Más artículos
Últimas noticias
Ahora en portada
Últimas noticias

Cómo es la regla del 80/20 para organizar tus finanzas y por qué es eficiente

Cómo es la regla del 80/20 para organizar tus finanzas y por qué es eficiente
Un esquema muy básico puede ser la clave para fortalecer la capacidad de ahorro y encaminarse a finanzas personales mucho más sanas
17.07.2019 15.47hs Recreo

Cómo pagar las cuentas, qué hacer con las deudas, cómo ahorrar... son desafíos que suelen convertirse en un dolor de cabeza, independientemente de tu nivel de ingresos.

De hecho, la norma es que mientras más ganas, más gastas.

Una de las fórmulas propuestas por expertos financieros para organizar mejor la manera en que manejas tu dinero es la regla regla del 80/20. Pero ¿qué tiene de especial respecto a otros métodos?

Es simple: gastas el 80% de tus ingresos y ahorras el 20%.

"Lo bueno de este plan es que no tienes que hacer un seguimiento de tus gastos", le dice a BBC Mundo Paula Pant, consultora estadounidense especializada en finanzas personales y fundadora del sitio web affordanything.com.

Muchas personas no siguen el detalle de cómo utilizan diariamente su dinero y menos aún clasifican los distintos tipos de gasto que realizan.

"Para saber cuánto dinero has gastado en comida, cuentas, conciertos, tienes que tomarte el tiempo de organizarlo todo".

El problema es que la sola idea de "hacer un presupuesto" es algo que a muchos les suena fatal, señala BBC Mundo.

¿Pero cómo funciona en la vida real?

Pant argumenta que el primer paso para aplicar la regla 80/20 es crear un retiro automático de dinero de tu cuenta bancaria hacia una cuenta de ahorro.

Básicamente, es dinero que no ves, que imaginariamente no existe en tu presupuesto mensual.

Es importante que el retiro automático lo programes uno o dos días después de recibir el salario, si tienes un sueldo fijo.

Lo primero es
Lo primero es "crear un retiro automático de dinero de tu cuenta bancaria", dice Paula Pant.

Pero eso no es suficiente. Como puede ser demasiado tentador tener el dinero en una cuenta de ahorro (desde donde puedes transferirlo de vuelta en cualquier momento a tu cuenta corriente), lo mejor es que la cuenta de ahorro la tengas en otro banco.

Pero si quieres tener un mejor manejo del dinero, explica Pant, puedes invertir una parte de los ahorros en bolsa.

Lo ideal es que cuando inviertas en la bolsa de valores, lo hagas pensando en el futuro.

"Tienes que pensar en el largo plazo, al menos 15 o 20 años. Esta no es la mejor opción si estás pensando en usar el dinero en un par de años", apunta.

"Una buena alternativa es invertir en alguno de los índices bursátiles, que pueden generar intereses del orden del 7% al 9% anual", apunta.

Un índice bursátil (como el Dow Jones, NYSE, NASDAQ, IBEX 35, Nikkei, o el S&P 500, entre muchos otros), es un conjunto de acciones de distintas empresas.

Se trata de una especie de canasta o cesta de acciones que representan una muestra amplia de una industria, un sector o una economía nacional.

Y aquí lo importante es el rendimiento colectivo de estas acciones.

Aunque por otro lado, también es clave tener ahorros para gastos de corto plazo, como la cuota inicial para comprar una vivienda, unas vacaciones o un fondo de emergencia.

¿Y por qué no seguir la regla del 50/30/20?

Esta popular estrategia para manejar el presupuesto recomienda que gastes el 50% de tu dinero en necesidades, el 30% en cosas discrecionales y el 20% en ahorro.

Esta regla define las necesidades como el pago de la vivienda, electricidad, gasolina, comida, etc., indica BBC Mundo.

Y los gastos discrecionales, como todos aquellos que se pueden considerar como prescindibles: salir a comer, comprarse un teléfono nuevo, etc.

El 20% restante es para ahorro y pago de deudas.

La regla del 50/30/20 puede resultar complicada para la gente que no monitorea sus gastos.
La regla del 50/30/20 puede resultar complicada para la gente que no monitorea sus gastos.

Pero según Pant, puede resultar muy complicado para la gente que no está acostumbrada a registrar, monitorear y organizar sus finanzas.

Desde su punto de vista, esta propuesta tiene algunos inconvenientes. Por ejemplo, que es difícil a veces discernir entre qué es una necesidad y qué es un gasto discrecional.

Internet puede ser una necesidad si trabajas desde casa, pero un ítem discrecional si no lo haces.

Lo mismo con la ropa. Es una necesidad hasta cierto punto, pero también se puede considerar discrecional.

El pan y la leche son una necesidad, pero el helado podría ser un "gasto accesorio".

"Se vuelve muy complicado", explica. "Es mejor usar una estrategia más simple".

Enterate lo último sobre economía digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ
Recreo en tu mail
Suscribite a nuestro newsletter y recibí diariamente las últimas noticias en finanzas personales. Economía, impuestos, tecnología y buenos negocios:
Más sobre Recreo
Te puede interesar