confirmada, aunque hasta el momento poco se habló de la organización y logística, que no se diseña de un día para el otro. Fuentes gremiales sostienen que la reunión impulsada por el ministro de Economía, Producción y Agricultura, Sergio Massa, donde confluirán representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA), dirigentes gremiales y funcionarios, será determinante para ratificar la marcha o suspenderla. En tanto, los sectores gremiales más combativos ratificaron la jornada de protesta para repudiar el accionar de "los formadores de precios".

Voceros cegetistas destacaron las intenciones de Massa de impulsar "medidas para mejorar los ingresos de los trabajadores", pero no están de acuerdo con un aumento generalizado porque "afecta los ingresos, achata las categorías salariales y no impacta ni en el aguinaldo ni en las indeminizaciones". Desde la central obrera exigen un compromiso de "mantener abierta las paritarias, porque es la única forma de ganarle o por lo menos empatarle a la inflación".

Si podrían aceptar un "bono antiinflacionario", ya que en algunas actividades que están reclamando la reapertura de las paritarias o el adelantamiento de las cláusulas de revisión, se podrían incorporar al salario.

Asimismo, esperan que en el encuentro con los empresarios se acuerde la mejora de las asignaciones familiares. Concretamente se trata de la universalización de las asignaciones familiares que propuso uno de los cotitulares de la CGT, Pablo Moyano, iniciativa que fue respaldad por la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, en un encuentro que mantuvo con sindicalistas hace pocos días.

Universalizar el pago de las asignaciones familiares

Moyano sostiene que "hay alrededor de 6 millones de trabajadores registrados, pero solamente 2 millones cobran asignaciones familiares. Por eso, vamos a pedir que ese pago se universalice" y subrayó que "ayudaría a aumentar parte del salario del empleado y ese dinero seguramente se va a volcar al mercado interno". El secretario Adjunto del Sindicato de Camioneros apuntó que "sería importante que, a través de un decreto o una ley en el Congreso, se termine con esta discriminación y todos los trabajadores registrados cobren la asignación familiar por hijo".

Según trascendió, Massa tiene previsto reunirse por separado con la dirigencia de la UIA y la CGT, con la intención de llegar al encuentro del jueves con un acuerdo abrochado en los temas bono y asignaciones familiares. Allí sería posible que la central obrera convoque de urgencia a una reunión del consejo directivo para suspender la marcha del 17.

Massa se prepara para la movilización del 17 de agosto.
Massa se prepara para la movilización del 17 de agosto.

Las fuentes consultadas por iProfesional admitieron que uno de los puntos a resolver son los fondos de las obras sociales, muchas de las cuales está en una situación financiera complicada. Casi en paralelo a la asunción de Massa, un puñado de dirigentes cegetistas se entrevistó con el jefe de Gabinete Juan Manzur y su nuevo vice Juan Manuel Olmos.

Ante la falta de soluciones a las demandas de regularizar el reintegro de los fondos de obras sociales y una asistencia oficial para la cobertura de la "discapacidad" y la compra de medicamentos importados, creció la posibilidad de la movilización, como muestra del descontento gremial.

Obras sociales y Consejo del Salario Mínimo

La CGT viene reclamando no solo que el Ejecutivo cumpla con su promesa de asistir en la cobertura del transporte y la educación de los afiliados con algún tipo de discapacidad sino también su actualización por inflación. Además, busca encontrar un mecanismo común para establecer un "pool" para la adquisición de los costosos medicamentos para enfermedades complejas. Al parece, Massa intervino y se comprometió personalmente a dar una solución a los reclamos.

En el menú de puntos a favor, destacaron la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil previsto para el 18 de este mes, aunque el debate será cuál es el porcentaje de aumento a aplicar, teniendo en cuenta que apenas supera los $48.000, cifra que estaba prevista para diciembre pero que se adelantó a este mes, debido al proceso inflacionario.

Moyanismo y aliados: apoyo a Massa y repudio a empresarios

En tanto, el jueves pasado se realizó un plenario de secretarios generales del Frente Sindical para el Modelo Nacional (FRESIMONA) que lidera Pablo Moyano, la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) que encabeza el ferroviario Sergio Sasia y de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT) que conduce el bancario Sergio Palazzo. Allí, más de 80 gremios ratificaron la marcha en lo que fue leído como una presión a otros sectores de la CGT al tiempo que respaldaron en forma "total" la gestión de Massa, señalando que "con esfuerzo podrá encaminar la economía nacional pensando en cada familia argentina".

En un documento expresaron que "la movilización fue respaldada y aprobada de forma unánime por la totalidad de los gremios que participaron en el plenario" e indicaron que "vamos a repudiar el accionar de los empresarios formadores de precios, que provocan un elevado proceso inflacionario, atentatorio del bolsillo de los argentinos". Y remarcaron que esos especuladores y formadores de precios "están fuertemente acompañados por la derecha política y los medios afines que destruyeron el país".

Massa, en momento de decisiones para mantener la paz social.
Massa, en momento de decisiones para mantener la paz social.

Del encuentro realizado en el predio gremial del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA) en Ezeiza participaron los sindicatos de camioneros, mecánicos, rurales, marítimos unidos, canillitas, curtidores, jerárquicos de la energía eléctrica, carne, taxistas, docentes bonaerenses, municipales, empleados textiles, trabajadores viales y aeronavegantes, entre otros, quienes plantearon que ante "la crisis económico-social, el contexto general y las necesidades de los trabajadores y los sectores más vulnerables de la sociedad".